MOVILIZACIONES 

Campaña argentina crece en tensión por las marchas

Gobierno advierte un fin “claramente político”; acampan en Buenos Aires.

Un manifestante herido en la cabeza durante los incidentes en protesta en Buenos Aires. Foto: La Nación (GDA)
Un policía de la Ciudad de Buenos Aires agredido en medio de las manifestaciones para instalar un campamento. Foto: La Nación (GDA)

En Argentina el arranque de la campaña para las elecciones del 27 de octubre se está mezclando con las movilizaciones de sindicatos y organizaciones sociales en reclamo de un plan de emergencia alimentaria, un tema que está en la agenda del Congreso para esta semana.

Para el gobierno, sin embargo, las movilizaciones, que incluyen piquetes en las calles y rutas, tienen un fin “claramente político”. La ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, dijo ayer en la ciudad de Mar del Plata que desde el inicio del actual gobierno “ha habido una intención de generar o prender algunas mechas”.

Mientras la ministra hablaba, militantes de los movimientos Teresa Rodríguez, Barrios de Pie y Polo Obrero intentaron cortar el tránsito vehicular por ruta 2, en el acceso a Mar del Plata, y la policía debió intervenir para habilitar la circulación hacia Buenos Aires.

“De 1.200 días a cargo, tuvimos 1.200 marchas permanentes”, aseguró Bullrich, convencida de que el objetivo de estas protestas siempre fue mellar al gobierno de Mauricio Macri.

Acampe.

Ayer miércoles en Buenos Aires, varias organizaciones iniciaron un acampe de 48 horas. El centro de la capital se vio alterado por dos focos de protesta, uno en Plaza de Mayo, frente a Casa Rosada, y otro a las puertas del Ministerio de Desarrollo Social, donde los manifestantes se trenzaron con la policía al iniciar el acampe.

En ambos casos, las movilizaciones son protagonizadas por una veintena de organizaciones sociales, cooperativas de trabajo, colectivos de desempleados y agrupaciones políticas de izquierda.

Óscar Cuperman, dirigente de la organización coordinadora Unidad Barrial, advirtió que si el gobierno no da una respuesta a la demanda de emergencia alimentaria, el próximo acampe será de 72 horas y que, si “no hay alimentos a la brevedad”, irán a reclamarlos a los supermercados.

La protesta registró momentos de tensión cuando un grupo de manifestantes se enfrentó con la policía, que tiró gases lacrimógenos. Los incidentes surgieron cuando la policía impidió a los manifestantes bloquear el servicio de metrobús. El paso de automóviles particulares quedó parcialmente restringido en esa zona.

Las manifestaciones de protesta se han incrementado desde el empeoramiento de la crisis económica a partir de las primarias celebradas el 11 de agosto, en las que el presidente Mauricio Macri, que aspira a la reelección en octubre, obtuvo el 31,79% de los votos, dieciséis puntos por debajo del opositor Alberto Fernández, que lleva como vicepresidenta a Cristina Kirchner, y que ahora aparece como el gran favorito.

Ante la creciente presión en las calles, hoy jueves la Cámara de Diputados planea debatir un proyecto para prorrogar hasta finales de 2022 la emergencia alimentaria decretada en 2002, una iniciativa impulsada por la oposición y que el oficialismo, pese a las reticencias iniciales, ahora se muestra dispuesto a discutir.

“Si (los legisladores opositores) quieren cambiar y ampliar el proyecto, estaremos disponibles”, dijo Macri este miércoles sobre el proyecto, que implica un aumento de al menos un 50% en las partidas presupuestarias de este año destinadas a políticas nacionales de alimentación y nutrición.

Manifestantes y Policía se enfrentan durante una protesta en Buenos Aires. Foto: AFP
Manifestantes y Policía se enfrentan durante una protesta en Buenos Aires. Foto: AFP

El debate de este jueves se dará en una sesión especial, es decir, sin pasar previamente por comisiones parlamentarias, por lo que para habilitar la discusión se necesita un quórum especial que, dada la actual composición de la Cámara Baja, requerirá la presencia de diputados del oficialista Cambiemos. De aprobarse, el proyecto pasa al Senado.

En las últimas semanas, Macri decretó la eliminación del IVA a los alimentos básicos y también el pago de bonos salariales en un intento por aliviar los efectos de la inflación.

Proyecciones.

La tasa anual de inflación en Argentina llegaría a fines de diciembre a 53% desde el 47,6% de 2018, y disminuirá a 34% al cierre del próximo año, según proyecciones del gobierno incluidas en el presupuesto del 2020, dijeron ayer funcionarios del Ministerio de Hacienda. Macri enviará al Congreso el proyecto de presupuesto el lunes 16.

El tipo de cambio, que se depreció fuertemente tras las elecciones primarias, se debilitaría a un promedio de 67 pesos por dólar en el 2020 desde un promedio de 48 pesos por dólar este año.

Por otro lado, la balanza comercial, que registró un déficit de 3.800 millones de dólares el año pasado, tendría un superávit de 16.100 millones de dólares en 2019 y de 17.500 millones de dólares en el 2020.

La cuenta corriente registraría un superávit de 0,4% el próximo año desde un déficit de 0,9% en 2019, dijeron las fuentes de Hacienda.

Proponen debate de vicepresidenciables

En un intento por remontar la empinada cuesta electoral que tiene el oficialismo en su camino hacia las elecciones del próximo 27 de octubre, Miguel Ángel Pichetto, compañero de fórmula de Mauricio Macri, presentó ante la Cámara Nacional Electoral una nota reclamando la realización de un debate entre los candidatos a vicepresidente. La jugada apunta a sacar a la cancha a Cristina Kirchner, que completa la fórmula de Alberto Fernández.

Hasta ahora Cristina se viene moviendo en una zona de confort en la campaña electoral, mediante las controladas presentaciones de su libro, Sinceramente, en las que suele ser la única oradora y responder preguntas de moderadores estratégicamente elegidos.

“Considero un imperativo de todo régimen representativo y democrático de gobierno, otorgar a los candidatos la oportunidad de exponer sus ideas y proyectos para el futuro del país”, sostiene el compañero de fórmula de Macri en su escrito.

Pichetto justifica su pedido en el artículo 64 del Código Electoral, que habilita, “en caso de que exista la voluntad”, un debate entre vices.

Este artículo fue incorporado al Código Electoral en 2016, cuando el Congreso sancionó la ley que obliga a la realización de dos debates entre los candidatos presidenciales. Sin embargo, en el caso de los vices la disposición no es obligatoria, por lo que su concreción depende de la voluntad de los postulantes.

El pedido de Pichetto se suma a los intentos, también surgidos desde el oficialismo, de establecer por ley la obligación de un debate entre candidatos a la vicepresidencia y que se cristalizaron en sendos proyectos de ley los que, dados los plazos que median hasta la elección, tienen escasas chances de prosperar.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)