JERUSALÉN

Bloqueo político: fracasa gobierno de “unidad” en Israel

Durante las últimas dos semanas, Netanyahu y Gantz habían multiplicado los contactos y negociaciones para llegar a un acuerdo

El primer ministro Benjamin Netanyahu dijo que actuará conforme al Estado de derecho. Foto: AFP
El primer ministro Benjamin Netanyahu. Foto: AFP

El primer ministro de Israel, Benjamin Netanyahu, y Benny Gantz no alcanzaron un acuerdo para un gobierno de “unidad y urgencia”, al fin del plazo de 48 horas concedido a ambos para poner fin a 16 meses de crisis política, la más larga en la historia del país.

Con el consentimiento de la mayoría de los parlamentarios después de las elecciones legislativas del 2 de marzo, el presidente Reuven Rivlin había otorgado a Gantz el mandato de formar el próximo gobierno. Sin embargo, Gantz causó sorpresa al anunciar que había aceptado formar un gobierno con Netanyahu, una posibilidad que previamente había descartado de plano al acusar de corrupción al primer ministro.

Durante las últimas dos semanas, Netanyahu y Gantz habían multiplicado los contactos y negociaciones para llegar a un acuerdo, al punto que Rivlin decidió el lunes otorgarles el plazo extra.

En teoría, el presidente israelí podría pedir a los parlamentarios que recomienden a otro representante electo para tratar de formar un gobierno y sacar a Israel de una crisis política sin precedentes, en medio de la pandemia de coronavirus que ha infectado a más de 12.000 personas en el país, con 130 muertos

Las últimas semanas han mostrado tensiones entre los equipos de Netanyahu y Gantz en particular por la elección del futuro Ministro de Justicia, quien estará a cargo durante el juicio del primer ministro, denunciado por corrupción, malversación de fondos y abuso de confianza en tres casos.

El juicio contra Netanyahu, el primer ministro en funciones más antiguo en la historia de Israel, estaba programado para comenzar a mediados de marzo. Pero las medidas para tratar de contener la crisis de COVID-19 forzaron, como en muchos países, el cierre de los tribunales y, por lo tanto, el aplazamiento del juicio.

Los desacuerdos también parecen referirse al nombramiento del ministro de Defensa y el proyecto de anexión del valle del río Jordán en la Cisjordania ocupada.

Después de estas rondas de discusiones sin resultados convincentes, varios editorialistas se preguntan sobre las intenciones del primer ministro saliente: ¿Netanyahu realmente quiere compartir el poder con Gantz?

Además, aparece en posición cómoda en encuestas de opinión, que aprueban su gestión de la pandemia, y de esa forma Netanyahu podría apostar todo a esperar y provocar una cuarta elección para permanecer en el poder.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados