CRISIS POLÍTICA EN BRASIL

Bolsonaro desafía a la Corte por nuevo director de la Policía Federal

“Quien manda soy yo”, dijo el presidente brasileño ante el fallo que le vetó designar a Alexandre Ramagem, un allegado a su familia, al frente de la fuerza policial.

Ramagem: el director de la Inteligencia brasileña junto a Bolsonaro cuando asumió en julio de 2019. Foto: Reuters
Ramagem: el director de la Inteligencia brasileña junto a Bolsonaro cuando asumió en julio de 2019. Foto: Reuters

El presidente Jair Bolsonaro no está dispuesto a dar el brazo a torcer en la designación de Alexandre Ramagem como nuevo director de la Policía Federal (PF) de Brasil, pese a un fallo en contra de un juez que le bloqueó el nombramiento de este funcionario.

Ramagem, jefe de la Agencia Brasileña de Inteligencia (Abin) y amigo de la familia Bolsonaro, había sido designado el martes y debía asumir formalmente su cargo ayer miércoles, pero su nombramiento fue suspendido por una decisión judicial. Iba a reemplazar como director de la PF a Mauricio Valeixo, quien fue destituido por Bolsonaro, decisión que ocasionó la renuncia de Sergio Moro al ministerio de Justicia, causando una nueva crisis política en el Gobierno brasileño.

El juez Alexandre de Moraes, que atendió un pedido del opositor Partido Democrático Laborista (PDL), sostiene que es posible que el presidente haya incurrido en un “desvío de función” al nombrar a Ramagem, desobedeciendo “los principios constitucionales de impersonalidad, moralidad e interés público”.

Tras el revés judicial, Bolsonaro decidió, por el momento, mantener a Ramagem en su puesto en la Abin.

Ramagem es agente de la PF desde 2005. Se aproximó a Bolsonaro en 2018, como jefe del equipo de seguridad del entonces candidato después de que este fuera apuñalado durante un acto de campaña. Luego fue asesor de confianza en la Secretaría de Gobierno y a mediados de 2019 fue designado jefe de Inteligencia.

En un comunicado, la Abogacía General de la Unión (AGU), que representa los intereses del Estado brasileño, dijo que no iba a recurrir la sentencia del juez Moraes que vetó a Ramagen, una decisión que desagradó al mandatario.

“Quien manda soy yo”, dijo Bolsonaro. “Quiero a Ramagem ahí. Es su deber (de la AGU) recurrir. Voy a hacer de todo para poner a Ramagem”, agregó el presidente.

Poco antes, en un acto oficial, el mandatario afirmó que espera “en breve” poder cumplir su “sueño” de darle el comando de la PF al actual jefe de la Abin.

Al renunciar la semana pasada, Moro acusó públicamente a Bolsonaro de intentar interferir políticamente en la institución policial, que tiene en curso investigaciones contra los hijos del presidente y aliados políticos.

Según Moro, Bolsonaro le dijo que pretendía colocar al frente de la PF “a una persona con quien tuviera contacto personal, a quien pudiese llamar, pedirle informaciones, informes de inteligencia”.

Tras las declaraciones de Moro, otro juez de la Corte Suprema decidió abrir una investigación para determinar si Bolsonaro cometió delitos como prevaricación y obstrucción a la justicia, acusaciones que Bolsonaro niega.

Entre las indagaciones a cargo de la PF que preocupan a Bolsonaro, figura una abierta en marzo de 2019 sobre las campañas de noticias falsas para amenazar o calumniar a jueces que se opusieron a proyectos del jefe de Estado. De acuerdo con el periódico Folha de S. Paulo, que cita fuentes policiales, Carlos Bolsonaro, hijo del presidente, sería uno de los articuladores de esa campaña que investiga la PF.

“Nuestra Policía Federal no persigue a nadie, a no ser a los criminales”, afirmó Bolsonaro ayer miércoles al investir oficialmente al sustituto de Moro, André Mendonça.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados