Drama en dos continentes: migrantes ilegales

Caos al intentar reunir niños con sus familiares detenidos

Trump derogó la medida el miércoles, pero miles continúan separados.

Mujeres oriundas de Guatemala y El Salvador con sus hijos forman filas. Foto: AFP
Mujeres oriundas de Guatemala y El Salvador con sus hijos forman filas. Foto: AFP

Lilián Merida-Galicia y su hija de siete años fueron detenidas y separadas a mediados de mayo por funcionarios estadounidenses, después de que cruzaron la frontera entre Estados Unidos y México en Arizona.

Desde entonces, la guatemalteca de 23 años ha intentado averiguar el paradero de su hija, según su abogado, Michael Avenatti. En un momento, ella envió una nota al Servicio de Inmigración y Control de Aduanas de Estados Unidos (ICE, por sus siglas en inglés).

"Por favor, ¿Podrían darme un número telefónico para que me pueda comunicar con mi hija?", decía la nota, a la que Reuters tuvo acceso. Un funcionario del ICE le respondió en inglés: "No tengo acceso a esa información".

Merida-Galicia, quien está detenida en California, es una de muchas madres inmigrantes detenidas cuyos abogados cuentan historias similares, sobre situaciones caóticas en las que las mujeres no saben dónde fueron llevados sus hijos ni cómo contactarlos. No fue posible contactar a las madres debido a que el acceso a los inmigrantes detenidos es difícil.

Confusión.

Aunque el presidente Donald Trump abandonó abruptamente el miércoles su política de separar a los niños de sus padres si son detenidos cruzando ilegalmente la frontera de Estados Unidos y México, aún se desconoce la ubicación de más de 2.300 menores ya apartados de sus progenitores mientras la medida estuvo vigente.

Avenatti, quien hizo noticia al representar a la actriz pornográfica Stormy Daniels en una demanda no relacionada contra Trump, dijo que Merida-Galicia es una de más de 60 padres a los que representa y un 80 por ciento de ellos aún no saben dónde están sus hijos.

El Gobierno federal y el Congreso buscan abordar las muchas preguntas sin respuesta planteadas por el decreto preparado de manera apresurada que Trump promulgó el miércoles.

El abogado Luis Cortés Romero en Kent, Washington, dijo que representa a una mujer salvadoreña que fue separada a comienzos de mayo de su hija de 11 años con síndrome de Down, después de que ambas cruzaron la frontera hacia Estados Unidos, en Texas. La mujer está detenida en el estado de Washington y ha decidido que no quiere pedir asilo para que la deporten y se pueda reunir con su hija, sostuvo Cortés.

"Ella dijo que nunca quiere regresar, y que esta experiencia ha sido muy traumatizante", afirmó el abogado.

Sin planes.

Los abogados migratorios que defienden a los inmigrantes separados de sus hijos aseguran que el gobierno no tiene planes para reunificarlos y que trabajan como "detectives privados" para unir a padres e hijos, una tarea que comparan con hallar una aguja en un pajar.

"En el terreno hay mucha confusión e instrucciones e información contradictoria, incluso de la parte de actores del gobierno", dijo Michelle Brané, directora de derechos de los inmigrantes en la Comisión de Mujeres Refugiadas.

"Esto es solo un ejemplo de cómo opera este gobierno: anuncios de políticas grandes y audaces sin planes sobre cómo implementarlas, lo cual aumenta el caos en el terreno", sostuvo Brané.

Como ejemplo, relató el caso de una niña registrada como una menor de dos años, que usaba pañales. Hablaba quiché, una lengua maya usada en Guatemala y México, y nadie le comprendía.

Un poco por casualidad, y tras horas de trabajo detectivesco, Brané logró identificarla en una lista de 500 nombres: tenía en realidad cuatro años, su nombre era otro y su tía estaba detenida en el mismo centro.

"Sigue siendo un proceso caótico", dijo en la misma teleconferencia Wendy Young, presidente de Kids In Need of Defense (KIND), que ofrece ayuda legal gratuita a menores inmigrantes indocumentados.

Trump sugirió el viernes que algunas de las desgarradoras historias que se han conocido en la frontera han sido inventadas por los demócratas.

Anuncian que 500 niños ya están con sus padres

Las autoridaes de Aduanas y Protección Fronteriza afirman que ya se produjo el reencuentro con sus padres de 500 niños que estaban separados de estos desde mayo. Esos menores estaban bajo custodia de Aduanas y Protección fronteriza y nunca fueron enviados a instalaciones del Departamento de Salud y Servicios Humanos. No resulta claro cuándo los otros 2.300 miños se reencontrarán con sus familias. Funcionarios del gobierno señalan que han definido un procedimiento pera que los padres tengan información del lugar y la situación en que se encuentran sus hijos y puedan comunicarse con estos.

"No podemos permitir que nuestro país sea desbordado por inmigrantes ilegales mientras los demócratas cuentan sus historias falsas de tristeza y dolor, esperando que los ayuden en las elecciones", escribió Trump en Twitter.

Desconcierto de autoridades: ¿cómo actuar para aplicar el decreto y ley?

La tolerancia cero se ha convertido en política cero. La ofensiva de Donald Trump contra las familias migrantes que entran ilegalmente en Estados Unidos se encuentra desde el jueves en el aire por decisión del propio Gobierno, con los casos pendientes paralizados, y las agencias de inmigración sin un protocolo definido para procesar a los inmigrantes.

La llamada política de tolerancia cero obliga a la policía fronteriza a llevar por la vía penal a todo inmigrante que sea detenido cruzando irregularmente a Estados Unidos. Eso obliga a separar a los niños en las familias que llegan juntas. La indignación que esta política ha provocado llevó a Trump a rectificar el miércoles con una orden ejecutiva que establece que las familias deben seguir juntas mientras esperan juicio. El problema es que es ilegal mantener a los menores detenidos con los adultos. La solución, nadie la sabe. FUENTE: EL PAÍS DE MADRID.

Panorama
Tres países golpeados por el flujo de ilegales
Merkel: observadores dicen que será su último gobierno. Foto. AFP

Este es el panorama de la inmigración en tres países clave de la Unión Europea:

—Alemania: La canciller Angela Merkel abrió sus fronteras en 2015 para recibir a más de un millón de migrantes, lo que detonó una dinámica electoral favorable a la derecha dura, hostil a esta inmigración y alimentada por los diferentes hechos sociales atribuidos a los inmigrantes. Reelecta en medio de una gran tensión política, ahora Merkel está sujeta a un gobierno de coalición con sus aliados de CSU, hostiles a la inmigración, que amenazan con derrocarla si no endurece su política migratoria.

Una encuesta publicada la semana pasada muestra que casi el 90% de los alemanes quiere un endurecimiento de la política migratoria.

—Francia: País atractivo para la inmigración, Francia también está en problemas por las llegadas de inmigrantes que cruzan la frontera italiana, que las autoridades intentan cerrar, lo cual ilustra la polémica de la repartición de la carga migratoria entre los países europeos. La opinión pública está mayoritariamente en contra de la inmigración ilegal. Las autoridades registraron más de 100.000 solicitudes de asilo el año pasado, que significó un aumento de 17,5% con respecto a 2016.

—Italia: Principal puerto de entrada de inmigrantes que llegan por mar, Italia inmersa en el problema por los acuerdos de Dublín que prevén que el país donde se registre por primera vez un migrante debe llevar su caso de residencia hasta el final, lo cual transfiere la mayor carga al país de ingreso. El nuevo gobierno rechazó el arribo a sus puertos del barco "Aquarius", con migrantes ilegales Italia registró unos 700.000 migrantes que desembarcaron en sus costas desde 2013. Este año, desde el 1 de enero, han llegado más de 15.610 refugiados (-78%). FUENTE: AFP

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)