VIDEO

Brexit hace resurgir la xenofobia en Reino Unido

Cameron anunció un plan para contrarrestar estos ataques que se han hecho más frecuentes.

El triunfo del "brexit" ha derivado en una serie de incidentes xenófobos contra comunidades de inmigrantes en varios lugares del Reino Unido, lo que ha forzado al Gobierno a anunciar un próximo plan de acción a fin de erradicar esos ataques.

En el referendo del pasado jueves, el 51,9 % de los británicos se pronunció a favor de la ruptura con Bruselas, en un país que alberga actualmente a 3,3 millones de ciudadanos de la comunidad europea.

En algunas áreas del Reino Unido con fuerte presencia de inmigración polaca, como en la localidad de Huntingdon, en el condado inglés de Cambridgeshire, los vecinos han encontrado panfletos que decían en inglés y en polaco "Dejamos la UE. Se acabó la plaga polaca", según fotografías publicadas por la prensa.

En Londres, la Policía Metropolitana investiga las pintadas xenófobas halladas en un centro comunitario cultural polaco en el barrio de Hammersmith, al suroeste de la ciudad, y Scotland Yard confirmó ayer mismo la detención de un varón de 41 años en el norte de la capital por "incitar al odio racista" en las redes sociales.

Por su parte, el Consejo Musulmán de Gran Bretaña ha contabilizado en los últimos días un centenar de "incidentes de odio" y ha pedido a la ministra del Interior, Theresa May, que profundice en la seguridad de los inmigrantes.

El pabellón británico es retirado por funcionario en la sede de la UE. Foto: AFP
El pabellón británico es retirado por funcionario en la sede de la UE. Foto: AFP

Plan gubernamental.

Ante esta proliferación de brotes xenófobos, el primer ministro, David Cameron, afirmó ayer en el Parlamento que el Ejecutivo planea anunciar "en breve" un plan de acción a fin de atajar estos ataques "horrorosos" que deben "parar", si bien no desveló los detalles para atacar este nuevo escenario de violencia.

El profesor en política internacional Simon Philpott, de la Universidad de Newcastle (norte de Inglaterra), responsabilizó en parte a la campaña realizada por el bando a favor del "brexit" por haber "exacerbado" los brotes racistas en el país.

El experto dijo que teme que las expectativas para que haya "niveles bajos o cero de inmigración" contribuirán a "empeorar" esa crispación.

"Considero que las manifestaciones públicas del racismo se harán más comunes y más extremas", anticipó el analista tras argumentar que el "tono" del debate de los partidarios del "brexit" ha "legitimado los puntos de vista racistas".

En este sentido, a su juicio, figuras como el exalcalde de Londres el tory Boris Johnson,y el líder del eurófobo UKIP, Nigel Farage, han sido "particularmente lamentables" durante la campaña.

¿Campaña de miedo?

El rumano Radu Cinpoes, jefe del Departamento de Políticas, Derechos Humanos y Relaciones Internacionales de la Universidad de Kingston, en Londres, vinculó la proliferación de esos incidentes racistas a la "campaña de miedo" contra los inmigrantes hecha por el campo del "brexit" y a la prensa conservadora de este país.

Cinpoes, ponente invitado del centro cultural rumano en Londres, opinó que los diarios "de ideología de derecha" nacionales "desarrollaron continuamente una campaña de temor, en la que demonizaron al inmigrante", con lo que ahora "no sorprenden" los incidentes.

Muchos votantes del "brexit" contaban, además, con ver un "cambio inmediato" en los niveles migratorios de este país tras el referendo, lo cual es "muy poco probable" en el corto plazo.

Según este razonamiento, esa "decepción" podría "alimentar" de alguna manera los brotes xenófobos de una parte de la población, pues sus autores encuentran "legitimación" en sus actos a la luz del desenlace del referendo.

Para el experto en Ciencias Políticas de la Universidad de Bristol (oeste inglés) Mark Wickham-Jones, la campaña por la salida de la UE "sobrepasó los límites de lo que son argumentos aceptables en política" y el Gobierno debe ahora "enviar una clara señal que indique que la xenofobia es inaceptable".

En cuanto al efecto psicológico que sufren muchos de los extranjeros tras el plebiscito, el polaco Marek Komaga admitió que el "brexit" le ha provocado "perplejidad" y "disgusto" y que había dejado una sensación en el inmigrante de "no ser bienvenido".

El Brexit generó una grieta.

El Brexit afectó a miles de familias en las que los padres e hijos, abuelos y nietos, suegros y nueras están en lados opuestos y apenas se dirigen la palabra. "No logro mirar a la cara a mis padres", se desahoga una joven de 20 años sobre la página de Facebook llamada "48%" (el porcentaje de votos obtenidos por "Remain", es decir la permanencia) y que fue creada para dar espacio a los contrastes familiares surgidos por el resultado del referendo.

Además generó una ruptura generacional.

La primera cumbre sin los británicos.

Los mandatarios europeos empezaron ayer a marcar sus líneas rojas para unas eventuales negociaciones con Reino Unido sobre su marcha del bloque, en una primera reunión sin el primer ministro David Cameron en la que subrayaron su unidad.

En su último Consejo Europeo, el jefe de gobierno británico había solicitado la víspera tiempo para comunicar a sus socios europeos la voluntad de Reino Unido de abandonar el bloque, pero había subrayado que, aunque se marcharan, querían mantener "una relación económica lo más cercana posible" dentro del mercado único. Para ello pidió que la Unión Europea reformara primero "la libertad de circulación" de personas, uno de los temas claves de la campaña del referéndum británico en el que venció la opción de abandonar el bloque.

La respuesta de sus socios ayer fue contundente. "No habrá un mercado único a la carta", afirmó el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, al término de la reunión informal de los 27 jefes de Estado y de gobierno.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados