BRASIL EN TRANSICIÓN

Bolsonaro define los nombres de su gabinete

El presidente electo también descartó deportación a migrantes venezolanos que llegan a su país.

Negociaciones. “Los nombres se están negociando con las bancadas, no con los partidos”, dijo. Foto: AFP.
Negociaciones. “Los nombres se están negociando con las bancadas, no con los partidos”, dijo. Foto: AFP.

El presidente electo de Brasil, el ultraderechista Jair Bolsonaro, dijo ayer que continúa evaluando los nombres de los ministros que faltan para completar su gabinete, asunto que espera finalizar la próxima semana.

“Espero que a final de mes esté resuelto el tema de los ministerios”, aseguró Bolsonaro a la prensa en el marco de un encuentro que sostuvo en la Escuela de Educación Física del Ejército, donde se formó años atrás.

El presidente electo aseguró que los nombres de los ministros faltantes que harán parte de su Gobierno se están negociando con las bancadas y no con los partidos.

“Estamos escogiendo lo mejor. Queremos personas independientes que sean honestas y piensen en Brasil y no en la agremiación partidaria”, agregó.

Bolsonaro, que asumirá como mandatario de Brasil el próximo 1 de enero, aseguró que esa estrategia hace parte de la “política diferente” que comenzó a promocionar hace cuatro años cuando se inició su campaña presidencial, la cual espera que resulte, porque hacer el mismo tipo de política que se venia haciendo “no funcionaría”.

El próximo martes el presidente electo realizará un viaje relámpago a Brasilia para continuar el trabajo con el equipo de empalme y al día siguiente regresará a Río donde el jueves 29 recibirá al consejero de Seguridad de Estados Unidos, John Bolton.

Inmigración.

Por otra parte, Bolsonaro, descartó que su administración vaya a devolver a los inmigrantes venezolanos que han llegado a los estados fronterizos huyendo de la grave crisis en su país, como había sugerido el futuro gobernador de Roraima (norte).

“[Los inmigrantes venezolanos] no son una mercancía ni un producto para que sea devuelto. Si hubiera un gobierno democrático [en Venezuela], hace tiempo que hubiéramos tomado otras providencias como, por ejemplo, su exclusión del Mercosur por la cláusula democrática”, afirmó Bolsonaro tras asistir al 73º aniversario de la Brigada de Infantería Paracaidista en Rio de Janeiro. “Venezuela no puede ser tratado como país democrático”.

El ultraderechista, militar paracaidista de formación, respondía así a las declaraciones del gobernador electo de Roraima, Antonio Denarium, quien había sugerido la creación de un “programa de devolución” de venezolanos para acabar con la crisis migratoria que afecta al estado fronterizo, uno de los más pobres del país.

Aunque Denarium es del mismo Partido Social Liberal (PSL) del presidente electo, Bolsonaro evocó otras soluciones.

“[Los inmigrantes] están huyendo de una dictadura apoyada por el PT, por Lula y por Dilma, no podemos dejarlos a su propia suerte y que el gobierno de Roraima resuelva esa situación”, afirmó añadiendo, sin embargo, que era necesario un “rígido control” de las entradas.

“Si falta algo en los gobiernos de Brasil es anticiparse a los problemas. Tal vez [hay que crear] campos de refugiados”, lanzó reiterando una propuesta que ya había realizado anteriormente.

El aumento del flujo de venezolanos por la frontera terrestre con Roraima dejó los servicios públicos de ese estado de la deprimida región norte al borde del colapso, generando tensiones con la población local.

En los últimos tres años, más de 100.000 venezolanos han entrado en Brasil huyendo de la grave crisis en su país, y sólo Roraima ha recibido 75.500 solicitudes de regularización desde 2015.

El gobierno brasileño siempre ha descartado el cierre de la frontera, pero decretó el uso de las Fuerzas Armadas para reforzar la seguridad en la zona.

Bolsonaro asumirirá el 1 de enero, aunque el excapitán tendrá que hacer una pausa poco después para someterse a una operación para retirarle la bolsa de colostomía que carga desde la cuchillada que sufrió en un mitin a comienzos de setiembre.

La intervención estaba prevista para el 12 de diciembre, pero los doctores que le tratan en Sao Paulo decidieron retrasarla debido a la persistencia de una inflamación en el peritoneo.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)