BRASIL

Bolsonaro pierde apoyo de grupos de ultraderecha tras su reculada en sus amenazas a la Justicia

En las manifestaciones del martes, diversos grupos de ultraderecha mostraron numerosos carteles en los que exigían la “disolución” del Congreso y la destitución de los 11 jueces del STF.

Jair Bolsonaro, presidente de Brasil. Foto: AFP
Jair Bolsonaro, presidente de Brasil. Foto: AFP

El presidente brasileño, Jair Bolsonaro, pidió “calma” ayer viernes a un sector de sus seguidores que lo acusaron de “traidor” después de que reculó en sus amenazas a la democracia y afirmó que “nunca” quiso “agredir” a las instituciones.

“Hay que tener calma. No se puede ir al todo o nada”, declaró Bolsonaro.

En las manifestaciones del martes, diversos grupos de ultraderecha mostraron numerosos carteles en los que exigían la “disolución” del Congreso y la destitución de los 11 jueces del STF.

El tono desafiante de Bolsonaro les dio alas a esos grupos, pero después de una ola de críticas de todos los sectores políticos y económicos, el mandatario dio un paso atrás y divulgó una Carta a la Nación en la que instó a la “armonía” entre los poderes del Estado y dijo que “nunca” quiso “agredir” a la instituciones del país.

Además, pidió suspender una protesta de camioneros que bloqueaba carreteras en diversos puntos del país exigiendo la destitución del STF, lo cual fue aceptado.

“Vamos a volver a la normalidad. El martes 7 fue un gran día”, dijo Bolsonaro ayer viernes a un pequeño grupo de seguidores, ante los cuales insistió en que la Carta a la Nación no fue un paso atrás, sino un intento de atajar el posible impacto económico de la paralización de los camioneros.

“Complicaría la economía y traería más inflación”, dijo el mandatario con relación al movimiento camionero.

A pesar de eso, muchísimos activistas de ultraderecha invadieron las redes sociales para mostrar su descontento y desilusión con Bolsonaro.

“Después de una demostración de fuerza del pueblo, el presidente demuestra debilidad. Situación bien complicada para los patriotas. Bolsonaro puede haber firmado su derrota”, escribió el periodista Rodrigo Constantino, una influyente voz del bolsonarismo.

El pastor evangelista Jackson Vilar, organizador de los paseos en moto que suele hacer Bolsonaro, calificó al gobernante de “traidor” y dijo que ya no le tenía “el menor respeto”. En un video que divulgó en sus redes sociales, fue más allá y dijo: “Quemé mis camisetas con el nombre de Bolsonaro. No creo más en ese canalla”. (EFE)

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados