Crisis de gabinete

Brexit: Boris Johnson pone en jaque al gobierno de May

Renunció el canciller británico; discrepa con el proceso de salida de la UE.

Boris Johnson se bajó de la candidatura para ser primer ministro. Foto: AFP.
VEA EL VIDEO. Foto: AFP

El Brexit le está costando caro a Theresa May. Ayer lunes le estalló la peor crisis de gabinete, con la renuncia del ministro de Relaciones Exteriores, Boris Johnson, y de David Davis, el ministro del Brexit, por sus discrepancias con la primera ministra sobre la salida del Reino Unido de la Unión Europea (UE). May queda en una posición frágil.

Johnson y Davis no comparten el proyecto de May de negociar un "área de libre comercio" para bienes y productos agrícolas con los 27 socios comunitarios restantes tras el "Brexit".

"No estábamos de acuerdo en la manera de materializar el resultado del referéndum" sobre la UE, dijo May en el Parlamento, tres días después de que ordenara a sus ministros cerrar filas en torno a su plan de mantener estrechas relaciones comerciales con la UE tras la salida del bloque.

El Reino Unido tiene previsto salir definitivamente de la UE el 29 de marzo de 2019.

En su carta de renuncia, Johnson estimó que el Reino Unido se dirige "verdaderamente hacia el estatuto de colonia" de la UE y que el sueño del Brexit "está muriendo".

El líder de la oposición, el laborista Jeremy Corbyn, dijo que la unidad del gobierno fue una "ilusión" que "duró 48 horas", y estimó que May no está capacitada para alcanzar un acuerdo con la UE "cuando ni siquiera puede alcanzar un acuerdo con su propio gobierno".

Los euroescépticos más duros como Johnson y Davis pretendían cortar por lo sano con los socios europeos —y sobre todo en sus regulaciones y con la justicia europea—, y dedicarse a tejer acuerdos de libre comercio con países como Estados Unidos o Australia.

Davis negó que quisiera encabezar una rebelión interna contra May, pero la dimisión de Johnson acerca esa posibilidad por la debilidad parlamentaria de la primera ministra, que tiene que apoyarse en los unionistas norirlandeses para gobernar, y por la popularidad del ahora excanciller entre sus colegas conservadores.

May respondió a Davis con una carta que afirmaba que su plan para el Brexit "significará sin duda el regreso de poderes de Bruselas al Reino Unido", y que está en línea con su compromiso de abandonar el mercado único europeo y la unión aduanera.

En Bruselas, el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, expresó ayer lunes su esperanza de que estas dimisiones sirvan para frenar el Brexit.

"Los políticos van y vienen, pero los problemas que crearon para la gente permanecen. Solo puedo lamentar la idea de que el Brexit no se haya ido con Davis y Johnson. Pero... ¿quién sabe?", tuiteó Tusk, una idea que ya dejó entrever antes.

El nombramiento de Johnson en 2016 causó enorme sorpresa porque existía el sentimiento de que el exalcalde de Londres aspiraba al puesto de May e iba a esperar al mejor momento para conseguirlo.

Las renuncias de Johnson y Davis dispararon rumores sobre una posible moción de confianza contra May como líder del Partido Conservador, una votación que podría conducir a su sustitución como primera ministra. Para activar ese mecanismo, 48 diputados "tories" —un 15% de la bancada conservadora— debe expresar su voluntad de convocar una moción, lo que obligaría a May a contar con el apoyo de al menos 159 de sus 316 diputados —más del 50%— para conservar el puesto.

May designó ayer mismo al sucesor de Johnson. El elegido es Jeremy Hunt, hasta ahora en la cartera de Sanidad. También nombró a Dominic Raab en lugar de Davis como ministro para el Brexit. Raab es partidario de un "Brexit" duro, en el que el Reino Unido rompa por completo sus lazos con la UE, mientras que Hunt defendió la permanencia en el bloque antes del referéndum de 2016.

Trump mantiene su visita oficial a Londres

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, mantendrá su programada visita de cuatro días al Reino Unido a fines de esta semana, dijo la Casa Blanca ayer lunes, cuando el gobierno de Theresa May peligraba por al crisis en el gabinete británico desatada ayer.

"El presidente mantiene su expectativa por su visita de trabajo con la primera ministra el 13 de julio y por fortalecer aún más la relación especial entre Estados Unidos y el Reino Unido", declaró a periodistas la secretaria de prensa de la Casa Blanca, Sarah Sanders.

Luego de una cumbre de la OTAN en Bruselas, Trump tiene previsto llegar el jueves a Reino Unido para una visita de cuatro días, para discutir con May un acuerdo de libre comercio entre Reino Unido y Estados Unidos después de la salida británica de la UE.

"Camino a convertirnos en colonia" de Europa

El ahora excanciller británico Boris Johnson advirtió ayer lunes que Reino Unido terminará como una colonia de la Unión Europea, después de que el gobierno anunciara planes para una estrecha relación comercial con el bloque tras el Brexit el próximo año.

"Realmente nos dirigimos hacia el estatus de una colonia y muchos lucharán para ver la ventaja económica o política de ese arreglo en particular", dijo Johnson en un comunicado sobre su renuncia, a la que accedió el sitio web de información política Guido Fawkes.

Johnson estimó que el sueño del Brexit "está muriendo".

"Nos dirigimos verdaderamente hacia el estatuto de colonia" de la UE, insiste Johnson en su carta de dimisión dirigida a la primera ministra Theresa May, criticando su proyecto de mantener relaciones económicas estrechas con Bruselas luego del Brexit. El exministro de Relaciones Exteriores, partidario de una ruptura dura con el bloque europeo, lamentó que el sueño del Brexit "está muriendo".

PERFIL.

"BoJo", el candidato a Downing Street

Cuando Boris Johnson y David Cameron eran dos populares estudiantes de la elitista escuela de Eton y de la Universidad de Oxford, todo el mundo veía al muchacho de la melena rubia como el que tenía más posibilidades de llegar al 10 de Downing Street.

Años después, cuando Cameron era primer ministro y convocó el referéndum sobre la UE, daba por seguro que contaría con el apoyo de Johnson, entonces un popular alcalde de Londres.

Pero Johnson optó por dimitir y liderar la campaña del Brexit, tras haber preparado dos artículos para el Daily Telegraph: uno apoyando la permanencia y otro lo contrario. Dos años después, ayer lunes, Johnson dimitió como ministro de Relaciones Exteriores por sus diferencias con Theresa May en torno al Brexit.

Nacido en Nueva York en 1964, Alexander Boris de Pfeffel Johnson ya quería ser "rey del mundo" desde muy pequeño, contó su hermana Rachel a su biógrafo Andrew Gimson.

Tras sus estudios, en 1987, "BoJo" comenzó una carrera de periodista en The Times, que lo despidió apenas un año después por haberse inventado unas declaraciones. Después fue corresponsal del Daily Telegraph en Bruselas entre 1989 y 1994.

Se convirtió entonces en el periodista favorito de la primera ministra Margaret Thatcher, gracias a unos artículos que se mofaban sistemáticamente de las instituciones europeas.

Algunas de aquellas historias se convirtieron en mantras para los euroescépticos, como la que aseguraba que la UE iba a regular el tamaño de las bananas o acortar los condones.

En Bruselas terminó su matrimonio con Allegra Mostyn-Owen, a quien conoció en Oxford, y se acercó a una amiga de la infancia, Marina Wheeler, actualmente su esposa y la madre de sus cuatro hijos.

De 1999 a 2005 fue redactor jefe de la revista The Spectator, período en el que además fue elegido diputado por primera vez, en 2001.

Sin embargo, adquirió rango de estrella a partir de 2008 al convertirse en alcalde de Londres, un cargo con más exposición pública que competencias, particularmente durante los espléndidos Juegos Olímpicos de 2012.

En la mente de todos quedó marcada una imagen del alcalde Johnson, atascado en una tirolina (polea sobre un cable) durante los Juegos Olímpicos de Londres y agitando una banderita mientras esperaba que lo descolgaran. AFP

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º