BRASIL

Bolsonaro abre crisis por rumbo económico

Envalentonado por el alza de su popularidad, Bolsonaro presiona para mantener un gasto social elevado en 2021 y desafía así a su ministro de Economía, Paulo Guedes.

Jair Bolsonaro. Foto: Reuters
Jair Bolsonaro. Foto: Reuters

El gobierno de Jair Bolsonaro está atravesado por paradojas. Ampliamente criticado por haber minimizado el COVID-19, que le ha causado la muerte a más de 120.000 brasileños, el ultraderechista alcanzó su mayor popularidad en la pandemia del coronavirus . Si las elecciones fuesen hoy, probablemente vencería a cualquier candidato y sería reelegido. Pero la mejora en el nivel de apoyo se convirtió en el germen de una nueva crisis.

Envalentonado por el alza de su popularidad, Bolsonaro presiona para mantener un gasto social elevado en 2021 y desafía así a su ministro de Economía, Paulo Guedes, un liberal que impulsa un programa de control de gastos. Varios sondeos mostraron que el presidente repuntó su imagen en especial en el nordeste del país, una de las regiones más beneficiadas por el pago del plan Auxilio de Emergencia desde abril.

El gobierno desembolsó 50.000 millones de reales (unos 9300 millones de dólares) por mes para contener a los más afectados por la pérdida de poder adquisitivo con la crisis desatada por el Covid-19. Se calcula que 66 millones pasaron a recibir una ayuda equivalente a unos 110 dólares mensuales.

Las desavenencias entre Bolsonaro y su ministro quedaron expuestas esta semana, cuando se pospuso el lanzamiento del programa Renta Brasil, una unificación de programas sociales que el gobierno busca erigir como su propia marca asistencialista a partir de 2021.

Pero mientras Guedes quiere ajustar en la unificación, Bolsonaro pretende ampliar el gasto social.

“No puedo sacarles a los pobres para darles a los paupérrimos”, dijo el presidente.

“El gobierno descubrió en la pandemia que la política social da votos”, señaló Marco Antonio Teixeira, investigador del Departamento de Gestión Pública de la Fundación Getulio Vargas (FGV).

“Con el auxilio de emergencia y la suba de la popularidad, el impeachment salió de la agenda y entró la idea de la reelección. Retroceder de una política social robusta, para Bolsonaro, significa debilitarse”, dijo Teixeira.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados