El episodio finalizó, pero los vulcanólogos predicen otro mayor

El Calbuco continuará rugiendo

El volcán Calbuco disminuyó su actividad, pero la alerta roja permanece en Chile. Los expertos prevén que un nuevo episodio podría ser más agresivo. El sur chileno, en particular una vasta zona alrededor del complejo volcánico, se encuentra en estado de emergencia.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Foto: EFE.

La presidenta Michelle Bachelet se trasladó ayer a Puerto Varas —muy cercano a Puerto Montt—, donde las autoridades instalaron el comando de operaciones. La erupción provocó la evacuación de 4.483 personas y alrededor de 50 permanecían en refugios. La localidad cercana más afectada es Ensenada, a unos 15 kilómetros del Calbuco, y que ayer quedó cubierta por una capa de cenizas de unos 40 centímetros de espesor.

El macizo entró inesperadamente en erupción la tarde del miércoles, tras permanecer inactivo por casi medio siglo, para acrecentar su fuerza en la madrugada del jueves y suavizarla en las últimas horas, en una señal del incierto escenario que presenta el tercer volcán más peligroso del país.

"Este episodio eruptivo ya concluyó", dijo Gabriel Orozco, vulcanólogo del Servicio Nacional de Geología y Minería de Chile, aunque advirtió sobre posibles nuevas erupciones.

"En este momento no tenemos columna eruptiva sobre el volcán, así que difícilmente podría colapsar esa columna porque en este momento(...)la columna eruptiva ya se despegó del volcán y va siendo guiada por los vientos hacia el norte", agregó. Pese a la moderación, las autoridades no descartan un peor escenario ante la eventualidad de que se esté acumulando energía adentro del cono volcánico. Por ello, se mantenía un anillo de exclusión de 20 kilómetros alrededor del macizo bajo el resguardo de fuerzas militares. La columna de humo del volcán alcanzó más temprano el jueves unos 15 kilómetros de altura, con dirección hacia el noreste, acompañada de una moderada lluvia de cenizas que llevó a decretar alerta sanitaria en las zonas más aledañas y a repartir miles de mascarillas a la población.

El Calbuco, de unos 2.300 metros de altura, registró su última erupción hace 54 años. En 1972 hay registros de una leve actividad, pero no de erupción, de acuerdo a la información del Servicio Nacional de Geología y Minas chileno.

Bachelet en el lugar.

La presidenta chilena, Michelle Bachelet, encabezó una reunión de emergencia en el palacio presidencial antes de viajar junto con varios ministros a la zona afectada.

"Vamos preparados por si hay que quedarse (allá) y vamos a evaluar en terreno", dijo Bachelet a periodistas. La actividad del macizo, situado en la región turística de Los Lagos, a unos 900 kilómetros al sur de Santiago, ocurre en momentos en que otro volcán del país, el Villarrica, también se encuentra en una fase eruptiva.

"Esto es hasta ahora más grave que Villarrica", reconoció Bachelet.

La mandataria informó de que, según los datos de los organismos especializados, "se mantiene el pulso" de las características del volcán, por lo cual sigue vigente la medida de evacuación preventiva de 20 kilómetros a la redonda.

Asimismo se ha decretado estado de excepción por catástrofe, alerta sanitaria y la suspensión de las clases en toda la región de Los Lagos, donde se encuentra el volcán.

"Se ha dispuesto de equipos aéreos y terrestres para mirar tanto las condiciones vulcanológicas, como también para ubicar personas o grupos de familias que pudieran estar aislados", dijo la mandataria.

Sobre los servicios públicos, la mandataria señaló que las redes de agua potable urbana están en buenas condiciones, pero que hay que chequear el estado de algunas de agua potable rural para verificar si han quedado contaminadas por las cenizas del volcán.

"Vamos a hacer un evaluación del impacto que han tenido las cenizas del volcán tanto en los terrenos, como en el ámbito de la ganadería y de la agricultura y ver que otras medidas tenemos que tomar", detalló.

La jefa de Estado puntualizó que atender esta nueva emergencia causada por una catástrofe natural no impedirá que el Gobierno mantenga el plan de ayuda a los damnificados por los aludes que semanas atrás arrasaron numerosas poblaciones en las regiones norteñas de Antofagasta y Atacama.

Si bien ayer declinaba la actividad del volcán, se espera un episodio más intenso. Hoy sería un día clave, ya que la acción del viento llevaría las cenizas hacia las provincias del sur argentino y podrían llegar, finalmente, a Uruguay durante el fin de semana, por lo que se está monitoreando toda la región.

TESTIMONIOS.

Andinista se salvó al comenzar la erupción.

Tras ser rescatado sano y salvo, un andinista de 21 años que estuvo desaparecido tras la erupción del volcán Calbuco, contó detalles de la complicada situación que debió enfrentar en las últimas horas. El joven iba con dos amigos que lograron llegar a un refugio ubicado a un kilómetro de donde se hallaban. "Me refugié en el bosque hasta que pasó la noche y ahí me fui más arriba donde pasaba el río. Yo quedé con calambres y les dije (a mis amigos) que siguieran ellos y yo me perdí después", contó Waldo Flores Figueroa, quien ayer inició una excursión al macizo en compañía de otros dos jóvenes. Flores agregó que está "un poco acalambrado y con unos golpes y moretones". Respecto a qué fue lo más difícil de la experiencia, sostuvo que "soportar el frío y el hambre". El andinista se comunicó con su madre a través del teléfono de un lugareño y luego fue rescatado por la policía. Tras reencontrarse con su familia, fue trasladado hasta el Hospital de Puerto Montt para la realización de un chequeo médico.

"Estamos adentro de una nube", dijo vecino.

La erupción del Calbuco afectó a las provincias del sur argentino que ayer amanecieron con una lluvia de cenizas. Un vecino de Villa La Angostura, Leandro Arce, contó su testimonio en diálogo con C5N, que recogió la edición digital de Clarín más tarde: "Estamos adentro de una nube". Sin embargo dijo que "se vivió todo muy tranquilo, la gente tomó las precauciones necesarias".

Y relató que ayer los supermercados "estaban todos llenos, pero funcionaban con mucha fluidez". "En el 2011 uno no salía con las cosas que tenía que llevar. Ahora ya se sabe. Por ejemplo el peso de la ceniza, que es muy grande por metro cuadrado, aquella vez se cayeron techos. Ahora sabemos que hay que estar atento y ver si hay que subirse al techo y sacar las cenizas", agregó el vecino en alusión a la erupción del Puyehue, también en el sur del país andino, que afectó a Argentina y Uruguay.

Mucho tiempo.

“Lamentablemente, puede estar mucho tiempo en estas condiciones, es decir, semanas y meses”, dijo la doctora chilena en vulcanología Mayra Gardeweg. “La erupción del año 1961 duró seis semanas y la más grande que ha tenido, que no es tan distinta de esta, fue a fines del siglo XIX y duró tres años”, agregó la experta. La erupción del volcán Puyehue Cordón Caulle se inició el 4 de junio de 2011, pero su actividad completó un ciclo de 597 días.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados