Camino al domingo 28

Brasil: Bolsonaro se afirma y saca 18 puntos a Haddad

Candidato de ultraderecha tiene 59% de intención de voto; el del PT, 41%.

Jair Bolsonaro: los socialistas lo llamaron “homofóbico, misógino y racista”; la oposición cree que fue el descrédito del PT lo que lo hizo crecer. Foto: AFP
Jair Bolsonaro. Foto: AFP

El ultraderechista Jair Bolsonaro consolida su favoritismo para ganar la carrera presidencial en Brasil: ahora le lleva 18 puntos de ventaja al izquierdista Fernando Haddad.

Para el balotaje del domingo 28, Bolsonaro reúne un 59% de las intenciones de votos válidos (excluyendo nulos, blancos e indecisos), frente a un 41% de Haddad, según una encuesta divulgada ayer lunes por la consultora Ibope.

Un sondeo anterior de Datafolha de hace una semana, le daba a Bolsonaro una intención de voto de 58% y a Haddad del 42%, por lo que la encuesta de Ibope viene a ampliar la ventaja de 16 a 18 puntos.

El rechazo a Haddad, de 47%, supera al de Bolsonaro, de 35%, de acuerdo con Ibope, que entrevistó a 2.506 personas entre el sábado 13 y el domingo 14. La encuesta fue encargada por el diario O Estado de São Paulo y la cadena Globo.

Bolsonaro, candidato del Partido Social Liberal (PSL), ha logrado consolidarse como un político que no fue alcanzado por los grandes escándalos de corrupción de los últimos años y que promete "mano dura" a la violencia. Y, con una propuesta económica liberal, se ha ganado la simpatía de los mercados.

Haddad fue designado candidato del Partido de los Trabajadores (PT) tras la inhabilitación electoral de Luiz Inácio Lula da Silva, que cumple desde abril una condena de 12 años de prisión en Curitiba por corrupción y lavado de dinero.

Haddad antes de una rueda de prensa en San Pablo. Foto: AFP
Haddad antes de una rueda de prensa en San Pablo. Foto: AFP

La encuesta de Ibope apunta también que un 41% de los entrevistados votaría "con seguridad" en Bolsonaro, mientras el 35% del electorado no votaría "de ninguna manera" por el ultraderechista, un nostálgico de la dictadura militar (1964-1985) y polémico por sus declaraciones de tinte racista, machista y homófobo.

Por su parte, el suplente de Lula registró un nivel de rechazo de un 47%, mientras el 28% manifestó que "seguramente" votaría por él.

En la primera vuelta del pasado 7 de octubre, el ultraderechista se impuso con el 46% de los votos, frente al 29% que recibió el abanderado del PT.

"Como Venezuela".

Ayer lunes Bolsonaro tuvo una breve salida de su domicilio, donde se recupera de un apuñalamiento recibido en la primera semana de septiembre en un acto político. El favorito para ganar la presidencia de Brasil comparó la criminalidad en Río de Janeiro con la de Venezuela, "un país en decadencia total", y advirtió que hará frente a la delincuencia "preservando" antes que nada la vida de los policías.

"Después del cumplimiento de la misión, ustedes tienen que ser condecorados y no procesados", declaró Bolsonaro durante una visita al Batallón de Operaciones Especiales (Bope) de la Policía Militar (un cuerpo represivo que depende de la autoridad de cada Estado) en Río de Janeiro.

Bolsonaro reiteró su promesa de proteger jurídicamente a los agentes policiales que puedan ser acusados de excesos durante los operativos contra la criminalidad que impera en numerosas favelas de Río de Janeiro.

"Lo que pasa en relación con la criminalidad en Río, no pasa en ningún lugar, a no ser en países que están en proceso de decadencia total, como Venezuela", dijo Bolsonaro.

Enfrentamientos entre policía y delincuentes en las favelas son comunes. Foto: Reuters
Foto: Reuters

Brasil registró el año pasado 63.800 muertes violentas: 30,8 por cada 100.000 habitantes, que en Río de Janeiro llegan a 40,4/100.000, según la ONG Foro de Seguridad Pública.

Venezuela cerró 2017 con 26.000 homicidios, 89/100.000, según la ONG Observatorio Venezolano de Violencia.

Los policías de Río son los que más mueren en Brasil, pero también los que más matan. Entre septiembre de 2017 y el mismo mes de este año, murieron en Río 1.595 personas en acciones policiales, durante las cuales también perdieron la vida 39 agentes, según el Instituto de Seguridad Pública (ISP).

En febrero el gobierno de Michel Temer ordenó una intervención militar del área de seguridad de Río, ante la ola de violencia que se desató después de los Juegos Olímpicos de 2016, con tiroteos constantes en las favelas entre la policía y bandas narcotraficantes.

"Una amenaza".

Por su parte Haddad faltó ayer a su cita con Lula en la prisión y redobló sus ataques contra su rival. "Bolsonaro es una amenaza concreta a las instituciones. No voy a ahorrar esfuerzos para evitar lo peor. Estamos lidiando con uno de los peores parlamentarios de la historia, como si fuera banal lo que está ocurriendo", dijo en una rueda con periodistas en San Pablo.

También alertó sobre el aumento de la violencia por motivos políticos y afirmó que con Bolsonaro, al que evita referirse por su nombre y apellido, convertiría a Brasil en "un país de milicianos" como ocurre, según señaló, en la Filipinas del presidente Rodrigo Duterte.

"Vamos a congregar todas las fuerzas democráticas para vencer lo que en mi opinión sería el mayor retroceso de la historia del país", agregó.

El candidato del PT aseguró que las personas "están con miedo de manifestarse" por el temor de sufrir ataques, después de las agresiones verbales y físicas verificadas en las últimas semanas en diversas ciudades de Brasil por cuestiones políticas.

Faltazo en la visita de cada semana a Lula
Fernando Haddad: el candidato del PT fue a visitar a Lula el lunes a la cárcel. Foto: Reuters

El candidato del PT Fernando Haddad faltó ayer lunes a su cita con Lula da Silva en la prisión donde el expresidente cumple pena por corrupción. 

Haddad concurría a la prisión todos los lunes desde que el pasado 11 de septiembre asumió la candidatura del PT.

La última vez que acudió hasta la sede policial de la ciudad de Curitiba, donde está confinado el exmandatario, fue el lunes 8, apenas un día después de la primera vuelta electoral, en la que obtuvo un 29% de los votos frente al 46% de Bolsonaro. Desde entonces, Haddad ha citado menos a Lula en público, a diferencia de como hizo en la primera parte de la campaña, para empezar a ser él mismo e imponer un sello particular a su candidatura. En un intento de conformar un "frente democrático" lo más amplio posible para vencer el 28 de octubre, la campaña del PT cambió el lema "Lula es Haddad, Haddad es Lula" por la frase "Un Brasil para todos", y dejó de lado el color rojo del partido por el verde y amarillo de la bandera brasileña.

Sorpresiva visita a la policía militar de Río

Jair Bolsonaro dijo ayer lunes que "quienes van a mandar en Brasil serán los capitanes". Las declaraciones de Bolsonaro fueron durante una visita que realizó al Batallón de Operaciones Especiales (Bope) de la Policía Militar, en la zona sur de Río de Janeiro, y se dieron en forma jocosa hacia el coronel que ejerce el mando en ese Batallón.

El ultraderechista, capitán de la reserva del Ejército, dijo que aunque el coronel tiene el mando en la sede del Bope, si llega a la Presidencia "quienes va a mandar en Brasil serán los capitanes".

Durante la visita, Bolsonaro le dijo al grupo de policías que con él habrá "uno de nosotros" en la Presidencia de Brasil, luego de explicarles lo lejos que había llegado su partido en el Congreso sin hacer campaña en las calles y sin los dineros públicos que otorga el Gobierno.

"Tenemos la segunda bancada en Brasilia, sin televisión, sin fondo partidista, sin nada. Entonces tenemos que intentar cambiar, hacer lo correcto. Creo que eso es posible, después de todo, no tenemos otro camino. Muchas gracias a todos ustedes por la confianza", declaró.

Bolsonaro, que defiende la liberación de la venta de armas para civiles, afirmó en un discurso dirigido a los efectivos policiales que entiende su candidatura como una "misión de Dios" para "cambiar el destino de esta gran nación". "Tenemos que preservar la vida humana de las personas de bien y ustedes son personas de bien", aseguró Bolsonaro. "Pueden estar seguros, llegando (a la Presidencia), tendremos uno de los nuestros allí en Brasilia. ¡Calavera!", afirmó el candidato del Partido Social Liberal (PSL), al cerrar su discurso con el tradicional grito del batallón.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados