vea el video 

Una caída mortal de 8 minutos

El Airbus de la compañía Germanwings siniestrado ayer cuando cubría la ruta Barcelona-Düsseldorf cayó durante ocho minutos antes de estrellarse en los Alpes franceses, sin esperanzas de que haya supervivientes entre sus 150 ocupantes.

El presidente de la compañía Germanwings, Thomas Winkelmann, informó en rueda de prensa en Colonia, que el avión, un A320 (AIPX), perdió el contacto con la torre de control francesa a las 09:53 horas GMT, cuando se encontraba a una altura de sólo 6.000 pies (poco más de 2.000 metros).

El avión había alcanzado una altura de 38.000 pies (unos 15.000 metros) y después comenzó a descender.

El aparato no envió una señal de alerta antes de estrellarse, confirmó un portavoz de la Dirección General de la Aviación Civil francesa, lo cual constituye una de las incógnitas que ahora deberá despejar la investigación del siniestro.

"Fue el controlador aéreo el que lanzó la alerta porque había perdido contacto con el avión, sobre las 10:30 hora local", agregó la fuente, que destacó que nada indica que las condiciones meteorológicas fueran malas en el momento del accidente.

"Estaba en el espacio aéreo superior y normalmente las condiciones son buenas", concretó. El vuelo 4U9525 de Germanwings, filial de bajo costo de Lufthansa, había salido de Barcelona a las 10:01 hora local con destino a Düsseldorf, en Alemania. La mayoría de sus pasajeros eran alemanes (67), pero los había de distintas nacionalidades entre los 150 ocupantes: alrededor de 45 españoles, al menos dos colombianos, dos argentinos, un israelí, y dos australianos. Pero la lista de pasajeros es aún chequeada, al tiempo que los agentes franceses tomaron ADN de los restos para confirmar identidades.

Entre los pasajeros alemanes viajaba un grupo de 16 estudiantes del liceo Joseph König, de la pequeña ciudad alemana de Haltern am See, cuya comunidad sigue consternada las noticias del rescate.

Investigación.

La fiscalía de Marsella (Francia), encargada de la investigación del accidente de un avión de Germanwings, aseguró que los primeros indicios no permiten esclarecer el motivo de la rápida pérdida de altitud del aparato.

El fiscal de Marsella, Brice Robin, indicó en una entrevista con la cadena "BFM TV" que los controladores aéreos dejaron de tener contacto con el avión cuando éste comenzó a perder altitud, aproximadamente entre 10.000 pies (3.048 metros) y 12.000 pies (3.657 metros), y apuntó que sus intentos por recuperar la comunicación fueron en vano.

Fuentes militares citadas por esa cadena aseguraron que un caza Mirage 2000 empezó a seguir su trayectoria en cuanto se activó la alerta, pero apuntaron que, cuando lo localizaron, ya era demasiado tarde.

El fiscal subrayó que todavía es pronto para especular sobre las razones del accidente, que se produjo en el macizo de los Trois Evches, en el departamento francés de Alpes de Haute-Provence.

Ocho testigos están siendo interrogados en la investigación abierta, en la que constituye un elemento clave el hallazgo de una de las cajas negras, que ya ha sido enviada al organismo francés de Investigación de Accidentes (BEA) en París. Médicos forenses forman parte del equipo enviado hasta el lugar para acelerar las pesquisas y tomarán muestras de ADN para poder identificar a los fallecidos. También se designó a un equipo de apoyo psicológico.

CARA Y CRUZ.

Víctimas españolas viajaban por trabajo.

Varias personas que viajaban de Barcelona a Düsseldorf por trabajo se encuentran entre las 45 víctimas con apellido español del accidente de avión de ayer, que causó un gran conmoción en el país.

A falta de la lista de víctimas que ofrezca la compañía Germanwings, el Gobierno español informó que 45 de las 150 personas que viajaban a bordo tienen apellido español.

Se supo que algunos de ellos eran trabajadores de las empresas Bayer, Delphi, NutriSport, Inoxpa, Desigual y Paramita, así como de la Feria de Barcelona.

"Es un vuelo muy habitual entre los trabajadores de Bayer que tenemos que celebrar reuniones aquí o allá", comentaba en el aeropuerto de Barcelona Jordi Campoy, compañero de uno de los trabajadores fallecidos de la farmacéutica. Campoy dijo que él siempre había "subido a ese avión con toda la seguridad del mundo" y que "no se puede decir que Germanwings sea un vuelo de bajo costo".

El director de Recursos Humanos de Delphi viajaba a Düsseldorf para renegociar un convenio laboral de la empresa de componentes automovilísticos, y antes de irse había dicho a un compañero: "Firmo el convenio y me jubilo". ANSA

Equipo de Suecia se salva a última hora.

Un equipo de fútbol de la tercera división sueca, el Dalkurd FF de Borlänge, se salvó del accidente aéreo al cambiar de vuelo en el último momento, cuando el plantel estaba ya en el aeropuerto de Barcelona. Los jugadores, que habían pasado unos días concentrados en Barcelona, tenían billetes para viajar desde el aeropuerto del Prat a Düsseldorf y desde allí conectar con otro avión que les llevaría a Suecia. Pero los deportistas, la mayoría de origen kurdo, consideraron que la espera en tránsito en Düsseldorf era demasiado larga y cambiaron los pasajes. EFE

Mal tiempo

El mal tiempo puede dificultar hoy las labores de rescate del avión de Germanwings siniestrado en los Alpes franceses, que han sido canceladas temporalmente ante la falta de visibilidad por la noche. Una portavoz del Servicio Interregional de Météo-France del sudeste francés, informó que se espera un agravamiento de las condiciones meteorológicas "a partir del final de la noche o primeras horas de la mañana, con nieve a partir de 1.500 metros". Hoy, según esa portavoz, la meteorología "estará perturbada todo el día". EFE

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados