CRIMEN

Bolivia estremecida por el asesinato de un viceministro

El horrendo crimen fue consumado por mineros movilizados en protestas.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Los mineros sindicalizados mantienen un duro enfrentamiento con Evo. Foto: Reuters

El presidente de Bolivia, Evo Morales, afirmó ayer que el asesinato del viceministro de Régimen Interior, Rodolfo Illanes, por grupos de mineros es "imperdonable" y decretó un duelo nacional de tres días sin suspensión de actividades. "El fallecimiento de hermano viceministro Illanes duele mucho, porque es una actitud tan cobarde. (Lo) secuestran, torturan y lo matan", dijo Morales y agregó que lo sucedido es "imperdonable", en una declaración a los medios en el Palacio de Gobierno.

El mandatario destacó que Illanes, un abogado de 58 años, fue su asesor y un "hombre comprometido" con el apoyo a los sindicatos campesinos que trabajó en varias oficinas gubernamentales tratando siempre de dialogar cuando se presentaba una protesta social.

El cadáver de Illanes fue recuperado en la pasada madrugada en una carretera de la localidad de Panduro, a 180 kilómetros de La Paz, y trasladado a la capital para que se le practique una autopsia.

Illanes murió por golpes propinados por los mineros cuando estaba secuestrado en un cerro cerca de Panduro, según las autoridades.

Morales defendió que su Gobierno siempre buscó el diálogo con los mineros cooperativistas para superar el conflicto que protagonizan con bloqueos de carreteras, en protesta por una ley que estimula creación de sindicatos en las cooperativas. Según el mandatario, en la movilización de la Federación Nacional de Cooperativas Mineras (Fencomin) "había una conspiración política y no había una reivindicación social para el sector".

Dijo que los "verdaderos cooperativistas" fueron engañados por dirigentes del sector, que en realidad son "empresarios mineros".

El mandatario también declaró a Illanes "héroe de la defensa de los recursos naturales", tras reiterar que la protesta de los cooperativistas busca en realidad presionar al Gobierno para que se les permita firmar contratos con empresas privadas y trasnacionales.

Enfrentamientos.

Asimismo, Morales lamentó los fallecidos en las filas mineras como resultado de enfrentamientos con la Policía.

Según el gobernante, solo se ha confirmado que el miércoles perdieron la vida dos mineros, aunque los dirigentes de Fencomin aseguran que el jueves murió un tercero en Panduro, en nuevos choques con la Policía que intentaba despejar una carretera.

"Sospechosamente ha habido muertos", dijo Morales, al asegurar que los policías tenían órdenes de no portar armas letales. Los mineros rechazan la norma que estimula la formación de sindicatos en las cooperativas porque la consideran perjudicial para el funcionamiento de ese tipo de organizaciones. Según medios locales, los mineros comenzaron a suspender ayer los bloqueos que realizaban en las carreteras del oeste y el centro del país, donde han comenzado a circular los miles de vehículos que estaban atrapados desde el martes.

Autopsia.

El viceministro Rodolfo Illanes, murió por un derrame cerebral causado por los golpes que le propinaron los mineros que lo tuvieron secuestrado durante horas, informó ayer la Fiscalía de La Paz.

Un informe forense preliminar señala que la muerte de Illanes se debió a los golpes que le propinaron "con saña", sobre todo en la cabeza y el tórax, dijo el fiscal de Distrito de La Paz, Edwin Blanco, en una entrevista con el canal de televisión Cadena A.

"Todavía no tenemos el informe oficial (...) A grandes rasgos, se ha podido denotar una serie de equimosis múltiples, es decir (que hubo) agresión física múltiple, agresión en la cabeza y el tórax. Incluso hubo un derrame cerebral y costillas fracturadas", señaló.

Según Blanco, hubo "un maltrato rudo" en contra de Illanes y "ha sido muy lamentable ver el cuerpo de una autoridad en esas condiciones".

Agregó que los peritos forenses continúan trabajando para dar un informe final sobre las causas del deceso, mientras que los fiscales asignados al caso empezaron desde anoche las investigaciones para establecer las responsabilidades.

El ministro boliviano de Gobierno (Interior), Carlos Romero, confirmó la noche del jueves que Illanes fue "cobarde y brutalmente asesinado" cuando estaba secuestrado por los mineros. El cadáver del viceministro fue recuperado esta madrugada en una carretera de la localidad de Panduro, a 180 kilómetros de La Paz, y trasladado a la capital para su autopsia.

Velatorio.

Autoridades bolivianas y familiares de Illanes, velaron ayer en el Palacio de Gobierno el cuerpo del funcionario, que fue asesinado el jueves por mineros que bloqueaban una carretera en el altiplano y que lo tuvieron secuestrado por varias horas.

El ataúd con el cuerpo de Illanes fue trasladado desde una funeraria privada hasta el Palacio Quemado de La Paz, donde aguardaban el vicepresidente del país, Álvaro García Linera, y algunos ministros del Gobierno de Evo Morales.

La autoridad fue ayer a Panduro para abrir un espacio de diálogo con los manifestantes de las cooperativas mineras que bloqueaban desde el martes las principales carreteras bolivianas para oponerse a una ley promulgada por Evo Morales.

La Conferencia Episcopal Boliviana (CEB) expresó ayer indignación por la violencia desencadenada por el conflicto con cooperativas mineras que derivó en el asesinato Illanes, y la muerte por heridas de bala de al menos dos mineros.

El secretario general de la CEB, Aurelio Pesoa, leyó ayer en Cochabamba un comunicado en el que los obispos elevan su "voz de dolor, indignación y denuncia por la espiral de violencia que envuelve" al país "y que ya ha cobrado la vida de al menos tres hermanos bolivianos, además de numerosos heridos".

"En nombre de Dios, ¡deténganse!, no podemos ceder irresponsablemente a la lógica perversa de la violencia, con presiones irracionales, agresiones criminales, confrontaciones y represalias", señala el comunicado. Agrega que el país "demanda urgentemente de sus autoridades y de todos los sectores movilizados predisposición sincera y capacidad de diálogo responsable".

Según la Iglesia católica, la Justicia boliviana tiene la obligación de aclarar "con transparencia" las muertes ocurridas en los últimos días.

Las reivindicaciones de la Federación.

La Federación Nacional de Cooperativas Mineras (Fencomin) tiene unos 60.000 afiliados. Las cooperativas son pequeñas asociaciones autónomas "sin fines de lucro", que con el gobierno de Morales cobraron un impresionante vuelo político. El sector cooperativo tiene un largo historial de apropiación de yacimientos mineros tanto estatales como privados. Los socios de las cooperativas tienen iguales derechos entre sí, pero en algunas minas, como en Potosí (sud), hay varios tipos de asociaciones y también mantienen personal asalariado. La Fencomin cuenta actualmente con congresistas, dos viceministerios, una superintendencia del ramo y decenas de direcciones en el gobierno.

La Fencomin rechaza tanto la libre sindicalización en las cooperativas como la ley de cooperativas que otorga un plazo de dos años para la adecuación de sus estatutos.

También reniegan de una modificación a la ley Minera que prohíbe el alquiler de las concesiones mineras -que pertenecen al Estado- a privados o extranjeros. Unas 30 concesiones fueron alquiladas al margen de la ley.

Asimismo, reclaman flexibilizaciones a las normas medioambientales; la inclusión de delegados de los mineros al directorio del seguro social estatal; la reposición del Viceministerio de Cooperativas, bajo su control; y la creación de un ministerio del área, bajo su supervisión. AFP

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)