La transición en Brasil

Bolsonaro perfila su equipo

Ya están confirmados ministro de Hacienda y presidentes del Banco Central y del Bndes.

El presidente Bolsonaro tendrá en Guedes y Moro a sus dos "superministros". Foto: EFE
El presidente Bolsonaro tendrá en Guedes y Moro a sus dos "superministros". Foto: EFE

El 1º de enero, dentro de un mes y medio, Jair Bolsonaro dejará de ser presidente electo para asumir como mandatario en funciones. El armado de su gabinete trajo algunas sorpresas, como la de Sergio Moro como ministro de Justicia y Seguridad. En otros casos, como la del equipo económico, confirmó que Bolsonaro seguirá una política muy apegada a las reglas fiscales, de corte liberal y con gente reconocida por los mercados y los empresarios en puestos clave.

La columna vertebral de este equipo económico ya está confirmada. En la cabeza, al mando de un "superministerio" que comprenderá Hacienda, Planificación e Inversiones, estará Paulo Guedes (69), un economista de la escuela de la Universidad de Chicago y principal asesor económico de Bolsonaro durante la campaña electoral.

El presidente del Banco Central será Roberto Campos Neto (49), exdirector del Banco Santander Brasil. Campos Neto, quien figura en la junta directiva del Santander desde hace 18 años, es PhD en economía por la Universidad de California en Los Ángeles (UCLA).

Su designación, que deberá ser confirmada por el Senado, vino después de que el actual titular del Banco Central, Ilan Goldfajn, decidiera no permanecer en el cargo. El propio Goldfajn elogió a su sucesor. Dijo que es un "profesional experimentado y reconocido" y cuenta con una "amplia visión del sistema financiero y de la economía nacional e internacional". Goldfajn también elogió los "recientes apuntes sobre política económica por parte de la futura administración federal" y las "importantes indicaciones" a cargos del área, que buscan "el crecimiento, con inflación baja y estable".

Otra pieza clave del equipo económico será Joaquim Levy, exministro de Hacienda que estará al frente del Banco Nacional de Desarrollo Económico y Social (Bndes). Levy, un respetado economista con una larga carrera en organismos multilaterales, se caracterizó por ejercer una estricta política de ajuste fiscal para hacer frente a la entonces grave crisis durante el Gobierno de Dilma Rousseff, destituida en 2016. Como ministro de Hacienda, cargo que ocupó entre noviembre de 2014 y diciembre de 2015, Levy presentó un conjunto de reformas que incluyeron una fuerte reducción del gasto público y el aumento de la recaudación por la vía tributaria.

Joaquim Levy. Foto: Reuters
Joaquim Levy. Foto: Reuters

Tanto Guedes como Levy estudiaron en la Universidad de Chicago, mientras Campos Neto es nieto de Roberto Campos, ministro de Planificación durante el gobierno militar del general Castelo Branco (1964-1967) y considerado uno de los mayores defensores del liberalismo económico en Brasil, fallecido en 2001.

Cancillería.

Otra de las designaciones importantes en el gabinete de Bolsonaro esta semana fue la de Ernesto Araújo como futuro ministro de Relaciones Exteriores. "La política externa brasileña debe ser parte del momento de regeneración que vive Brasil", tuiteó Bolsonaro cuando confirmó a Araújo.

El futuro canciller tiene 51 años, es actualmente jefe del Departamento de Estados Unidos, Canadá y Asuntos Interamericanos del Ministerio de Relaciones Exteriores. Con 29 años de carrera diplomática, cumplió tareas en Bruselas, Berlín, Ottawa y Washington, pero nunca estuvo al mando de ninguna embajada.

Bolsonaro junto a su designado ministro de Relaciones Exteriores, Ernesto Araujo. Foto: AFP
Bolsonaro junto a su designado ministro de Relaciones Exteriores, Ernesto Araujo. Foto: AFP

En el segundo semestre de 2017, un artículo académico de Araújo en la revista "Cuadernos de Política Exterior" del Instituto de Investigación de Relaciones Internacionales llamó la atención.

En Trump y Occidente, Araújo afirma que el presidente estadounidense tiene la misión de "salvar" la civilización occidental, su fe cristiana y sus tradiciones nacionales. Y se pregunta si Brasil seguirá la misma vertiente.

Bolsonaro ha prometido "incrementar la cuestión de negocios con todo el mundo, sin sesgo ideológico", aunque todavía no está claro cómo manejará la estratégica relación con China, o las decisiones que tomará en relación al Mercosur, después de dar señales de que no dará prioridad al bloque regional.

