CAYÓ 1,5% EN ENERO-MARZO

Brasil a la espera del desplome económico

La economía brasileña se contrajo un 1,5% en el primer trimestre y el Gobierno espera un desplome aún mayor en el segundo trimestre.

San Pablo: calles vacías pese a sus 12 millones de habitantes. Foto: Reuters
San Pablo: calles vacías pese a sus 12 millones de habitantes. Foto: Reuters

La economía brasileña se contrajo un 1,5% en el primer trimestre y el Gobierno espera un desplome aún mayor en el segundo trimestre, cuando el país sentirá totalmente los efectos de la paralización de actividades por la pandemia del COVID-19, así como una recesión histórica en 2020.

Según los datos publicados ayer viernes por el Instituto Brasileño de Geografía y Estadísticas, el PIB del país se contrajo 1,5% en el primer trimestre en relación a los últimos tres meses del año pasado -su mayor caída en esta comparación desde el segundo trimestre de 2015- y un 0,3% frente al mismo período de 2019.

La retracción hasta marzo, sin embargo, aún no refleja totalmente los efectos de la pandemia, ya que las primeras medidas de paralización de actividades en Brasil fueron adoptadas en la segunda quincena de marzo, por lo que los analistas prevén que la crisis será medida con más precisión en el segundo trimestre y que el país terminará el año con una caída del PIB de cerca del 5%.

El Gobierno igualmente prevé una retracción económica muy superior en el segundo trimestre. “Los efectos sobre la salud de la población brasileña y de nuestra economía aún persisten. De esa forma el resultado económico de la actividad en el segundo trimestre será aún peor”, admitió el Ministerio de Economía en un comunicado.

De acuerdo con la nota, la retracción en el primer trimestre abortó el proceso de recuperación que el país intentaba desde 2017.

“El resultado negativo en el primer trimestre, aunque esperado, lamentablemente le pone fin a la recuperación económica en curso desde comienzos de 2017”, según el comunicado.

A comienzos del año el Gobierno esperaba un crecimiento del 2,5% en 2020, que finalmente le daría impulso al país tras la histórica recesión que Brasil sufrió en 2015 y 2016, cuando el PIB se retrajo cerca de siete puntos porcentuales.

La economía comenzó a recuperarse en 2017 pero venía creciendo muy lentamente: 1,3% en 2017, 1,3% en 2018 y 1,1% en 2019.

Con la pandemia el Gobierno revisó sus proyecciones y ahora espera una retracción del 4,7% en 2020, un índice optimista con respecto a la caída del 5,8% que esperan los economistas.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados