Sociedad

Cambio radical: China avanza hacia libertad de tener hijos

Proyecto de Código Civil elimina planificación familiar y estimula nacimientos.

Población: un niño sostiene la bandera de China, en la Plaza Tiananmen, poco antes del comienzo del Congreso del Pueblo. Foto: AFP
Población: un niño sostiene la bandera de China, en la Plaza Tiananmen, poco antes del comienzo del Congreso del Pueblo. Foto: AFP

¿Está China preparándose para eliminar por completo sus restricciones a tener cuantos hijos se deseen? Cada vez más señales apuntan a que sí. La última, el lunes pasado. En el borrador del nuevo Código Civil, resultado de una extensa reforma, han desaparecido las referencias a la "planificación familiar", la expresión que en lenguaje burocrático alude a los polémicos controles de natalidad impuestos desde hace cuatro décadas a la población de este país.

El Diario de la Procuraduría, una plataforma oficial de noticias sobre la Fiscalía Nacional, anunciaba el cambio en su cuenta en las redes sociales chinas. El borrador se examinará de modo preliminar esta semana durante la reunión del comité ejecutivo de la Asamblea Nacional Popular, el parlamento chino.

El nuevo Código Civil entrará en vigor en 2020. Si se mantienen los cambios que anuncia la plataforma, su introducción eliminará definitivamente en el país más poblado del mundo un denostado sistema de control de la natalidad, impuesto mediante copiosas multas pero que ha recurrido también con frecuencia a esterilizaciones y abortos forzosos. Un sistema muy criticado, por los expertos y por los defensores de los derechos reproductivos, que ha dejado como herencia un rápido envejecimiento de la población y un importante desequilibrio, a favor de los varones, en la proporción por género en los nacimientos.

China impuso su política de un solo hijo a las familias a partir de 1979, para tratar de limitar el crecimiento de una población que hoy día supera los 1.370 millones de personas. Aunque siempre hubo excepciones, especialmente en el campo y para las minorías, mantuvo la reglamentación hasta 2016. Ese año finalmente permitió que todas las parejas casadas chinas puedan tener dos hijos si lo desean.

Fracaso.

La relajación no ha tenido el efecto que deseaban las autoridades. La esperada explosión natalicia no ha llegado. En 2016, inmediatamente después de que se permitiera el segundo hijo, nacieron 17,9 millones de niños, según la Oficina Nacional de Estadísticas. Tan solo 1,3 millones más que en 2015 y la mitad de lo que anticipaba el gobierno.

Y, pasada la euforia inicial, en 2017 la cifra fue todavía menor, 17,2 millones de nuevos bebés. Muy lejos de los 20 millones que calculaban los funcionarios.

El cambio, opina la socióloga Hu Xiaojiang, de la Universidad Normal de Pekín, "tenía que haberse hecho mucho antes, diez años atrás. Ahora ya es difícil enderezar la situación. Pero más vale tarde que nunca". Según ella, incluso si se elimina por completo la planificación familiar, "el efecto no será muy obvio. Tendrá que haber otros estímulos para que las parejas quieran tener más hijos".

El deseo de tener más descendencia es limitado. Como ocurre en muchas otras sociedades, el coste económico de la educación de un segundo hijo, o de una vivienda en la que quepan al menos cuatro personas, echa para atrás a muchas parejas jóvenes. Parejas, en muchas ocasiones, hijos únicos ellos mismos y a los que se ha inculcado toda su vida que el modelo familiar ideal era el de un padre, una madre y una sola criatura.

En la mayoría de los otros países de Asia, la natalidad también se encuentra en declinación.

Algunas provincias han emprendido ya medidas como prolongar el permiso de maternidad; otras se plantean bonificaciones por cada nuevo hijo. Dos académicos han propuesto la solución contraria, penalizar fiscalmente a quienes tengan menos de dos hijos y destinar lo recaudado a un "Fondo de Maternidad", algo que ha generado una intensa polémica en las redes sociales.

Los economistas de la Universidad de Nakin, Liu Zhibiao y Zhang Ye proponen que toda personas menor de 40 años debería aportar un procentaje de su salario periódicamente mientras no tuvieran hijos o solo uno, aunque una vez que concibieran el segundo podrían retirar los fondos. En cambio, si esto no ocurre nunca, recibirían el dinero en el momento de jubilarse.

La propuesta, que algunos interpretan como un globo sonda que han lanzado las autoridades para analizar la respuesta social, ha recibido críticas de medios oficiales como la televisión estatal CCTV, que la calificó de "irracional y falta de sentido común".

Divorcio.

El nuevo Código Civil, según el Diario de la Procuraduría, también plantea hacer más difíciles los divorcios. Una de las enmiendas que introduce prevé fijar un plazo de un mes antes de empezar a tramitar una solicitud de divorcio, para dar tiempo a que la pareja pueda reconciliarse.

Algo que, en el internet chino, ha suscitado numerosos comentarios. "Quieren más hijos y menos divorcios", ironizaba un internauta en Weibo, el Twitter chino. Otro reclamaba que "se devuelva con intereses el dinero de las multas cobradas por tener hijos de más".

La pista que ha dado la plataforma de información de la Fiscalía no es la única que ha circulado estas últimas semanas.

A principios de este mes, el servicio de Correos emitía un sello para celebrar el próximo año del horóscopo chino, el Año del Cerdo, en el que aparece una familia porcina con tres lechoncitos ¿Una trivialidad? Puede ser. Pero hay precedentes. En 2015, Correos ya se adelantó a la relajación de la política del hijo único un año después. En su sello para celebrar el Año del Mono, aparecía también una familia: papá simio, mamá simia, y dos pequeños primates.

Castigo por propagar rumores que afecten unidad del partido único

El Partido Comunista de China (PCCh) perseguirá la propagación de "rumores políticos" que pongan en peligro "la unidad y solidaridad del partido", y también impondrá castigos a funcionarios que no logren implementar "un desarrollo innovador, coordinado, verde, abierto y compartido, causando pérdidas significativas por sus negligencias", informa la agencia oficial de noticias Xinhua.

El comicado del comité central señala que el partido tiene la determinación de autogobernarse con "disciplina de hierro", y por tanto las nuevas regulaciones son necesarias para contrarrestar "nuevas formas de violación de la disciplina". Otra de las nuevas cláusulas está dirigida a los miembros del partido que sean religiosos, quienes no podrán asistir a actividades que utilicen la religión "como provocación", y también se castigará a quienes "distorsionen" la historia del país.

Además, el PCCh revisará 142 cláusulas para castigar "malas conductas" relacionadas con "formalidades burocráticas", así como violaciones disciplinarias como el control de la contaminación, la reducción de la pobreza y la lucha contra las bandas criminales. En los casos más graves, los miembros del partido pueden ser procesados y hasta expulsados.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)