LA GUERRA CIVIL EN SIRIA

Bajo las bombas, Alepo le reza a EE.UU. y Rusia

Ataques aéreos se cobraron decenas de vidas esta semana.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Siria: en Alepo hay 250.000 personas en emergencia humanitaria. Foto: AFP

Aviones sirios y rusos bombardearon de nuevo ayer jueves Alepo, donde los ataques aéreos mataron a por lo menos 71 civiles en 48 horas.

Principal frente del conflicto sirio, Alepo vive su peor ciclo de violencia desde que hace tres semanas comenzara una ofensiva del ejército sirio apoyada por la fuerza aérea rusa para reconquistar la parte rebelde de esta localidad, dividida desde 2012 en un área gubernamental y otra insurgente.

Por su parte, las fuerzas armadas rusas anunciaron ayer jueves estar dispuestas a garantizar a los rebeldes armados una salida de la metrópolis.

Niños abatidos.

En la parte rebelde, donde viven 250.000 habitantes, más de 370 personas, en su mayoría civiles —incluyendo 68 niños— han perdido la vida desde el 22 de septiembre por los bombardeos aéreos y los disparos de artillería, según un balance del Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH).

Al menos siete civiles fueron abatidos ayer en bombardeos aéreos, según el OSDH, mientras que el ejército seguía avanzando y capturando varias colinas sobre la parte rebelde.

La ONU, Francia y Estados Unidos han denunciado "crímenes de guerra" de parte de rusos y el régimen sirio.

La televisión estatal siria dio cuenta por su parte de la muerte de cuatro niños por disparos de cohetes, ayer jueves, que alcanzaron una escuela en la parte de Alepo controlada por el gobierno de Damasco.

Residentes de la parte gubernamental aseguraron que se habían visto obligados a salir de sus vehículos y esconderse en edificios por los disparos de cohetes.

El próximo secretario general de la ONU, Antonio Guterres, afirmó que ha llegado el momento de superar las divisiones de la comunidad internacional sobre Siria.

Lausana y Londres.

En el frente diplomático, la comunidad internacional se mostró hasta ahora incapaz de poner fin al baño de sangre en esta ciudad que se convirtió en uno de los símbolos de la guerra que desgarra a Siria desde marzo de 2011.

Estados Unidos y Rusia, que habían "suspendido" hace varios días sus contactos sobre Siria, anunciaron el miércoles dos reuniones internacionales con los países árabes y europeos: la primera el sábado en Lausana (Suiza) y la segunda el domingo en Londres.

En Moscú, el presidente Vladimir Putin "expresó la esperanza de que el encuentro previsto el 15 de octubre en Lausana (...) sea productivo con el fin de contribuir realmente a la solución" al conflicto sirio, según el Kremlin.

La semana pasada, Rusia vetó una resolución francesa en el Consejo de Seguridad de la ONU que pedía un alto el fuego en Alepo y la prohibición de sobrevuelo para todos los aviones militares.

Por su parte, el ministro saudí de Relaciones Exteriores, Adel al Jubeir, se congratuló por el acercamiento entre Ankara y Moscú. "Vemos la reducción de tensiones entre Turquía y Rusia como una posible oportunidad" para encontrar una solución en Siria, declaró.

El domingo en Londres, Kerry se prevé que se reúna con sus homólogos de Reino Unido, Alemania y Francia.

Desde marzo de 2011, la solución a la guerra civil en Siria se tornó más compleja y el conflicto se internacionalizó. Más de 300.000 personas murieron y más de 13.5 millones de sirios, de los cuales seis millones de niños, necesitan ayuda humanitaria, según la ONU.

La Unión Europea intenta todo lo posible para reabrir el espacio de diálogo político sobre Siria, pero mucho dependerá del resultado de la nueva cumbre entre el secretario de Estado estadounidense, John Kerry, y el canciller ruso, Serguei Lavrov, este sábado en Lausana, Suiza.

Kerry y Lavrov mantendrán conversaciones sobre un nuevo posible cese del fuego, tras el fallido intento a mediados de septiembre, con la participación de los ministros de Relaciones Exteriores de Irán, Turquía, Arabia Saudita y, tal vez, Qatar.

El canciller británico, Boris Johnson, llegó a deslizar la hipótesis, por ahora "irreal", de una intervención militar del Reino Unido junto a Estados Unidos. El próximo lunes el jefe del Foreign Office estará en Luxemburgo junto a otros 27 colegas europeos para un Consejo en el cual lo menos que se espera es una declaración de fuerte condena a los bombardeos sobre la ciudad de Alepo.

Rusia afirma que no acepta "chantaje" de Washington.

"Los chantajes con Rusia nunca funcionaron y nunca funcionarán", dijo esta semana Vladimir Putin, tras días de tensión creciente entre Moscú y Washington.

"La Administración de Estados Unidos formula lo que le sirve y luego insiste en que sea cumplido, pero esto no es un diálogo, es un dictado", declaró Putin. Rusia pretende que Estados Unidos le reconozca en un plano de igualdad. Tanto es así que Putin y su canciller Lavrov, en el mismo día, recordaron con ironía la declaración de Barack Obama sobre la Rusia "potencia regional".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)