PROTESTAS

Brasil estremecido por movilización de grupos opositores a Bolsonaro

Las manifestaciones se realizaron pese a que Brasil ha experimentado en el último mes una significativa reducción en el número de casos y muertes por el COVID-19.

Protesta contra Bolsonaro en Brasil. Foto: AFP
Protesta contra Bolsonaro en Brasil. Foto: AFP

Las calles de 20 Estados de Brasil fueron escenario, ayer sábado, de manifestaciones para exigir la destitución del presidente Jair Bolsonaro por su gestión frente a la pandemia del coronavirus, la cuarta protesta, en menos de dos meses.

Las manifestaciones convocadas por las centrales sindicales y movimientos sociales se realizaron pese a que Brasil ha experimentado en el último mes una significativa reducción en el número de casos y muertes por el COVID-19, gracias a los efectos de la campaña de vacunación, aunque las autoridades se mantienen en alerta ante el goteo de infecciones con la variante Delta.

Después de una segunda ola de la pandemia demoledora, que se extendió prácticamente durante los primeros seis meses del año, la incidencia del COVID-19 en el país ha remitido levemente, aunque de forma muy lenta y dentro aún de niveles elevados.

En los últimos siete días, la media diaria de contagios por coronavirus es de cerca de 40.000, un 50% menos respecto a finales de junio, y la de fallecidos de casi 1.200, un 43% menos frente al 21 de junio.

De continuar esa tendencia, Brasil podría bajar en próximas semanas del promedio de 1.000 fallecidos al día en el que permanece desde enero pasado y que ha llevado la cifra total de óbitos hasta los 545.604 desde el inicio de la crisis sanitaria. Los CTI públicos de los 27 estados brasileños están por debajo del 90% de ocupación por primera vez desde diciembre de 2020.

Desde que el proceso de vacunación comenzó seis meses atrás, un 45% la población ha recibido al menos una dosis de la vacuna. No obstante, apenas un 17% de sus más de 212 millones de habitantes, cuenta con el ciclo completo de vacunación.

Jair Bolsonaro. Foto: AFP
Jair Bolsonaro. Foto: AFP

En más de 400 ciudades, los manifestantes también pidieron acelerar el proceso de vacunación y aumentar el monto de los auxilios para que los más pobres puedan enfrentar la crisis que llegó con el virus, que deja ya más de 14,8 millones de desempleados.

Las manifestaciones más multitudinarias ocurrieron en São Paulo, la ciudad más poblada del país y la más golpeada por la pandemia, Río de Janeiro, Recife, Belo Horizonte y también en Brasilia, donde las protestas se concentraron ante la sede del Congreso, para reforzar la presión por un juicio político contra Bolsonaro. “La indignación de las personas y las protestas de las calles van a llegar al Congreso. Los partidos y los sindicatos presionan para que se abra el proceso de destitución”, indicó a Efe Gleissi Hoffman, presidente del Partido de los Trabajadores (PT), la principal formación opositora a la que pertenece el expresidente Luiz Inácio Lula da Silva.

En el mismo sentido se manifestó Víctor Ferreira, un empresario de 25 años que salió a protestar contra el mandatario disfrazado de Indiana Jones y quien dijo que a Bolsonaro lo van a destituir sus propios seguidores.

La gestión del gobierno de Bolsonaro es duramente cuestionada por sospechas de corrupción en la compra de vacunas, que han sido destapadas por las investigaciones que adelanta una comisión del Senado y que han puesto hasta al mismo mandatario bajo el ojo de la Fiscalía.

Ayer sábado, el presidente Bolsonaro realizó un paseo en moto por Brasilia y zonas cercanas, sin tapabocas, acompañado del ministro de Defensa, Walter Braga Netto y el secretario de la Presidencia, Luis E. Ramos. La recorrida suscitó pequeñas aglomeraciones de ciudadanos que lo saludaron y se tomaron selfies con el mandatario.

Por ejemplo, se detuvo en la Feria del Productor y fue elogiado por numerosas personas, con las que conversó. También sostuvo diálogos telefónicos con otros ciudadanos. (Con información de EFE y O Globo-GDA)

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados