REINO UNIDO

Boris Johnson resiste planteo de moción de censura

Tras conocerse el pedido de disculpas del gobierno por las fiestas en Downing Street, el líder del Partido Laborista, Keir Starmer, volvió a pedir la dimisión de su rival político.

Boris Johnson. Foto: AFP.
Boris Johnson. Foto: AFP.

El Gobierno británico confirmó ayer que se ha disculpado formalmente ante Isabel II por dos fiestas que se celebraron en su sede de Downing Street la víspera del funeral el 17 de abril del príncipe Felipe, que la soberana siguió sentada sola y con mascarilla en cumplimiento de las restricciones vigentes.

Un portavoz del despacho y residencia oficiales del primer ministro, Boris Johnson, dijo a los medios que los festejos en un momento de duelo nacional fueron “lamentables” y confirmó que representantes del Ejecutivo han pedido perdón por teléfono al Palacio de Buckingham.

Preguntado por qué no fue el propio líder conservador quien se disculpó en persona, la fuente dijo: “El primer ministro ya dijo que hubo malas decisiones y que es correcto que la gente se disculpe, como él ya hizo esta semana” en relación a una fiesta a la que asistió el 20 de mayo de 2020, durante el primer confinamiento.

Tras conocerse este contacto con la casa real, el líder del Partido Laborista, Keir Starmer, volvió a pedir la dimisión de su rival político, mientras el liberaldemócrata Ed Davey le exigió que pida perdón personalmente a la reina “por la ofensa que le ha causado y a millones de otras personas que han perdido a seres queridos”.

“Esto prueba hasta qué punto ha degradado Boris Johnson el puesto de primer ministro. Los conservadores han decepcionado al Reino Unido”, aseveró Starmer, que apostilló que una disculpa “no es lo único” que el jefe del Gobierno “debe ofrecer al palacio” (también su dimisión).

Presión.

Varios diputados conservadores, algunos de los cuales fueron fervientes partidarios del primer ministro, se unieron a la oposición para pedir su dimisión.

Andrew Bridgen fue el último en presentar una carta ante el comité que gestiona el grupo parlamentario del Partido Conservador, denunciando un “vacío moral en el corazón del gobierno” y pidiendo una moción de censura interna contra su líder.

Si se reciben suficientes de estas cartas, el comité tendrá que organizar un nueva asamblea para reemplazar a Johnson. Y aunque la mayoría de su gobierno lo ha apoyado, uno de los pesos pesados, el ministro de Finanzas Rishi Sunak, considerado posible candidato a primer ministro, se mostró mucho más reservado.

Mientras tanto, Johnson y sus ministros repiten una y otra vez que hay que esperar a la publicación de las conclusiones, en el mejor de los casos la próxima semana, de una investigación interna sobre las presuntas fiestas ilegales encargada a alta funcionaria Sue Gray. Pero el diario The Times adelantaba ayer que esta no habría encontrado pruebas suficientes de delitos penales.

Johnson cuenta de momento con el apoyo de sus ministros, encabezados por la titular de Exteriores, Liz Truss, que ayer le confirmó su respaldo e instó a “pasar página” para centrarse en el gobierno del Reino Unido. Por su parte, el secretario de Estado de Seguridad, Damian Hinds, negó que exista dentro del Gobierno “una cultura de saltarse las normas” y dijo que su jefe ha mostrado “un liderazgo muy fuerte” especialmente durante la pandemia. (Con información de EFE y La Nación /GDA)

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados