La segunda vuelta en Brasil

Bolsonaro y Haddad tensan más la campaña

El ultraderechista llamó de “canalla” al candidato del PT y anunció un gabinete con ministros sin partidos.

Campaña: el auge de Bolsonaro llegó a las ferias callejeras de Brasil, donde sus camisetas se cotizan. Foto: AFP
El auge de Bolsonaro llegó a las ferias callejeras; sus camisetas se cotizan. Foto: AFP

Entre la acusación de "canalla" de Jair Bolsonaro a su rival Fernando Haddad, y la respuesta del candidato de izquierda de que el ultraderechista no puede seguir escondiéndose en las redes sociales, comenzó la campaña para la segunda vuelta del 28 de octubre en Brasil. Los candidatos adoptan así un tono propio de un país fraccionado.

El descalificativo del candidato del Partido Social Liberal (PSL), que en la primera vuelta obtuvo el 46%, vino cuando su rival del Partido de los Trabajadores (PT), que el domingo recibió el 29%, lo invitó a firmar un compromiso contra la propagación de noticias falsas.

Pero Bolsonaro rechazó la propuesta y le echó en cara a Haddad su identificación con el expresidente Luiz Inácio Lula da Silva, condenado a 12 años de cárcel por corrupción y lavado de dinero. "El enviado del corrupto me propone firmar una carta de compromiso contra las mentiras en Internet. Él mismo que está inventando que voy a aumentar el impuesto de renta para los pobres. ¡Es un canalla!", afirmó Bolsonaro en su cuenta Twitter.

Al ser interrogado ayer martes por periodistas en San Pablo, Haddad respondió: "Recibimos una respuesta del nivel del candidato". En un tuit anterior, Haddad cuestionó el perfil de "outsider" de la política con el que se presenta Bolsonaro, diputado desde 1991, y su reticencia a participar en debates, incluso antes de la puñalada en el abdomen que recibió el 6 de septiembre y que lo sacó de los actos de campaña.

Fernando Haddad. Foto: Reuters
Fernando Haddad. Foto: Reuters

"Nuestro adversario es un político tradicional, con 28 años de recorrido y pocos servicios prestados al país. Ahora tendrá que dar la cara. En la segunda vuelta no hay cómo esconderse en las redes sociales", escribió Haddad.

Alianzas.

En este clima, ambos candidatos esperan obtener el apoyo de los demás partidos que quedaron fuera del balotaje. Algunos comenzaron a definirse.

Ayer martes el Partido Progresistas (PP, derecha), que tendrá la tercera bancada en la Cámara de Diputados, se declaró neutral. Pero la senadora del PP Ana Amélia Lemos, que fue candidata a vicepresidenta de Geraldo Alckmin (4,76%), llamó a apoyar a Bolsonaro.

Ayer el PSDB de Alckmin anunció que no apoyará a ninguno de los dos candidatos. "El PSDB decidió liberar el voto de sus militantes y sus líderes. No apoyaremos al Partido de los Trabajadores ni al candidato Bolsonaro", dijo Alckmin.

El PSDB tiene como uno de sus grandes líderes al expresidente Fernando Henrique Cardoso, que el lunes había declarado al diario O Globo: "Ninguno de los dos es de mi agrado, pero Bolsonaro está excluido. No tiene sentido".

El partido Novo (2,50%), también apostará por la neutralidad, aunque dejó claro que es "absolutamente contrario" al PT de Haddad.

Por su lado, la ambientalista Marina Silva (1%) dijo el domingo que hará oposición a cualquiera que resulte electo presidente, pero su partido Rede, agrupación de izquierda, discute qué hacer.

Hasta ahora Haddad recibió el respaldo de Guilherme Boulos, del partido de izquierda PSOL (0,58%). También el Partido Socialista Brasileño (PSB), el séptimo partido más grande del país que puede ofrecer un apoyo significativo en el noreste.

Pero el principal apoyo a Haddad debería venir del centroizquierdista Ciro Gomes (12,47%), quien el domingo dijo que su prioridad sería "luchar por la democracia y contra el fascismo". "Él no" comentó en alusión a la consignada creada por el movimiento feminista contra Bolsonaro.

Ministros sin partidos.

Bolsonaro prometió ayer martes que designará a ministros que no pertenezcan a partidos, rompiendo con la tradición de crear gabinetes a través de coaliciones. "Construyamos un equipo de ministros comprometidos con el futuro de Brasil y no con intereses políticos y partidistas", dijo en un video. Y presentó al legislador conservador Onyx Lorenzini como su eventual "jefe de gabinete".

Sin embargo, esto podría complicarle mantener junta a una coalición en un Congreso dividido entre 30 partidos.

Bolsonaro también planea colocar a líderes empresariales en cargos gubernamentales, informó ayer martes el diario Folha de S.Paulo.

Entre los nombres que manejó está el de Roberto Campos Neto, director de mercados globales de Santander Brasil para dirigir el Banco Central si el actual presidente de la entidad monetaria, Ilan Goldfajn, no continúa.

Folha indicó también que Alexandre Bettamio, presidente ejecutivo para Latinoamérica de Bank of America, podría asumir como presidente ejecutivo del estatal Banco do Brasil.

Haddad veta a los banqueros

El candidato del PT, Fernando Haddad, dijo ayer martes que no nombrará a ningún banquero como futuro ministro de Hacienda si gana el balotaje del 28 de octubre. "Puede ser un economista o un líder empresarial, pero no un banquero", dijo Haddad a Radio Guaiba.

El candidato del PT agregó que su elección para el Ministerio de Hacienda será "el polo opuesto" a Paulo Guedes, un liberal formado en la Universidad de Chicago, y principal asesor de Jair Bolsonaro.

Piñera elogia plan económico de Bolsonaro
Sebastián Piñera. Foto: AFP

El presidente chileno Sebastián Piñera alabó en Madrid el programa económico de Jair Bolsonaro, pero añadió que el candidato de ultraderecha en Brasil generaba una "gran incertidumbre".

"Las señales que está dando en cuanto a abrir la economía brasileña, la reducción del déficit fiscal, la reforma de las jubilaciones, la reducción del tamaño del sector público con privatizaciones, eso es lo que un país como Brasil, que es un gigante, necesita", declaró Piñera durante un foro económico organizado por el diario El País de Madrid. El programa económico de Bolsonaro "va en la buena dirección", añadió. Pero según Piñera, Bolsonaro crea también "una gran incertidumbre" pues "la gente votó más en contra de los demás políticos que a favor de Bolsonaro". En cambio, Piñera insistió en que tenía con Bolsonaro "discrepancias profundas en algunas áreas".

Por su parte, el presidente español Pedro Sánchez, expresó su "enorme preocupación" tras la victoria de Bolsonaro en la primera vuelta, diciendo temer que Brasil salga del acuerdo de París sobre el clima.

El socialista Sánchez respondía a una periodista que le preguntaba a él y Piñera durante una rueda de prensa conjunta en Madrid, si veían con preocupación que un candidato "abiertamente racista" y "homófobo" hubiera obtenido tal victoria.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º