ELECCIONES

La campaña en Argentina cada vez más polarizada

Los sondeos adelantan una pareja definición entre Macri y el kirchnerismo.

Alberto Fernández. Foto: EFE.
Oposición. El Frente Todos lleva la fórmula Alberto Fernández-Cristina Kirchner y reúne a los principales dirigentes de los gobiernos K. Foto: EFE.

A menos de dos semanas para las primarias del 11 de agosto en Argentina, que en la práctica servirán de gran encuesta de cara a las presidenciales de octubre, los sondeos muestran un escenario en el que solo el kirchnerista Alberto Fernández o el actual mandatario, Mauricio Macri, tienen opciones de ganar.

Por ahora, la fórmula que lleva a la exmandataria Cristina Fernández de Kirchner a la vicepresidencia lleva una ajustada ventaja.

“La polarización ya es un hecho, por lo que la clave será cuántos votos de los indecisos y los partidos minoritarios pueden obtener Macri y Fernández en un balotaje”, destaca en un informe la consultora Balanz, especializada en industria financiera.

El 11 de agosto, en las primarias, abiertas, simultáneas y obligatorias, conocidas como PASO, quedarán habilitadas las fórmulas presidenciales que competirán en los comicios generales del 27 de octubre, en los que vencerá la que coseche más del 45% de los votos o al menos el 40% y una diferencia mayor de 10 puntos respecto de la fórmula que le sigue.

Si no, el nuevo presidente para el periodo 2019-2023 saldrá de una segunda vuelta el 24 de noviembre, entre las dos fórmulas más votadas en octubre.

La primera y la segunda vuelta electoral en Argentina coincidirán en los mismos días con las elecciones en Uruguay.

Como ninguna alianza electoral decidió presentar más de una fórmula de candidatos a presidente y vicepresidente a las PASO de agosto, no existirá una competencia real en esa primera instancia y cada lista solo deberá superar el 1,5% de los sufragios para quedar habilitada para la primera vuelta.

A estas alturas de la campaña, se da por hecho que el Frente de Todos de la dupla Fernández-Kirchner; Juntos Por el Cambio de Macri y su compañero de fórmula el peronista Miguel Ángel Pichetto, y Consenso Federal 2030 del también peronista Roberto Lavagna y el gobernador de la provincia de Salta, Juan Manuel Urtubey -considerada la “tercera vía”-, pasarán la prueba sin inconvenientes.

Mauricio Macri. Foto: Reuters.
Oficialismo. Mauricio Macri hizo alianza con el peronista Pichetto. Foto: Reuters.

La mayoría de los sondeos colocan en primer lugar a la fórmula Fernández-Kirchner, aunque a una distancia del oficialismo que se va achicando poco a poco, dejando muy atrás a Lavagna.

“Quienes encarnan esa pretendida polarización, gobernaron los últimos 12 años con resultados desastrosos: catastrófica recesión, desempleo, pobreza extendida, inflación inusitada y endeudamiento impagable”, dijo la semana pasada Lavagna, cuya principal baza es atraer a quienes no quieren “volver al pasado” ni seguir con un “presente frustrante”.

Management & Fit (M&F), una de las principales consultoras, destaca que si bien en mayo la fórmula Fernández-Kirchner aventajaban en nueve puntos a Macri-Pichetto, la brecha se achicó a solo tres en junio y a 1,7 a principios de julio (39,9% frente al 38,2% de los votos).

La relativa mejora de algunos indicadores -la actividad creció en mayo el 2,6% interanual, primer dato positivo tras un año en recesión, la estabilidad lograda en el tipo de cambio y una desaceleración de la elevada inflación en junio- es considerada uno de los factores clave en favor de Macri.

“Las PASO van a mostrar una foto y a partir de ahí yo creo que se va a polarizar más. El riesgo hoy de la elección es que están muy cerca del 45% (que evitaría una segunda vuelta) cualquiera de los dos”, comentó a EFE Mariel Fornoni, socia de M&F, quien destaca que hoy el voto está muy decidido y apenas hay cinco puntos de indecisos.

Alberto Fernández pone en el centro de su discurso la complicada economía y la situación social, con un 32% de pobreza, un desempleo del 10,1% y la caída del consumo.

“Lo que está en debate son dos modelos de país: ese que desocupa a la gente, cierra empresas, genera pobreza y no contiene la inflación; o crear un país productivo, donde las pymes vuelvan a abrir las persianas y los trabajadores recuperen el trabajo”, dijo Fernández el viernes.

Mientras, Macri hace hincapié en la esperanza de futuro que cree ha abierto su gestión e insiste en los peligros que supondría la vuelta al “pasado” que en su opinión representaría un triunfo del kirchnerismo.

“Esta pequeña recuperación que estamos teniendo mes tras mes todavía no llegó a muchos, y se va a consolidar esa recuperación cuando despejemos una incertidumbre grande que hay en el mundo respecto a nosotros, y ustedes saben cuál es”, señalo Macri en una de las tantas inauguraciones de obras públicas que encabeza. Y esa duda es, subrayó, si el país va a “volver atrás” o va a “terminar de cruzar el río y abrazar el futuro para siempre”.

“La intolerancia es lo contrario de la democracia”

El presidente Mauricio Macri agradeció ayer domingo el apoyo brindado hace dos días por unos 150 intelectuales, artistas y científicos argentinos y repudió las críticas que recibieron por hacer público que votarán por él. “Gracias a todos los que firmaron la carta de apoyo. Estoy de acuerdo con ellos, la vara siempre debe elevarse”, expresó Macri por Twitter al hacer referencia a la necesidad de mejora en la gestión del gobierno que expresaron los firmantes en dicha carta.

Entre las personalidades que firmaron la carta de apoyo a Macri, se encuentran el cineasta Juan José Campanella, los actores Luis Brandoni y Oscar Martínez, las políticas María Eugenia Estenssoro y Graciela Fernández Meijide y la investigadora Guillermina Tiramonti.

“Ante las próximas elecciones, quienes abajo firmamos, decidimos pronunciarnos para convocar a votar por las fórmulas de Juntos por el Cambio”, dicen al inicio de la carta en referencia al grupo que lleva a Macri de candidato.

Tras la publicación de la carta, los firmantes obtuvieron diversas críticas en su propios perfiles sociales. Es por eso que el presidente repudió dichos comportamientos para abogar por la democracia y la diversidad de opiniones. “Nadie, de ningún signo y por ninguna causa, debe ser acosado por sus ideas. Mientras lo haga respetando las leyes de la democracia, que cada uno piense, diga y actúe como quiera”, dijo Macri en una parte del hilo de mensajes que publicó ayer en Twitter, el cual también recibió diversas críticas. “Es preocupante ver que la intolerancia crece de esta manera, porque la intolerancia es exactamente lo contrario de la democracia: no existen las ‘democracias intolerantes’. La democracia es por definición tolerante, inclusiva, heterogénea, amplia”, añadió.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados