ELECCIONES EN EE.UU.

Campaña de ataques personales

Un aviso contra la esposa de Trump desató amenazas e insultos entre rivales republicanos.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Trump salta de una polémica en otra en la campaña. Foto: Reuters

La campaña de las elecciones primarias en el Partido Republicano tuvo un nuevo giro hacia los ataques personales entre el aspirante que lidera, Donald J. Trump, y su competidor principal, el senador Ted Cruz, lo que causa preocupación en la dirigencia de esa fuerza política, debido a que puede hacer perder votos de mujeres.

A lo largo de la semana, Trump escaló una guerra de palabras en Twitter contra el senador Cruz, sobre la base de un aviso difundido por una super PAC (grupo de acción política que apoya y contribuye a la campaña de un candidato, en este caso Cruz) integrado por personas que quieren impedir que el empresario de Nueva York llegue a la candidatura. El aviso tuvo como escena central una antigua foto de Melania, la ex modelo que es la actual señora de Trump, posando desnuda en el avión de éste, con el siguiente texto: "Melania Trump, la próxima primera dama. El martes vote por Ted Cruz". El aviso apuntó a las asambleas del estado de Utah, en las que Cruz finalmente triunfó por una amplia diferencia.

"Mentiroso Ted Cruz ha usado una foto de Melania de una sesión de GQ (revista para hombres) para un aviso de campaña. Ten cuidado, mentiroso Ted, o diré todo sobre tu mujer", escribió Trump en su cuenta de Twitter.

Cruz no está afiliado al grupo que hizo el aviso y lo rechazó. En un mensaje en Twitter, el senador puntualizó en respuesta a Trump: "La foto de tu mujer no la usamos nosotros. Donald, si intentas atacar a Heidi (la esposa de Cruz), eres más cobarde de lo que pensaba #sinclase".

Pese a la aclaración, Trump continuó expresando que no cree en la explicación de su rival. Después de amenazar con revelar todo sobre Heidi, quien sufrió de depresión hace algunos años, retuiteó un mensaje que posteó una persona con una foto de ésta desde un ángulo desfavorable junto a una imagen de Melania Trump, que favorece a ésta. "No tengo necesidad de revelar ningún secreto", indicó el texto que acompañó a las fotos. "Las imágenes hablan por mil palabras".

Antes de la difusión de esas fotos, Cruz defendió a su señora en términos firmes, pero la aparición de las nuevas imágenes le resultó intolerable. Cruz reaccionó y calificó a Trump de "cobarde llorón" y advirtió a su rival que deje de una vez por todas de atacar a su esposa. En una conferencia de prensa, Cruz dijo que no quisiera tener que explicarle a sus hijas, de 5 y 7 años, sobre el episodio y por qué Trump lanza insultos y ataques contra su mamá.

Heidi es una alta ejecutiva del grupo de banca de inversión Goldman Sachs, quien está temporariamente de licencia para para participar de la campaña de su marido.

Resistencia.

La nueva polémica se produjo en momentos en que gran parte de la dirigencia del Partido Republicano busca la manera de frenar a Trump para que Cruz se convierta en el candidato presidencial. Quieren hacer el intento antes de las primarias de Wisconsin, fijadas para el 5 de abril, en las que estarán en juego 42 delegados.

Los sectores que se oponen a Trump celebraron reuniones la semana pasada para analizar los puntos vulnerables que tiene el aspirante a la candidatura y considerar si apoyan a los dos rivales que siguen en carrera, el senador Cruz y el gobernador de Ohio, John Kasich.

David McIntosh, presidente del conservador Club por el Crecimiento, que ha destinado millones de dólares en avisos para atacar a Trump, estima que todavía puede frenarse la nominación del empresario y estudian en detalle las características de los ciudadanos que lo apoyan para afinar el mensaje dirigido a que desistan de votarlo. "Creo que esta carrera todavía puede ganarla un conservador que defienda el libre mercado y que no sea Donald Trump", manifestó McIntosh. "No es sencillo, pero hay un camino claro hacia la victoria".

El grupo envió un mensaje a contribuyentes influyentes del Partido Republicano, con vista a las primarias de Wisconsin, en el que argumentó que "Cruz es la única opción viable para derrotar a Trump".

Pero, las perspectivas de Trump se han visto fortalecidas debido a las discrepancias que existen dentro de las fuerzas que se oponen a que sea candidato. Militantes conservadores están inquietos con la estructura partidaria y apoyan a Cruz, mientras parte de la elite republicana se inclina por Kasich.

Mitt Romney, quien fue el candidato presidencial republicano en las elecciones de 2012 que perdió ante el presidente Barack Obama, intentó superar las diferencias en el partido al afirmar que "un voto por el gobernador Kasich en las próximas primarias y asambleas haría muy probable que Trump terminara prevaleciendo".

El magnate lidera y hace advertencia

Más allá de las críticas que se hacen en el Partido Republicano en torno de sus posiciones políticas, la realidad muestra que Donald J. Trump lidera la contienda para ser el candidato presidencial. Trump suma 738 de los 1.237 delegados a la Convención necesarios para triunfar, seguido del senador por Texas, Ted Cruz con 463 y el gobernador de Ohio, John Kasich con 143.

Ante la perspectiva de una Convención disputada, Trump dijo en el programa This Week de la televisora ABC que debe tener asegurada la candidatura, aunque no llegue a la cifra de 1.237 delegados. "Si me faltan unos pocos delegados es porque hubo demasiados candidatos", dijo. "Recuerden que empezamos con 17 candidatos". Advirtió que sería injusto que intentaran impedir su nominación, y marginaran a quienes votaron por él.

Demócratas esperan un beneficio de la pelea

El senador Ted Cruz puede haberle exigido a Donald Trump que no haga más comentarios despectivos contra su esposa, pero hay un grupo que desea que siga atacando a las mujeres: es el Partido Demócrata.

Los aliados de la aspirante a la candidatura presidencial demócrata, Hillary Rodham Clinton esperan lograr que las mujeres, que jugarán un papel decisivo en la definición de la elección de presidente, la apoyen y presenten a Trump como un sexista. Los demócratas señalan que una elección entre los dos sería histórica, debido a que pondrá a la primera candidata de un gran partido contra un rival que de manera reiterada ha desdeñado y criticado a las mujeres y su aspecto.

Hillary tiene una ventaja amplia, pero Bernie sigue

Hillary Clinton ha enfrentado mayor oposición de la que esperaba del senador Bernie Sanders y por ello la contienda para la candidatuda del Partido Demócrata se extendió. Si bien la ex Secretaria de Estado tiene clara ventaja en el número de delegados a la Convención Nacional que ha conquistado, el legislador no se da por vencido y sigue compitiendo.

Hillary suma 1.214 de los 2.383 delegados que necesita a los que agrega 467 superdelegados, que son dirigentes partidarios libres de optar y que ya se comprometieron a apoyarla. Ayer, Sanders ganó en Alaska y esperaba buenos resultados en Hawai y el estado de Washington. Tiene 926 delegados, pero solo cuenta con 26 superdelegados.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados