UN NUEVO PROBLEMA

Calificadoras de riesgo bajan la nota a Argentina en una semana negra

Fitch y S&P alertaron sobre el riesgo de default por la incertidumbre electoral tras las elecciones primarias.

Carro con productos en un supermercado de Argentina. Foto: AFP
Ante el aumento de la inflación, Macri eliminó el IVA a productos básicos y bajó impuestos. Foto: AFP

Argentina cerró ayer viernes una semana negra luego del terremoto que significó para el gobierno de Mauricio Macri el revés en las internas del domingo, que dejó al opositor Alberto Fernández con un pie en la Casa Rosada.

El peso perdió casi 20% ante el dólar en la semana, el riesgo país subió y dos de las principales calificadoras le bajaron la nota a la deuda argentina debido a la incertidumbre política y ante el temor de un default.

El tipo de cambio que llegó a 63 pesos por dólar se apreció ayer viernes 2,7% a 58,1 pesos, aunque con una depreciación semanal de 19,9%. La Bolsa perdió 2% ayer a 30.406,65 puntos, pero se desplomó 31,4% en cinco días.

Y para cerrar la semana en sintonía con las malas noticias para el gobierno, las calificadoras Fitch y S&P rebajaron la nota de la deuda argentina.

Fitch la recortó dos escalones desde B hasta CCC, una categoría que indica hay posibilidades de un default.

“El recorte de la nota de Argentina refleja una elevada incertidumbre política después de las elecciones primarias del 11 de agosto, un severo endurecimiento de las condiciones financieras y el esperado deterioro del ambiente macroeconómico que aumenta la posibilidad de un default de la deuda soberana o de una restructuración de algún tipo”, dijo Fitch.

S&P, en tanto, rebajó la nota un escalón de B a -B. “La pronunciada turbulencia del mercado financiero, con una depreciación significativa del peso argentino y un repunte en las tasas de interés, tras las elecciones primarias del domingo pasado en Argentina, ha debilitado significativamente el ya vulnerable perfil financiero del soberano”, dijo S&P.

Fernández, que tiene como compañera de fórmula a Cristina Kirchner, quedó como claro favorito tras recibir en las primarias abiertas y obligatorias del domingo el 47% de los votos frente al 32% que cosechó Macri, que busca la reelección.

“Esto ha provocado un colapso de la confianza de los mercados, incluyendo una aguda depreciación del peso”, dijo Fitch.

El riesgo país de Argentina se disparó, hasta alcanzar el miércoles 1.958 puntos básicos, su nivel más alto desde noviembre de 2008; pero bajó a 1.644 unidades este viernes.

El 12 de julio, la calificadora de riesgo Moody’s cambió la perspectiva de la deuda de Argentina a negativa, pero mantuvo la nota en B2.

El resultado de las internas del domingo se convirtió en una poderosa señal política que puso en duda la continuidad de Macri, quien lleva adelante un severo ajuste fiscal con un auxilio por 56.000 millones de dólares de parte del FMI.

La pobreza en Argentina llega al 32% en un país que tiene una de las inflaciones más altas del mundo, con un aumento de los precios de 25,1% hasta julio y 54,4% en 12 meses.

Si la turbulencia económica no fue mayor, se debió a que el miércoles Macri y Fernández hablaron e hicieron llamados a la calma, asegurando que habrá gobernabilidad hasta el cambio de mando el 10 de diciembre.

Además, Macri anunció una serie de medidas para mitigar el impacto inflacionario: congelación de los precios de los combustibles por 90 días, un aumento del salario mínimo, un alivio en los impuestos a asalariados, jubilados y pymes, quita hasta fin de año del IVA sobre alimentos de la canasta básica y congelación de las cuotas de hipotecarios.

Según medios locales, puertas adentro del oficialismo, el revés electoral cayó como una bomba que hizo circular rumores de renuncias en el gabinete, en particular del ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, quien no ha comparecido públicamente esta semana. (En base a AFP, Reuters, EFE y La Nación)

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)