CAMBIO POLÍTICO

Bolivia: el nuevo escenario entre el partido de Evo Morales y el candidato Carlos Mesa

Con la salida de Añez de la arena electoral los principales candidatos, Luis Arce y Carlos Mesa, se disputaban la atención del electorado.

El jueves, Añez bajó su candidatura presidencial. Foto: AFP
El jueves, Añez bajó su candidatura presidencial. Foto: AFP

La tensión social y política crecía ayer viernes en Bolivia, un día después de la renuncia a su candidatura de la presidenta provisional, Jeanine Añez, que profundizó la disputa por los votos a un mes de las elecciones.

Con la salida de Añez de la arena electoral, con una intención de voto superior al 10%, los principales candidatos, Luis Arce y Carlos Mesa, se disputaban la atención del electorado.

El retiro de la candidatura de Añez representa un “terremoto político”, según el analista Carlos Cordero, que consideró que se generaría una disputa más frontal entre Arce (40%) y Mesa (26%), a la que podría sumarse Fernando Camacho (14%).

En una conferencia de prensa en Santa Cruz, el expresidente Mesa llamó a “derrotar al masismo” (en alusión al MAS, el partido de Arce) y afirmó que el único candidato con posibilidades de lograr ese objetivo es él con su partido Comunidad Ciudadana.

“Nuestro objetivo es ganar y establecer mayoría en la Asamblea Legislativa”, señaló.

Bolivia elegirá el próximo 18 de octubre al presidente del país y a los miembros de la bicameral Asamblea Legislativa Plurinacional, un año después de las fallidas elecciones y la revuelta social que terminó con la dimisión del expresidente Evo Morales, acusado de fraude.

Arce, el candidato del Movimiento al Socialismo (MAS) y hombre de confianza de Morales, afirmó que su partido no depende de las demás candidaturas para mostrar su poderío, y recordó que en anteriores elecciones el MAS ganó con más del 50%.

“Nosotros estamos avanzando en la línea de proponer al país alternativas de solución a los problemas que realmente le afectan. Hay una incertidumbre total en la economía, el desempleo está en 12%, la economía se está cayendo”, dijo Arce, exministro de Economía de Evo Morales.

Con un electorado altamente polarizado y 7,3 millones de votantes habilitados, las elecciones del 18 de octubre serán cruciales para definir el horizonte político, económico y social del país, que fue escenario de recientes protestas contra el gobierno interino.

Añez argumenta su renuncia en el temor de que vuelva al poder el partido de Evo Morales. Para evitarlo, plantea un candidato de unidad frente al MAS, sin citar quién, algo que si hubiera sucedido en las fallidas elecciones de octubre de 2019, hubiera derrotado al partido de Evo Morales, declarado ganador antes de que aquellos comicios se anularan por un supuesto fraude aún bajo investigación.

Mesa, segundo en las encuestas y de quien se espera capitalice el retiro de Añez de la contienda electoral, subrayó en ayer viernes que no hubo ninguna clase de “negociación” vinculada a la decisión de la presidenta.

Mesa se presenta como “la única opción” ante el MAS, ante el que ya quedó segundo hace un año y ahora vuelve con opciones quizás de una segunda vuelta contra Arce.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados