BRASIL

Bolsonaro será operado por cuarta vez en un año

El mandatario “fue evaluado clínicamente y será sometido a una cirugía de corrección de hernia incisional.

Jair Bolsonaro. Foto: Reuters
Bolsonaro irá el viernes a una reunión de países amazónicos. Foto: Reuters

En medio de la crisis por los incendios en la Amazonia, el presidente Jair Bolsonaro deberá someterse la próxima semana a una nueva cirugía, la cuarta desde que fue apuñalado hace un año. El mandatario “fue evaluado clínicamente y será sometido a una cirugía de corrección de hernia incisional, que surgió en consecuencia de las intervenciones quirúrgicas previamente realizadas”, indicó el Palacio de Planalto, sede del gobierno brasileño, en un comunicado ayer domingo.

No se informó cuándo se realizará el procedimiento, pero el portal de noticias G1 afirma que será el 8 de septiembre.

“Ahora en San Pablo con los doctores Macedo y Leandro. Todo indica que ‘disfrutaré’ de unos 10 días de vacaciones con ellos en breve”, tuiteó Bolsonaro junto a una foto con los dos médicos.

Bolsonaro fue apuñalado en el abdomen el 6 de septiembre del año pasado en Juiz de Fora (Minas Gerais) durante la campaña electoral. A causa de la herida ha sido intervenido quirúrgicamente tres veces.

El presidente fue evaluado en San Pablo ayer domingo por el doctor Antonio Luiz Macedo, quien declaró que la nueva cirugía es de mediana complejidad y será realizada en el Hospital Vila Nova Star, del exclusivo barrio paulistano de Itaim Bibi. El procedimiento, declaró a G1, se debe a que la zona “se debilitó” por haber sido abierta tres veces.

El Palacio de Planalto informó que la agenda internacional de Bolsonaro se mantiene “hasta el momento” inalterada. Está previsto que participe el próximo viernes en la cumbre con los presidentes de los países con territorio amazónico en Leticia (triple frontera entre Colombia, Perú y Brasil), para discutir la crisis ambiental y diplomática provocada por los incendios en la mayor selva tropical del mundo.

En esa reunión estarán los presidentes de Colombia, Iván Duque; de Perú, Martín Vizcarra, y de Ecuador, Lenín Moreno. También fueron invitados los gobiernos de Bolivia, Surinam y Guyana. Venezuela fue excluida.

Bolsonaro también tiene en agenda viajar a Nueva York para participar el 24 de septiembre en la Asamblea General de la ONU.

Bendición evangélica.

Después de la evaluación médica, Bolsonaro visitó en San Pablo el Templo de Salomón, de la Iglesia Universal, donde fue aplaudido por los miles de presentes en el enorme recinto. El obispo Edir Macedo, fundador de esta Iglesia evangélica, bendijo al presidente que asumió en enero con un fuerte apoyo del electorado neopentecostal.

“El señor escogió a este hombre para liderar a los más de 210 millones de personas en este país”, dijo Macedo mientras Bolsonaro permanecía frente a él de rodillas.

Macedo colocó un aceite en la cabeza del presidente y “en nombre del Señor” pidió “al espíritu santo, darle sabiduría”.

Bolsonaro es católico, pero se acercó a las Iglesias evangélicas antes de la elección presidencial, lo que aumentó su capital político.

Ya en la presidencia, participa en eventos del culto e incluso afirma que quiere aumentar la presencia de representantes evangélicos en las instituciones estatales y de gobierno.

Obispos católicos.

Con el control paulatino del fuego en la Amazonia, el presidente brasileño toma un relativo respiro frente a las críticas internacionales, mientras que la Iglesia católica levanta su voz sobre la problemática medioambiental del país.

Reunidos en el estado amazónico de Pará, el más afectado por los incendios que desde hace tres semanas devastan parte de la selva, 120 obispos brasileños que preparan su participación el Sínodo de la Amazonia, previsto para octubre en el Vaticano, comenzaron a tomar partido del embate contra Bolsonaro.

El cardenal Claudio Hummes, nombrado por el papa Francisco para preparar el Sínodo de la Amazonia relató que el pontífice pretende “presionar” a los gobiernos locales y federal para actuar en la región y defiende la ayuda internacional ofrecida para contener los incendios, muchos de ellos “criminalmente provocados”.

Según publicó ayer domingo el diario O Estado de Sao Paulo, Bolsonaro admitió que la estatal Agencia Brasileña de Inteligencia (Abin) monitoriza el Sínodo de la Amazonia porque “hay mucha influencia política”, contrariando una comunicación de febrero emitida por el propio organismo que negaba su foco en la Iglesia.

Sin dar cifras concretas de la “reducción considerable” de los focos de incendio, que según el estatal Instituto Nacional de Pesquisas Espaciales (INPE) se intensificaron en agosto con 30.901 casos, casi el triple de los que se presentaron en el mismo mes de 2018, el gobierno anunció algunas medidas para contenerlos.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados