BRASIL

Médicos de Bolsonaro descartan cirugía de emergencia tras los primeros exámenes

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, llegó este miércoles de noche al Hospital Vila Nova Star, tras ser diagnosticado con una obstrucción intestinal.

Jair Bolsonaro, presidente de Brasil. Foto: @jairbolsonaro
Jair Bolsonaro, presidente de Brasil. Foto: @jairbolsonaro

Los médicos del Hospital Vila Nova Star informaron el miércoles por la noche que el presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, se está sometiendo a un "tratamiento clínico conservador". En la práctica esto significa que no será operado en este momento.

Bolsonaro llegó al Hospital Vila Nova Star alrededor de las 19:30 hora local, en el lado sur de San Paulo. En la madrugada de este miércoles, Bolsonaro fue ingresado en el Hospital de las Fuerzas Armadas, en Brasilia, donde se encontró una obstrucción intestinal. Según el informe médico, se debe a la puñalada que recibió durante la campaña presidencial de 2018.

La Presidencia informó inicialmente que Bolsonaro, de 66 años, sería sometido a exámenes en Brasilia y permanecería en "en observación entre 24 y 48 horas, no necesariamente dentro del hospital". Sin embargo, luego fue constatada la obstrucción intestinal y la posibilidad de una nueva operación.

Antes de llegar a Sao Paulo, el mandatario manifestó en su perfil oficial de Twitter que afronta "un desafío más" como consecuencia de ese ataque, que tildó de "atentado cruel" y que volvió a utilizar para atacar a sectores de la izquierda.

El gobernante, que acompañó su mensaje con una fotografía en la que aparece en una cama de hospital, sin camisa y con electrodos, aseguró que "Dios" le dio entonces una "nueva oportunidad" para "finalmente poner a Brasil en el camino de la prosperidad".

El traslado a San Pablo se dispuso luego de que el cirujano Antonio Luiz de Macedo, quien operó al presidente en 2018, encontró la obstrucción intestinal. Bolsonaro está en el Hospital Vila Nova Star.

El hijo mayor del presidente, el senador Flávio Bolsonaro (Patriota-RJ) dijo que habló con el médico, quien le informó que la familia puede estar tranquila y que no es nada más grave. Flávio Bolsonaro dijo que incluso habló con su padre, pero que aún se estaba recuperando de la sedación para el examen de endoscopía. El senador dijo que el presidente debe pasar tres días de observación en el hospital de San Pablo para ver si será necesario un procedimiento quirúrgico.

“De lo que soy consciente es de un pequeño bloqueo en su intestino. También era necesario sacar una pequeña cantidad de líquido del estómago, quizás esa sería la razón por la que tosía tanto y tenía tanto hipo. La información médica que tengo es que todo está bajo control, el presidente está bien. Es solo una precaución para seguir más de cerca”, dijo Flávio, en una entrevista con la prensa.

Antes de llegar a San Pablo, el mandatario manifestó en su perfil oficial de Twitter que afronta “un desafío más” como consecuencia de ese ataque, que tildó de “atentado cruel”.

Bolsonaro, que acompañó su mensaje con una fotografía en la que aparece en una cama de hospital, sin camisa y con electrodos, aseguró que “Dios” le dio entonces una “nueva oportunidad” para “finalmente poner a Brasil en el camino de la prosperidad”.

Desde el jueves de la semana pasada, cuando realizó su habitual programa en vivo a través de las redes sociales, Bolsonaro evidenció el hipo que lo aquejaba.

“Gente, estoy sin voz. Si empiezo a hablar mucho, vuelve la crisis de hipo... ya volvió”, afirmó el martes, con aspecto cansado, ante un grupo de simpatizantes frente al palacio de Alvorada, su residencia oficial en Brasilia.

En septiembre del año pasado, el presidente brasileño pasó por una cirugía en San Pablo para extraerle un cálculo renal.

En los tres últimos años, ha sido sometido a cinco operaciones, cuatro de ellas como consecuencia del atentado que sufrió en 2018.

Bolsonaro fue acuchillado mientras era llevado a hombros por una multitud en un mitin electoral en la localidad de Juiz de Fora, en el estado de Minas Gerais.

Jair Bolsonaro hace un gesto de dolor al ser apuñalado. Foto: AFP
Jair Bolsonaro hace un gesto de dolor al ser apuñalado. Foto: AFP (Archivo)

El agresor fue detenido inmediatamente después del ataque, pero fue declarado inimputable debido a sus problemas mentales.

En julio pasado, Bolsonaro contrajo COVID-19 y estuvo veinte días aislado en el Palacio de la Alvorada hasta superar la enfermedad.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados