DURA RESPUESTA

Bolsonaro ataca a Ford tras anuncio de cierre de plantas: “No dice toda la verdad”

El presidente de Brasil afirmó que la empresa automotriz decidió irse del país porque quería seguir recibiendo "subsidios".

Trabajadores de Ford en Brasil manifestándose ayer martes en contra del cierre de la planta de la empresa en Taubaté. Foto: Reuters
Trabajadores de Ford en Brasil manifestándose ayer martes en contra del cierre de la planta de la empresa en Taubaté. Foto: Reuters

El presidente brasileño Jair Bolsonaro cargó ayer martes contra Ford por el anuncio de que cierra sus plantas en Brasil, y dijo que la empresa no reveló los motivos reales de su partida.

“¿Qué quiere Ford? ¿A Ford le faltó decir la verdad, no? Quieren subsidios. ¿Quieren que sigamos dándoles 20.000 millones de reales (unos 3.600 millones de dólares) como se hizo en los últimos años? ¡No!”, declaró Bolsonaro ante simpatizantes frente al palacio de la Alvorada, su residencia oficial en Brasilia. Ford “perdió la competencia. Lo lamento”, agregó Bolsonaro.

Ford, con sede en Detroit, anunció el lunes que este año cerrará sus tres plantas en Brasil como parte de una reestructuración de sus operaciones en Latinoamérica, que supone un costo de unos 4.100 millones de dólares y que ocasionará la pérdida de unos 5.000 empleos directos.

“Lamento los 5.000 empleos perdidos. Ahora la prensa no dice que en noviembre creamos 414.000 empleos”, se quejó ayer Bolsonaro.

Tras un siglo de operaciones en Brasil, el fabricante de automóviles atribuyó su salida del país a la “persistente capacidad ociosa de la industria y a la reducción de las ventas, resultando en años de pérdidas significativas”, incrementadas por la pandemia del coronavirus.

No obstante, para Bolsonaro el cierre de las plantas de Ford se debe a la competencia. “Ellos querían renovar un subsidio para hacer autos y venderlos. Ahora también hay competencia, China, entre otros. (Ford) salió porque en un ambiente de negocio cuando usted no tiene lucro, cierra”, indicó.

Frente a la salida de la compañía estadounidense, el Ministerio de Economía brasileño anunció la “rápida” implementación de reformas estructurales para alcanzar un mejor ambiente de negocios en el país y reducir los costos de producción.

El pronunciamiento del Gobierno fue reforzado por la Federación de Industrias del Estado de San Pablo (Fiesp), la patronal más influyente de Brasil, y por la Confederación Nacional de Industrias (CNI), tras advertir que la decisión de Ford sirve de “alerta” para Brasil.

Al igual que el Ministerio de Economía, tanto la Fiesp como la CNI alertaron sobre la necesidad de emprender reformas, principalmente tributarias, con el fin de reducir el “coste Brasil” y mejorar así el ambiente de negocios brasileño.

En declaraciones al sitio de noticias G1, el presidente del Sindicato de Metalúrgicos da Bahia, Júlio Bonfim, dijo que la decisión de Ford muestra “la inestabilidad económica del país y la incertidumbre económica por parte del gobierno federal”, así como el impacto de la pandemia.

Sabemos que estas son acciones muy difíciles, pero necesarias, para crear un negocio saludable y sostenible”, dijo el presidente ejecutivo de Ford, Jim Farley, en un comunicado. “Nos estamos moviendo hacia un modelo de negocio austero y ligero de activos al cesar la producción en Brasil”.

El mercado brasileño de Ford será abastecido en adelante con la producción en Argentina y Uruguay.

En noviembre pasado, el ministro de Industria, Omar Paganini, anunció que Ford invertiría alrededor de US$ 50 millones en Uruguay para producir vehículos para “todo el mercado sudamericano”.

Esta vuelta de Ford a Uruguay -no produce en el país desde hace 35 años- se realizará de la mano de la empresa Nordex. Además de la inversión millonaria, el proyecto empleará a 200 personas.

Protestas de trabajadores.

Miles de trabajadores de Ford protestaron ayer martes contra el cierre de las plantas en Brasil.

Unos 3.000 trabajadores se concentraron frente a la fábrica de Camaçari, en el estado de Bahia, y unos 500 frente a la de Taubaté (San Pablo), las dos que cerrarán de manera inmediata.

Una tercera fábrica en Ceará seguirá funcionando hasta el último trimestre del año.

La venta de vehículos nuevos en Brasil se derrumbó un 26,1% en 2020 bajo el impacto de la pandemia.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados