VULNERABLES

Bomba en Times Square: el corazón de Nueva York se detuvo por un instante

El explosivo falló en la hora pico del metro en Manhattan.

La terminal de bus estuvo cerrada ayer luego del intento del intento de atentado. Foto: AFP
La terminal de bus estuvo cerrada ayer luego del intento del intento de atentado. Foto: AFP

Estuvo a punto de ser una de las peores tragedias de la historia de Estados Unidos. Una afortunada falla lo evitó. De todos modos, Nueva York se paralizó ayer lunes por un instante, cuando un hombre detonó una bomba casera sujeta a su cuerpo en el metro cerca de Times Square y dejó tres transeúntes heridos leves.

El ataque fue perpetrado en un túnel que conecta dos estaciones de metro cerca de Times Square, uno de los mayores centros neurálgicos del transporte de Nueva York y uno de los sitios más concurridos del mundo, a la hora en que millones de personas utilizan el transporte público para trasladarse a sus empleos.

"Éste fue un intento de ataque terrorista", indicó el alcalde de Nueva York, Bill de Blasio.

"Seamos claros: como neoyorquinos, nuestras vidas giran en torno al metro, y es por eso que cuando oímos que ha habido un ataque en el metro, se convierte en algo increíblemente perturbador", agregó De Blasio que visitó ayer la estación.

El atacante, identificado como Akayed Ullah, de 27 años y habitante de Brooklyn, sufrió heridas y quemaduras. Fue detenido y trasladado a un hospital. Según varios medios locales, habría emigrado desde Bangladés hace siete años, y declaró a la policía que actúa en venganza por los "bombardeos" a su país. Ullah, que viajó por última vez a su país natal en septiembre, tenía quemaduras y laceraciones, mientras que las otras tres personas presentaban heridas leves.

"Cuando uno escucha de una bomba en una estación de metro, eso es una de nuestras peores pesadillas", aunque "la realidad fue mejor de lo que inicialmente esperábamos y temíamos", admitió el gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, en la misma línea que el alcalde De Blasio. Además, dijo que el atacante podría tener vínculos o simpatía con el Estado Islámico.

Cuomo dijo que se cree que el hombre fabricó el artefacto siguiendo instrucciones obtenidas en internet y explicó que solamente estalló el detonante químico del explosivo, "pero no la bomba en sí", por lo que no tuvo "el efecto deseado".

La explosión, que ocurrió a las 7:20 de Nueva York (9:20 de Uruguay), fue provocada por una bomba artesanal sujetada al cuerpo del hombre por una serie de cierres y velcros.

El momento de la detonación prematura fue filmado por las cámaras de seguridad de la estación de metro. En el video, publicado en NYPost.com, se ve el momento en que algo explota, humo y a un hombre tendido en el piso de un túnel que conecta la estación del metro de Times Square con la de autobuses.

"Todos corrían".

La explosión provocó pánico en el túnel, y "todo el mundo se echó a correr", dijo un testigo al New York Times.

"Hubo una estampida en las escaleras para subir y salir", dijo Diego Fernández, uno de los pasajeros que se encontraba en la Autoridad Portuaria. "Todo el mundo estaba asustado, corriendo y gritando", agregó.

Citando fuentes policiales, el diario New York Post indicó que el sospechoso era un exchofer de taxi y declaró a los policías al ser arrestado que había actuado para vengarse de "los bombardeos" en su país, sin más precisiones.

Blanco constante.

El presidente Donald Trump fue informado de la situación, indicó su portavoz Sarah Sanders.

La explosión se produjo en las vísperas de las fiestas de Navidad y Año Nuevo, que atraen a cientos de miles de turistas a Nueva York, la ciudad más poblada de Estados Unidos con ocho millones y medio de personas.

En Times Square, el área donde tuvo lugar el intento de atentado, un millón de personas se concentra cada 31 de diciembre para esperar el Año Nuevo.

Nueva York, una de las ciudades que es blanco constante para los movimientos terroristas, ha implementado una fuerte vigilancia desde los atentados del 11 de septiembre de 2001 que derribaron sus Torres Gemelas. Miles de policías en uniforme y vestidos de civil patrullan día y noche las calles de la ciudad.

El 31 de octubre pasado, el día de Halloween, un uzbeko residente en Estados Unidos arrolló con una camioneta grande a varios ciclistas que paseaban por Chelsea, en el sur de Manhattan, matando a ocho personas —cinco de ellas argentinos— y dejando más de una decena de heridos graves en el peor atentado terrorista en Nueva York desde 2001.

El sospechoso, que había jurado lealtad al grupo Estado Islámico, fue detenido inmediatamente y está en prisión a la espera de su juicio.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)