Defensa.

El general en la reserva Fernando Azevedo e Silva será el ministro de Defensa. Con esta decisión, Bolsonaro mantiene a un general de cuatro soles (el máximo rango en la carrera militar), al frente de la cartera de Defensa, ministerio que actualmente está comandado por el también general Joaquim Silva y Luna. Azevedo e Silva fue jefe del Estado Mayor del Ejército y comandante de la Brigada Paracaidista. Actualmente, asesora al presidente de la Corte Suprema de Justicia, José Antonio Dias Toffoli.

La economía en manos de...

Paulo Guedes (69)
Paulo Guedes. Foto: AFP

Sus primeras declaraciones como futuro ministro de Hacienda desconcertaron a la región, cuando dijo que el Mercosur no era prioridad. Luego se corrió. "Pido disculpas. (...). Yo no quise en ningún momento desmerecer a Argentina o al Mercosur, pero la verdad es que no es el foco en este momento porque lo son nuestros problemas internos", aclaró entonces a La Nación.

Roberto Campos (49)
Roberto Campos

Será el presidente del Banco Central. Hasta ahora se desempeñaba en la junta directiva del banco Santander Brasil. Es PhD en economía por la Universidad de California. Ilan Goldfajn, actual titular del Banco Central, dijo de él: "experimentado y reconocido", con "amplia visión del sistema financiero y de la economía nacional e internacional".

Joaquim Levy (57)
Joaquim Levy, ministro de Economía de Brasil. Foto: Reuters

Estará al frente del Banco Nacional de Desarrollo Económico y Social (Bndes). Fue jefe del Tesoro Nacional con Luiz Inácio Lula da Silva y ministro de Hacienda con Dilma Rousseff durante los gobiernos del Partido de los Trabajadores. Colaboró con el FMI y el BID, y ahora se desempeña en el Banco Mundial. Tiene un PhD en economía por la Universidad de Chicago.

Mansueto Almeida (51)
Mansueto Almeida

Es el secretario del Tesoro Nacional. Se sumó al gobierno en mayo de 2016 cuando Henrique Meirelles lo llamó para su equipo en el Ministerio de Hacienda. Bolsonaro pedirá la venia del Senado para que siga en el puesto. Cursó un doctorado en Políticas Públicas en el Instituto de Tecnología de Massachusetts (MIT) en Cambridge, pero no defendió su tesis.

Sergio Moro, el as en la manga

Fue la designación que más sorpresa causó en Brasil. Sergio Moro, el juez que lideró la investigación de la Operación Lava Jato y envió a prisión al expresidente Luiz Inácio Lula da Silva, será el ministro de Justicia y Seguridad Pública de Jair Bolsonaro.

Moro renunció ayer viernes a su cargo de juez para sumarse al gabinete del gobierno que asumirá a partir del 1º de enero. En línea con la política de seguridad de Bolsonaro, Moro es partidario de flexibilizar las normas para la tenencia de armas.

No obstante, asegura que el crimen se combate con investigaciones sólidas y evitando los enfrentamientos armados. La flexibilización de la posesión y porte de armas en la lucha contra el crimen fue una de las banderas de Bolsonaro durante su campaña.

Moro y Guedes serán los "superministros" de Bolsonaro. Foto: EFE
Moro y Guedes serán los "superministros" de Bolsonaro. Foto: EFE

En una entrevista con Globo esta semana, Moro señaló que las reglas actuales para la tenencia de armas en casa "son muy restrictivas" y que "existe un compromiso" del presidente electo para flexibilizarla, aunque eso no significa promover que la gente ande armada por las calles. "Posesión significa que la persona pueda tener un arma dentro de casa. No que salga por ahí paseando con el arma", aseguró el juez.

El crimen organizado se enfrenta con investigaciones sólidas, el encarcelamiento y aislamiento de sus líderes y la confiscación de los productos de la actividad criminal y del patrimonio de la organización, enfatizó Moro.

"No puede construirse una política criminal, incluso de enfrentamiento del crimen organizado, basada en la confrontación y el tiroteo. El riesgo de daños colaterales es muy grande, y no solo daños colaterales, sino de riesgo para el policía", precisó Moro. El futuro ministro se mostró favorable a la idea de Bolsonaro de que haya una reducción en la edad de responsabilidad penal, situada hoy en 18 años en Brasil.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)