BRASIL

Bolsonaro llamó a ministro desde el hospital para rechazar creación de nuevo impuesto

El jefe de Estado brasileño tenía previsto reasumir este viernes sus funciones, pero los médicos determinaron la víspera posponer su vuelta al trabajo al menos hasta el próximo martes.

Jair Bolsonaro. Foto: AFP.
Jair Bolsonaro. Foto: AFP.

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, llamó por teléfono esta semana desde un hospital a Paulo Guedes para expresarle su rechazo a la creación de un nuevo impuesto a las transacciones financieras, reveló el viernes el ministro de Economía.

Sin embargo, en una entrevista con periodistas extranjeros en Río de Janeiro, Guedes nuevamente defendió la idea y dijo que el impuesto permitiría reducir otros gravámenes, como el impuesto sobre la renta o el impuesto al valor agregado.

Guedes también destacó que las reformas económicas del gobierno podrían ayudar a que la economía crezca un 2,5% el próximo año, que las privatizaciones durante este año alcanzarán la meta de 80.000 millones de reales (US$ 20.000 millones) y que el proceso de venta de activos se acelerará en 2020.

La implementación de una nueva versión del impopular impuesto "CPMF", que fue abolido en 2007, se ha convertido en las últimas semanas en el proyecto más controvertido dentro del ambicioso plan del gobierno para reformar el complejo sistema tributario.

Un funcionario clave del Ministerio de Economía que participó en la redacción de la propuesta fue despedido esta semana por el tema. Guedes repitió el viernes su apoyo a la iniciativa, pero reconoció que el presidente no la respalda en absoluto.

"Estábamos en el proceso de trabajar en un impuesto a las transacciones financieras, pero el presidente siempre estuvo en contra y pidió que no lo hagamos", dijo Guedes, confesando que Bolsonaro lo llamó desde un hospital de Sao Paulo donde se está recuperando de una operación por una hernia.

Guedes confirmó que está trabajando con su equipo en una tasa de CPMF de 0,4% sobre las transacciones. No obstante, aparentemente molesto, dijo que la cifra no debería haberse hecho pública, en referencia a la destitución del secretario especial del Presupuesto Federal, Marcos Cintra, durante esta semana.

Bolsonaro, presenta buena evolución clínica, por lo que los médicos decidieron este viernes retirarle la sonda nasogástrica y determinaron que vuelva a recibir una dieta líquida tras la operación abdominal a la que fue sometido el pasado domingo, la cuarta desde que sufrió una puñalada en un mitin electoral.

El jefe de Estado tenía previsto reasumir este viernes sus funciones, pero los médicos determinaron la víspera posponer su vuelta al trabajo al menos hasta el próximo martes, cuando podría retomar sus actividades desde un despacho en el hospital, mientras espere por el alta.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error