MÉXICO

Cancún, el paraíso turístico ganado por la violencia

Cientos de manifestantes, la mayoría mujeres, que protestaban por un feminicidio, a unos kilómetros de la lujosa zona hotelera, fueron reprimidas por policías.

Represión policial en Cancún contra manifestantes. Foto: AFP
Represión policial en Cancún contra manifestantes. Foto: AFP

Disparos, gritos y personas aterradas huyendo de la policía en una plaza pública. No es una zona de conflicto sino Cancún, el balneario caribeño mexicano donde la inseguridad amenaza tornar su imagen paradisíaca en una “película de terror”.

El lunes, cientos de manifestantes, la mayoría mujeres, que protestaban por un feminicidio ante el céntrico ayuntamiento de la ciudad, a unos kilómetros de la lujosa zona hotelera, fueron reprimidas por policías.

Nerviosos ante actos vandálicos en la protesta, los agentes dispararon sus fusiles al aire durante unos tres minutos y persiguieron agresivamente a los manifestantes, dejando tres heridos.

“Estamos pasando la peor película de terror, ya no hablemos de robos, de extorsiones, ya todos los días aparece gente asesinada, cortada, mutilada. Es inadmisible”, dice a AFP Abelardo Vara, presidente honorario de la Asociación de Hoteles de Cancún.

Para el empresario, la represión policial empaña aún más a Cancún, joya de la corona del turismo mexicano cuyos visitantes son 90% extranjeros.

El turismo representa casi 9% del PIB de México y aportó ingresos por más de 24.500 millones de dólares en 2019.

En abril, punto álgido de la pandemia del COVID-19, el sector cayó 97%. Pero la violencia ligada al narcotráfico, el arribo de sargazo y principalmente el COVID-19 han hundido los índices de ocupación hotelera.

Tratamos “de recuperar ocupación y este tipo de situaciones por supuesto que afectan a Cancún. (El incidente) ya está en todos los medios internacionales”, agrega Vara.

Disparar para disolver una protesta no tiene precedente en Cancún y tampoco es común en el resto de México, donde los policías suelen contener manifestaciones con escudos y, en casos extremos, utilizar gas pimienta.

Su actuación fue fustigada por autoridades estatales y nacionales y le costó el puesto al jefe de policía local, así como la suspensión del secretario de seguridad de Quintana Roo, estado donde se ubica Cancún.

El gobernador de Quintana Roo, Carlos Joaquín González, ofreció este martes una disculpa pública por los actos de represión que protagonizó la policía en Cancún.

La protesta refleja una grave problemática mexicana: la violencia de género, con 10 mujeres asesinadas diariamente según la ONU.

Una de esas víctimas fue Alexis, joven de 20 años de Cancún reportada desaparecida el sábado. Su cadáver, desmembrado y en bolsas de plástico, fue localizado el domingo.

Desde julio de 2017, Cancún fue declarado en alerta por “Violencia de Género” por la secretaría de Gobernación.

Pero especialistas acusan a autoridades locales de buscar acallar esta situación por temor a que dañe la imagen del balneario.

“Hay preocupación en que no se divulgue mucha información porque puede afectar la industria turística”, pero sin que ello implique acciones para prevenir dichas agresiones, advierte Mónica Franco, investigadora del Observatorio de Violencia Social y Género de Cancún.

“Se preocupan más por tapar que por prevenir y eso es muy grave porque se hace una olla de presión”, agrega.

Colectivos feministas locales expusieron la crisis de derechos entre las mujeres y llamaron al gobierno estatal a responsabilizarse por la fallida acción policial. Natalia Tavizón, del colectivo Defensoras Digitales, dijo a AFP que ya organizan nuevas protestas en las calles de Cancún tras una ruptura de las negociaciones con la autoridad.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados