CORONAVIRUS

Brasil se convirtió en el segundo país del mundo con más muertes por COVID-19

El país también registró 25.982 nuevos casos de COVID-19 en las últimas 24 horas, alcanzando 828.810 infecciones confirmadas.

Intervención urbana en la playa más famosa de Río de Janeiro para mostrar la situación sanitaria en Brasil. Foto: Reuters
Intervención urbana en la playa más famosa de Río de Janeiro para mostrar la situación sanitaria en Brasil. Foto: Reuters

Era cuestión de días. La rápida expansión de la pandemia en Brasil lo ubicó ya hace unas semanas como el segundo país del mundo en número de enfermos de COVID-19, y ahora también ocupa ese lugar en muertos. Dos tristes trofeos que sin embargo mantiene al presidente Jair Bolsonaro dudando de las cifras.

Brasil superó ayer viernes a Reino Unido y se convirtió en el segundo país con mayor número de muertes por COVID-19 al alcanzar los 41.828 fallecidos. El Ministerio de Salud registró 909 nuevas muertos y 25.982 nuevos casos, con lo que el balance total de contagios confirmados ascendió a 828.810.

El Reino Unido tenía hasta ayer 41.481 fallecidos por COVID-19. Estados Unidos es el país con mayor número de casos del mundo con 2.039.468, y también lidera la estadística mundial de muertos: 114.446.

Brasil tiene una población de 210 millones de habitantes. Calculado por millón de habitantes, el panorama de decesos en Brasil es, sin embargo, menos dramático: 199, frente a los 344,5 de Estados Unidos y los 611 de Reino Unido, que ahora es el tercero en muertos.

Apertura.

Pese a que la curva aún no ha llegado al pico, lo que podría ocurrir en las próximas semanas, la gran mayoría de los 27 estados brasileños continúan firmes con sus planes de desescalada, criticados por la comunidad científica y aplaudidos por el presidente Bolsonaro.

“Es bastante arriesgada esa flexibilización ahora, considerando que estamos en un momento descontrolado de la pandemia en el país, con un aumento de casos confirmados y óbitos”, dijo a EFE el médico Leonardo Weissmann, consultor de la Sociedad Brasileña de Infectología (SBI).

Un hombre camina este viernes por Río de Janeiro. Foto: Reuters
Un hombre camina este viernes por Río de Janeiro. Foto: Reuters

Desde el pasado 26 de febrero, cuando se registró oficialmente el primer caso, el coronavirus ha llegado ya al 80% de los municipios de un Brasil que sigue con un ministro de Salud interino, el general Eduardo Pazuello, quien no tiene experiencia en el área.

Pazuello asumió el cargo a mediados de mayo después de que Brasil perdió a dos ministros de Salud, ambos médicos, en menos de un mes por sus divergencias con Bolsonaro sobre la gestión de la crisis del coronavirus.

Bolsonaro volvió a insinuar en las últimas horas que las cifras de la enfermedad están siendo manipuladas con el objetivo de erosionar la imagen de su Gobierno.

Por ello, invitó a sus seguidores “a buscar una manera de entrar” en los hospitales públicos y grabar con sus móviles para saber si están saturados o no.

Esta nueva iniciativa del presidente llega días después de que la oposición y asociaciones médicas acusasen al Gobierno de un “apagón informativo” tras omitir los números totales de casos y muertes, que tuvo que incluir de nuevo en sus boletines tras un fallo del Tribunal Supremo Federal, la máxima corte judicial brasileño.

Las nuevas cifras de muertes e infectados se conocen además casi al mismo tiempo de que un estudio de la brasileña Fundación Oswaldo Cruz (Fiocruz), el mayor centro de investigación médica de Latinoamérica, mostrara que los habitantes de las grandes ciudades del país comenzaron la flexibilización del aislamiento a finales de mayo, antes de lo permitido por las autoridades locales.

Con base a datos GPS y otros indicadores, constataron en las últimas semanas un aumento medio del 20% en los atascos de vehículos en San Pablo, Río de Janeiro, Recife, Manaus y Porto Alegre. Estas ciudades están actualmente en plena desescalada, pese a que los contagios y las muertes siguen al alza.

El estado de San Pablo, que actualmente tiene casi un 70 % de las camas de CTI ocupadas, sigue siendo el epicentro de la pandemia en Brasil, con 10.368 muertes y 167.900 casos, seguido de Río de Janeiro, que contabiliza 7.417 fallecidos y 77.784 contagios.

A ejemplo de otros países afectados por la pandemia, Brasil ha iniciado estudios de seroprevalencia a nivel nacional para intentar descubrir qué porcentaje de la población ha estado en contacto con el nuevo coronavirus.

Jair Bolsonaro este martes en Brasilia (Brasil). Foto: Reuters
Jair Bolsonaro este martes en Brasilia (Brasil). Foto: Reuters

La segunda edición, elaborada entre el 4 y el 7 de junio, indica que el número de personas infectadas con el patógeno creció un 53% con respecto a la primera fase del sondeo, que data de mediados de mayo.

En las 83 ciudades estudiadas en ambas rondas de la investigación, la proporción de la población con anticuerpos saltó desde el 1,7% al 2,6%, lo que evidencia que la inmunidad de grupo está muy lejos de ser alcanzada.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados