Brasil

Bolsonaro pone a prueba el apoyo a sus reformas

Primer cese en el gabinete reveló tensiones en el gobierno.

Congreso: el presidente tiene previsto enviar hoy la reforma de seguridad social. Foto: Archivo
Congreso: el presidente tiene previsto enviar hoy la reforma de seguridad social. Foto: Archivo

El primer cese en el gabinete de Jair Bolsonaro dejó al descubierto las tensiones internas en el gobierno brasileño y abrió una interrogante sobre la aprobación de las principales reformas que el presidente prometió en la campaña electoral.

La caída de Gustavo Bebianno, hasta el lunes ministro de la Secretaría General de la Presidencia, fue producto de un proceso traumático, que se prolongó durante casi una semana y en el que se involucró hasta Carlos Bolsonaro, hijo del presidente y concejal en la ciudad de Río de Janeiro.

Antes de asumir como ministro, el pasado 1º de enero, Bebianno era presidente del Partido Social Liberal (PSL), que sirvió de plataforma electoral a Bolsonaro.

Durante las primeras semanas en el cargo, Bebianno se mantuvo como hombre de confianza del mandatario y asumió en parte las relaciones con la bancada del PSL, pero sospechas de delitos electorales en la campaña de ese partido minaron su relación con el gobernante.

Incluso Carlos Bolsonaro, hijo menor del presidente, entró en la discusión a través de Twitter y sin medias tintas acusó a Bebianno de “mentiroso”. Desmintió así que el ahora exministro hubiese hablado “tres veces” en un día con el presidente, quien estaba hospitalizado, como él había declarado a la prensa, y añadió además un audio de su padre en una tensa conversación con Bebianno.

Ese audio fue publicado también en sus redes sociales por el propio presidente, quien en una entrevista una vez que dejó el hospital también dijo que Bebianno había “mentido”, con lo cual pareció sentenciar su destitución, confirmada este lunes.

Además, ayer martes la revista Veja publicó audios de diálogos entre el presidente Bolsonaro y Bebianno, que revelan la escalada de la crisis. En una de las conversaciones, Bebianno le dice a Bolsonaro que estaba “envenenado”, en una referencia a las críticas públicas de su hijo. En otro pasaje Bebianno acusa al actual presidente del PSL, Luciano Bivar, de ser el responsable de las candidatas “fantasmas” del partido en Pernambuco, caso por el cual termina cayendo.

Frágil apoyo.

Más allá de la salida fulminante de un ministro con menos de mes y medio de gobierno, el asunto puede entrañar problemas en la base parlamentaria oficialista, en la que Bebianno mantiene influencia.

El senador Sérgio Olímpio Gomes, conocido como “Mayor Olímpio”, importante dirigente del PSL y jefe de esa formación en la Cámara Alta, admitió que ha generado cierto malestar en la base oficialista y criticó en particular la participación en el asunto del hijo menor del presidente. “No creo que haya problemas” en el Parlamento, pues el presidente “tiene derecho a nombrar o destituir a quien sea”, pero “un hijo debe hacer el papel de hijo”, declaró Olímpio, quien además abogó sin éxito por la permanencia de Bebianno.

Tampoco aprobó la actuación de Carlos Bolsonaro el vicepresidente Hamilton Mourão, que consideró que si el jefe de Estado “quisiera a su hijo” en el gobierno le habría ofrecido un cargo. Según Mourão, “si hay ropa sucia se lava en casa” y el hecho de que un hijo del mandatario “tome cierto protagonismo no es bueno”.

Si bien el conato de crisis en el gobierno parece haber sido zanjado con la destitución de Bebianno, existen dudas sobre el impacto que ese episodio pueda tener en una base parlamentaria que aún está en construcción.

El PSL tiene ahora el mayor grupo en la Cámara de Diputados, pero solo cuenta con 55 de los 513 escaños, por lo que para darle trámite a los proyectos del gobierno precisa alianzas con otros sectores de centro y derecha que en conjunto controlan el Legislativo, frente a una oposición de izquierdas con apenas 140 bancas.

Esas alianzas están en proceso, por lo que existen dudas en torno al impacto que pueda tener la salida de Bebianno, que actuaba como interlocutor entre el gobierno y los parlamentarios. Según fuentes políticas, esa función será asumida en su totalidad por el ministro de la Presidencia, Onyx Lorezoni, del partido Demócratas (DEM), al que pertenecen tanto el presidente de la Cámara de Diputados, Rodrigo Maia, como el del Senado, Davi Alcolumbre.

Primeras reformas.

Bolsonaro anunció para hoy miércoles el envío al Congreso la reforma del sistema de seguridad social.

El ministro de Justicia, Sergio Moro, entregó ayer martes al Parlamento el plan de combate al crimen y la corrupción, que propone establecer penas más duras para todo tipo de delito.

Una de las propuestas es tipificar como delito penal la llamada “Caja B”, mediante la cual los partidos políticos evitan declarar todo el dinero utilizado en una campaña, que hasta ahora en Brasil se trata como delito electoral, castigado con sanciones pecuniarias.

Moro admitió que, en ese punto, existe cierto recelo en sectores de la Cámara de Diputados y del Senado y dijo que el gobierno está dispuesto a debatir el asunto.

Aloysio Nunes.
Aloysio Nunes. Foto: EFE
Excanciller y poderoso industrial, investigados

La Policía Federal (PF) de Brasil registró ayer martes propiedades vinculadas al excanciller Aloysio Nunes (2017-2018) y detuvo de manera preventiva al presidente de la poderosa Confederación Nacional de la Industria (CNI), Robson Andra-de, en dos operaciones anticorrupción. El registro de propiedades de Nunes se dio en el marco de una nueva fase de la investigación Lava Jato sobre un “complejo esquema” de lavado de dinero de la constructora Odebrecht. La PF lanzó otro operativo ayer en el mar-co de una investigación por millonarios fraudes en contratos con el Ministerio de Turismo. Entre los detenidos figura Robson Andrade, el presidente de la CNI.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)