EMOTIVO

La carta del padre del joven futbolista argentino que fue asesinado por un policía

Mario González publicó una desgarradora carta horas antes del deceso de su hijo, Lucas González: “Su sueño era triunfar en el fútbol”.

Lucas González Twitter.
Lucas González Twitter.

Lucas González, el joven de 17 años que recibió un disparo policial y falleció luego de ser atendido en el Hospital El Cruce, ubicado en Florencio Varela. González fue diagnosticado con “muerte cerebral” y murió el jueves, poco después de las cinco de la tarde.

Por estas horas se investiga la actuación de los policías que dispararon al joven y a su grupo de amigos. Según trascendió, los oficiales se trasladaban en un auto sin identificación y vestidos de civil. Lo jóvenes vieron que el vehículo se les acercaba, pensaron que se trataba de un robo y los esquivaron.

La principal hipótesis por estas horas es que los policías dispararon sin ser provocados y, más tarde, dieron su versión de cómo ocurrieron los hechos. Poco antes de que se conociera la noticia del fallecimiento de Lucas, Mario González, padre del adolescente, publicó una carta a través de la revista "La garganta poderosa", mientras su hijo estaba internado pero aún con vida.

“Les voy a ser sincero, espero un milagro”, comenzó González en el emotivo texto. “Recién estaban haciéndole una serie de estudios a mi hijo. Lucas está respirando sólo porque tiene el aparato prendido, no tiene signos vitales. Necesitamos que ya no ensucien más nada, porque no lo podrán ocultar, está todo claro. Sabemos que los chicos salían de entrenar y les dispararon; nos vamos a ocupar de que los policías responsables vayan a prisión”.

Luego, el padre del adolescente relató cómo fue el último día de su hijo. “Como cada mañana, Lucas viajó de Florencio Varela hasta Barracas Central, donde juega; ayer fue con tres amigos. Cuando terminaron el entrenamiento, salieron en auto y pararon en un kiosco. A las dos cuadras los interceptó un coche de donde bajaron policías de civil, quienes sin mediar palabras empezaron una ráfaga de balas; dos de los tiros dieron en la cabeza de mi hijo”, contó. Y añadió: “Quisieron instalar que Lucas tenía un arma, pero lo único que tenía mi nene eran los botines y las canilleras. Nunca hubo balaceras, ¡fue víctima de gatillo fácil!”.

En su carta, el hombre subrayó el comportamiento policial, que estaba lejos de ser el que las fuerzas de seguridad exige a sus oficiales: “Estaban de civil, sin chalecos, sin chapas, sin uniformes y sin identificación… A Lucas lo acribillaron”.

Luego, González contó que la noche del homicidio “un cuerpo de la Brigada de la Policía de la Ciudad” le dijo a su esposa “que estaban ‘completamente arrepentidos y avergonzados de lo que había pasado’, y que quedaban a disposición”. Y continuó: “¡Cómo si no hubieran sido ellos mismos quienes me lo devolvieron así! Esto pasa porque es un pibito que le gusta andar bien vestido, usar viserita y zapatillas, porque estamos marginados, porque somos humildes y piensan que somos basura”.

En el cierre de la carta, el hombre habló de cómo fueron las últimas horas de Lucas mientras permanecía internado en el hospital de Florencio Varela. “Hoy, a Lucas lo vienen a visitar de todas partes, tiene millones de amigos. Vuelve de entrenar, come y duerme la siesta. Se había anotado a la noche para terminar la secundaria, así podía seguir jugando, porque su sueño era triunfar en el fútbol”, relató.

Finalmente, agradeció a las personas que se solidarizaron y convocaron a una manifestación para pedir justicia por su hijo. “Sé que desde la Villa 21-24 de Barracas se hará una movilización a la que no creo poder asistir porque estoy acá peleando por la vida de mi hijo. Sigo acá, como puedo, esperando el milagro para luego ir por los responsables hasta que se hagan cargo de la mugre que hicieron, y ojalá esta vez la Justicia no actúe mal”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados