EL NUEVO GOBIERNO

Carlos Alvarado, el joven roquero y novelista que gobernará en Costa Rica

Tiene apenas 38 años, es politólogo y de centroizquierda.

Alvarado: fue uno de los pocos en defender el matrimonio gay. Foto: Reuters
VEA EL VIDEO. Foto: Reuters

A finales de 2016, Carlos Alvarado Quesada intuyó que el éxito de movimientos como los que sacaron al Reino Unido de la Unión Europea, o los que boicotearon los acuerdos de paz en Colombia, eran síntoma de un cambio político global que acabaría por llegar a su país, Costa Rica.

En ese momento todavía era ministro de Trabajo del gobierno del centroizquierdista Luis Guillermo Solís, al que, como su jefe de comunicaciones, ayudó a llegar al poder en 2014 para romper con cuatro décadas de bipartidismo.

"Después de ver lo que pasó en Reino Unido con el Brexit, lo que pasó en Colombia con el referéndum de paz, ver algunas grandes democracias occidentales con riesgos populistas o fundamentalistas, y que mi partido no estaba renovando su liderazgo, decidí involucrarme", contó hace poco.

Carlos Alvarado, candidato del oficialista Partido Acción Ciudadana (PAC), se convirtió el domingo, a sus 38 años, en el presidente más joven de Costa Rica y entró al selecto club de líderes que llegaron al poder antes de los 40 años, como el francés Emmanuel Macron y la neozelandesa Jacinda Ardern.

Le ganó en un balotaje al exdiputado evangélico Fabricio Alvarado Muñoz, que amenazó sacar a Costa Rica de la Corte Interamericana de Derechos Humanos (Corte IDH) para no reconocer el matrimonio homosexual.

El candidato oficialista fue de los pocos aspirantes que respaldó el matrimonio igualitario pese a que siete de cada 10 costarricenses lo rechazan y recordó a su contrincante que un país sin ejército como Costa Rica depende de la legalidad internacional para defender sus intereses.

Durante la campaña presidencial, buscó hacer valer su detallado programa electoral frente a las vagas propuestas de su contrincante, repitiendo que el plan de gobierno es el "contrato" con los ciudadanos.

Carlos Alvarado se casó con su novia del colegio, Claudia Dobles, con quien tiene un hijo, Gabriel, de cuatro años.

De padre ingeniero eléctrico y madre ama de casa, es el segundo de tres hermanos en una familia de clase media. Su hermano mayor, Federico, es ingeniero y su hermana menor, Irene, economista.

Estudió periodismo en la Universidad de Costa Rica (UCR) y ejerció su profesión en la publicación universitaria y el semanario Ojo.

Mientras estudiaba en la universidad pública, fue vocalista del grupo de rock Dramátika, donde escribió todas las letras de su único álbum Trágico y Absurdo.

El presidente electo ha escrito además tres novelas, La historia de Cornelius Brown (2006) premio joven creación de la Editorial Costa Rica; Las posesiones (2011) y Temporada en Brighton (2015).

Decidió dejar el periodismo cuando entrevistó a una señora en un barrio pobre cuyo hijo —con problemas psicológicos— había sido asesinado, según contó Alvarado en una entrevista con la red de televisión Teletica. "Recuerdo ver a esa señora llorando con tanta impotencia, y yo estaba captando este momento de desigualdad, de injusticia. Lo iba a compartir con mucha gente pero no podía cambiar esa desigualdad. Esa fue mi separación de la vida periodística, porque entendí que hay que involucrarse para cambiar las cosas", contó.

Entre sus escritores favoritos figura Ernest Hemingway, y entre sus bandas preferidas está la mítica Pink Floyd.

Realizó sus estudios de Ciencias Políticas en la UCR y posteriormente obtuvo una beca para estudios del desarrollo en la Universidad de Sussex, Inglaterra.

De regreso en Costa Rica y a raíz del trabajo de su esposa arquitecta ambos se mudan a Panamá. Allí, escribe la que considera su mejor novela, Las posesiones, un relato histórico sobre la confiscación de propiedades de alemanes e italianos en Costa Rica durante la Segunda Guerra Mundial.

La centroizquierda renueva con el 61%

El candidato oficialista Carlos Alvarado Quesada ganó el domingo el balotaje presidencial de Costa Rica de forma contundente, y mantendrá a la centroizquierda en el poder con la promesa de unir a un país que quedó polarizado por las posturas sobre el matrimonio igualitario.

Alvarado Quesada obtuvo casi un 61% de los votos, según cifras parciales con más del 95% escrutado. Su rival, el exdiputado evangélico Fabricio Alvarado Muñoz, lograba poco más del 39% del respaldo.

El Tribunal Supremo Electoral (TSE) anunciará hoy martes los resultados definitivos de las elecciones del domingo.

El debate religioso y las posiciones sobre el matrimonio igualitario acapararon la campaña electoral, eclipsando la discusión sobre el creciente déficit fiscal, la criminalidad récord y la persistente pobreza en el país centroamericano.

Aunque la campaña de Alvarado Quesada se vio afectada por los casos de corrupción y fracasos económicos del gobierno de Luis Guillermo Solís —donde ocupó las carteras de Trabajo y de Desarrollo Social— logró aglutinar a sectores progresistas del país que reaccionaron a promesas ultraconservadoras de su rival. "Mi deber será unir a esta república para sacarla adelante", dijo ante una muchedumbre que ondeaba banderas amarillas y rojas del Partido Acción Ciudadana (PAC). "Es mucho más lo que nos une que lo que nos separa (...) Mi compromiso es llevar un gobierno para todas y para todos, para toda la ciudadanía, en igualdad y en libertad", agregó tras felicitar a Alvarado Muñoz —a quien no lo une ningún lazo de parentesco— por ofrecerle su mano para trabajar juntos.

Cuando asuma en mayo por un período de cuatro años, el periodista, novelista y politólogo de 38 años se convertirá en el presidente más joven en la historia reciente de Costa Rica.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)