EL NUEVO GOBIERNO BRITÁNICO

Boris Johnson y su estrategia de choque con la Unión Europea

El primer ministro insiste con volver a negociar el Brexit, pero el bloque europea lo considera “inaceptable”.

Boris Johnson, primer ministro británico. Foto: AFP
Boris Johnson, primer ministro británico. Foto: AFP

El nuevo primer ministro británico, Boris Johnson, y el presidente estadounidenses, Donald Trump, tienen un estilo de gobernar muy similar. Por ejemplo, les gusta ir al choque, actuar sin importar las consecuencias políticas, confiados en que saldrán airoso. En sus primera horas en el gobierno, Johnson, al que algunos llaman el “Trump británico”, ya dio muestra de este estilo.

El primer ministro planteó este jueves sus condiciones para un nuevo acuerdo de salida del Reino Unido de la Unión Europea (UE). “El acuerdo fue rechazado tres veces (...) Sus términos son inaceptables para este Parlamento y este país”, declaró Johnson, durante su primer discurso ante los diputados británicos desde que asumió el cargo el miércoles.

Johnson, que ha nombrado un nuevo gabinete mayoritariamente euroescéptico, reclamó en particular “la abolición de la salvaguarda” irlandesa, destinada a evitar la reimposición de controles en la frontera entre la provincia británica de Irlanda del Norte y su vecina la República de Irlanda tras el Brexit.

El ministro irlandés de Relaciones Exteriores, Simon Coveney, acusó ayer viernes a Johnson de llevar al Reino Unido a “un enfrentamiento” con la UE.

Un acuerdo firmado en 1998 puso fin a tres décadas de conflicto en Irlanda del Norte, entre los republicanos nacionalistas (católicos), los partidarios de la reunificación de Irlanda y los unionistas (protestantes) Defensores de la Corona Británica.

"Inaceptable".

La posición de Johnson a favor de un Brexit sin acuerdo fue consideraba “inaceptable” por el negociador de la UE Michel Barnier, utilizando el mismo vocabulario que el primer ministro británico.

Por su parte, el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, reiteró en su primera discusión con Johnson, que el acuerdo concluido en noviembre con la anterior primera ministra Theresa May es el “mejor y único” pacto posible. Los dirigentes de la UE han repetido siempre que no reabrirían ese acuerdo. En cambio, están abiertos a cambiar la declaración política adjunta al acuerdo, que sienta las bases de la futura relación entre el Reino Unido y la UE tras el Brexit.

Juncker. el presidente de la Comisión Europea quiere acordar. Foto. AFP
El primer ministro y líder del Partido Conservador goza de una gran popularidad. Foto: AFP

“Preferiría que salgamos de la UE con un acuerdo”, afirmó Johnson, a pesar de haber anunciado que había pedido a Michael Gove, su mano derecha en el gobierno, que preparase el “no deal”, sinónimo entre otras cosas de volver a los controles de fronteras, una “prioridad absoluta”.

Johnson prometió, “cueste lo que cueste”, salir de la UE antes del 31 de octubre, para hacer de su país “el lugar más genial del mundo”, tratando de alejar las predicciones pesimistas en caso de “no deal”.

El frente interno.

Sin haber aún depositado sus enseres en Downing Street, donde se instalaría junto a su compañera de 31 años, Carrie Symonds, Johnson cesó a gran parte del equipo de May, y nombró en las carteras clave a fervientes “Brexiters”, como Dominic Raab (45), en Relaciones Exteriores, Priti Patel (47), nueva ministra del Interior, o Jacob Rees-Mogg (50), encargado de las relaciones con el Parlamento.

El líder del Partido Laborista, Jeremy Corbyn, el principal de oposición, denunció un “gobierno de extrema derecha” y advirtió que su partido se opondrá a cualquier acuerdo de Brexit que no proteja al empleo, los derechos de los trabajadores y al medio ambiente.

Corbyn clama por elecciones anticipadas, recordando que Johnson fue elegido solamente por los afiliados al Partido Conservador. Sin embargo, la posibilidad de tal consulta es poco probable, sostiene John Curtice, profesor de política en la universidad de Strathclyde, estimando en el Telegraph que sería un “terrible error para los tories”, dado que las encuestas les son poco favorables.

Con Trump, “sensacional”.

En medio de estas tensiones políticas, el embajador de Estados Unidos en Londres, Woody Johnson, dijo primer ministro británico y Trump tendrán una relación “sensacional”, pues comparten muchos objetivos.

En una entrevista con BBC Radio 4, el diplomático opinó que Trump no tendrá en cuenta antiguas críticas que le dirigió el británico y querrá en cambio “mirar hacia adelante”, de cara a propiciar un futuro acuerdo comercial bilateral.

Trump dijo que el británico será un primer ministro “genial”, y le comparó consigo mismo al afirmar que será “el Trump del Reino Unido”.

Reclutarán a 20.000 policías.

El primer ministro británico, Boris Johnson, anunció ayer viernes su intención de reclutar 20.000 nuevos policías en Inglaterra y Gales. El Colegio de Policía aplaudió el compromiso de Johnson, pero advirtió que existen “riesgos logísticos” como la falta de instructores necesarios para la formación de los agentes. Johnson manifestó que quiere completar los reclutamientos, que serán supervisados por una nueva junta policial nacional, en un periodo de tres años.

“La gente quiere ver a más policías en sus vecindarios, protegiendo al público y recortando el crimen”, señaló. El plan tendrá un costo de unas 500 millones de libras (557 millones de euros) durante el primer año.

Los escenarios posibles

La Unión Europea cede a Boris Johnson. La UE acepta finalmente un nuevo acuerdo de retiro sin la famosa “salvaguarda” destinada a evitar la reimposición de controles en la frontera entre la provincia británica de Irlanda del Norte y su vecina la República de Irlanda.

La Unión Europea no cede ante Johnson. Sin embargo, el escenario anterior, que permitiría evitar las consecuencias económicas temidas de un divorcio brutal, parece poco probable. La UE ha reiterado que no tienen la intención de renegociar el Brexit.

Lo más temido, un Brexit sin acuerdo. El Reino Unido sale de la Unión Europea sin acuerdo de retiro, un escenario para el que Boris Johnson se dice preparado: prometió dejar al bloque pase lo que pase el 31 de octubre, fecha de salida dos veces pospuesta.

El Parlamento y la factura del Brexit. El Parlamento es hostil a un Brexit sin acuerdo. Johnson podría suspender el Parlamento, provocando una crisis política. Además, deberá pagar 50.000 millones dólares a la UE para saldar los compromisos asumidos.

Otro referéndum o elecciones. Jeremy Corbyn, líder laborista, quiere un nuevo referéndum sobre el Brexit o elecciones legislativas anticipadas. Tal escrutinio podría organizarse tras la votación de una moción de censura contra el gobierno.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)