LA PANDEMIA EN AMÉRICA LATINA

Brasil pasa los 50.000 muertos y Chile a Italia en número de casos

Chile es el octavo país del mundo con mayor número de contagios, acercándose a las estadísticas de España; y el tercero en Sudamérica, tras Brasil y Perú.

Coronavirus en San Pablo (Brasil). Foto: AFP.
Coronavirus en San Pablo (Brasil). Foto: AFP.

Brasil pasó la barrera de los 50.000 muertos por COVID-19, en tanto Chile superó a Italia en cantidad de contagios, con más de 242.000 casos, los países de la región que junto a Perú tienen las situaciones más delicadas.

En medio de una crisis política que tiene al presidente Jair Bolsonaro enfrentado a los gobernadores, al Congreso y al Poder Judicial, Brasil registró ayer domingo 632 nuevos fallecidos y alcanzar los 50.608 decesos, a poco más de tres meses de la confirmación de la primera muerte en el país, según datos oficiales de las Secretarías regionales de Salud.

Brasil reportó además 17.304 nuevos contagios por la COVID-19, con lo que el total de infectados asciende ya a 1.084.000.

Esta semana, Brasil registró cinco jornadas consecutivas por encima de la barrera de los 1.000 muertos, lo que confirma al país como el segundo del mundo tanto en número de víctimas como de contagios, solo detrás de Estados Unidos.

fútbol

Corinthians y Botafogo reportan varios positivos

Al menos 13 miembros del Corinthians y otros 17 del Botafogo, entre futbolistas, familiares y miembros de la comisión técnica, dieron positivo para el coronavirus, informaron ayer domingo esos clubes.

Ambas instituciones reanudaron el sábado sus entrenamientos presenciales bajo un estricto protocolo de salud, que incluye la realización de test rápidos, y han reportado el número de contagiados una vez concluidas las actividades por la noche.

El Corinthians de San Pablo afirmó en una nota que fueron realizados, entre los días 18 y 19, 190 test para detectar el nuevo coronavirus, de los que 8 jugadores dieron positivo, así como otros 5 integrantes de la comisión técnica. Pese a que ninguno de los infectados presenta síntomas, todos los contagiados permanecerán aislados y alejados de las actividades en el centro de entrenamientos por al menos 10 días, cuando deberán ser sometidos a nuevas pruebas.

El masajista del club paulista, Raimundo “Ceará”, fue ingresado en un hospital al presentar síntomas de la enfermedad, pero “ya ha presentado mejora”, según el Corinthians, que no informó si el colaborador ha sido diagnosticado con el patógeno.

En Río de Janeiro, el Botafogo reportó que ha realizado 353 test antes de reiniciar los entrenamientos y que 17 personas han dado positivo: 5 son jugadores, 6 integrantes del equipo técnico y 6 familiares. De acuerdo al club carioca, todos los infectados ya han iniciado un periodo de aislamiento social y están bajo acompañamiento diario del departamento médico.

Botafogo explicó que, así como Corinthians, también retomó las actividades presenciales después de que los gobiernos regionales de Río de Janeiro y San Pablo autorizaran el regreso de los entrenamientos.

En Río, el alcalde Marcelo Crivella dio un paso más allá y permitió además el regreso del Campeonato Carioca, que supuso la vuelta del fútbol en Brasil y toda Sudamérica.

Brasil prorroga cierre fronteras

El gobierno federal brasileño extendió la restricción a la entrada de extranjeros de cualquier nacionalidad en Brasil por otros 15 días, siguiendo la recomendación de la Agencia Nacional de Vigilancia Sanitaria (Anvisa).

La limitación se aplica a la entrada por carretera u otros medios terrestres, por aire o por transporte acuático.

El acto fue publicado en una edición adicional del Boletín Oficial el sábado por la noche y extiende el período de 30 días previsto en una ordenanza publicada el 22 de mayo.

La medida fue firmada por los ministros Walter Braga Netto (Casa Civil), André Mendonça (Justicia y Seguridad Pública), Tarcísio de Freitas (Infraestructura) y Eduardo Pazuello (Salud).

La ordenanza establece que la restricción no se aplica al brasileño, nacido o naturalizado; a inmigrantes con residencia permanente, por un período fijo o indefinido, en territorio brasileño; profesional extranjero en misión al servicio de una organización internacional; a pasajeros en tránsito internacional, siempre que no salgan del área internacional del aeropuerto y el país de destino admita su entrada; y a funcionarios extranjeros acreditados ante el gobierno brasileño. También hay excepciones para los extranjeros que son cónyuges, parejas, hijos, padres o curadores de brasileños, que tienen una entrada específicamente autorizada por el gobierno brasileño en vista del interés público o por razones humanitarias. Y también para el transporte de carga. 

Coronavirus en Santiago (Chile). Foto: AFP.
Coronavirus en Santiago (Chile). Foto: AFP.

Chile

Al otro lado de la Cordillera de los Andes, las autoridades sanitarias de Chile informaron ayer domingo de 5.607 nuevos contagios por la COVID-19, lo que supone un total de 242.355 enfermos, cifra con la que supera a Italia (238.499 casos) en cuanto a personas infectadas por el coronavirus.

En Chile se registraron 184 nuevos fallecidos, sumando un balance de 4.479 muertes, a los que se añaden los 3.069 decesos sospechosos de COVID-19, alcanzando 7.548 personas muertas en el país como consecuencia de la pandemia.

Desde que se registró el primer caso del coronavirus en Chile el pasado 3 de marzo, las autoridades han remarcado en diversas ocasiones que el país se estaba preparando desde enero para afrontar la llegada de la pandemia.

Dos semanas después del primer caso el presidente Sebastián Piñera destacó en una entrevista con CNN Chile que el país, que entonces apenas tenía 238 casos positivos y ningún fallecido, estaba “mejor preparado que Italia”, que en la misma fecha tenía 35.713 contagios y 2.978 decesos.

Algo más de tres meses después la situación epidemiológica sigue empeorando a diario mientras que en Italia se consiguieron estabilizar los contagios, a pesar de que el país europeo tiene una población tres veces mayor.

Con las nuevas cifras Chile es el octavo país del mundo con mayor número de contagios, acercándose a las estadísticas de España; y el tercero en Sudamérica, tras Brasil y Perú.

El ministro de Salud chileno, Enrique Paris, señaló en la rueda de prensa diaria que se establecerá cuarentena domiciliaria desde la noche del martes 23 en las ciudades de Antofagasta, Tocopilla y Mejillones. El Gobierno descartó desde el comienzo la cuarentena a nivel nacional y eligió una estrategia “selectiva” decretando confinamiento o no en función de la evolución de los brotes en el país.

Estas nuevas localidades, ubicadas a más de 1.000 kilómetros al norte de Santiago, se suman a la región Metropolitana, en la que se ubica la capital; varias ciudades en la región de Valparaíso, incluyendo la ciudad homónima y Viña del Mar; y en el norte Iquique, Alto Hospicio, Pozo Almonte y Calama.

Chile se encuentra actualmente bajo estado de excepción por catástrofe y toque de queda nocturno, con las fronteras cerradas, al igual que las escuelas y los negocios que no son de primera necesidad.

El presidente Sebastián Piñera promulgó ayer domingo una ley que amplía el monto y la cobertura de las ayudas para hogares vulnerables para enfrentar la pandemia. La normativa está incluida dentro de una ley de emergencia aprobada en tiempo récord tras una gran acuerdo político para añadir otros 12.000 millones de dólares a un plan de ayuda estatal y de reactivación económica, con un horizonte de dos años, destinado a enfrentar los efectos del coronavirus, que podría significar una caída del PIB de hasta un 7,5% en 2020.

Argentina superó los 1.000 fallecidos

Los muertos por coronavirus en Argentina alcanzaron ayer domingo las 1.000 personas, sobre un total de 41.204 casos confirmados, en momentos en que el país mantiene un aislamiento obligatorio. El Gobierno dijo que 12.728 personas se recuperaron del virus.

Argentina cumplió este sábado tres meses desde que inició su cuarentena obligatoria, con gran parte del país en una fase de apertura del aislamiento mientras Buenos Aires y otras zonas críticas viven sus peores días por la COVID-19 hasta ahora.

El primer caso de coronavirus confirmado se produjo el 3 de marzo -un hombre que regresó de un viaje por Italia y otros países europeos- y el 16 de marzo se tomaron medidas avanzadas de prevención como el cierre de fronteras y la suspensión de clases, dos disposiciones que todavía duran.

El decreto de la cuarentena, que según el primer plazo previsto por el Gobierno debía ser vigente por 12 días, pasó ya los 90 días y sigue sumando, a la espera de un pico de contagios que parece llegar poco a poco, pero mientras el desarrollo de la pandemia ha provocado el cierre definitivo de comercios en el país.

Argentina se encontraba ya en una grave crisis económica antes de la pandemia, desde 2018, y en paralelo a la gestión del coronavirus, el Ejecutivo de Fernández tiene entre manos la renegociación de bonos por cerca de 66.000 millones de dólares para evitar caer en cese de pagos.

Cerca de 13 millones de personas -casi un tercio del país- viven en el foco de contagios, el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA).

Sin contar al AMBA y a regiones en estado complicado como Chaco y Río Negro, la gran mayoría de las provincias del país hace semanas que no registran casos, y en una de ellas, Catamarca, el virus no ha penetrado.

En esas zonas, la cuarentena obligatoria como tal acabó el 7 de junio y la actividad económica ha vuelto a la normalidad bajo un régimen de “distanciamiento social”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados