CRISIS POLÍTICA Y MILITAR

Birmania: ONU rechaza plan de militares golpistas

“La propuesta de los militares para celebrar elecciones otra vez debe ser desalentada", dijo la enviada de la ONU a Birmania, Christine Schraner Burgener.

Estados Unidos dijo ayer martes que el ejército de Birmania llevó a cabo un golpe de Estado. Foto: AFP
Estados Unidos dijo ayer martes que el ejército de Birmania llevó a cabo un golpe de Estado. Foto: AFP

La ONU reclamó ayer martes a las potencias internacionales una clara condena del golpe de Estado en Birmania y les pidió que rechacen el plan de los militares para celebrar unas nuevas elecciones.

“La propuesta de los militares para celebrar elecciones otra vez debe ser desalentada. Es importante que unamos nuestros esfuerzos para ayudar a asegurar que el Ejército respeta la voluntad del pueblo birmano y respeta las normas democráticas”, dijo la enviada de la ONU a Birmania, Christine Schraner Burgener.

La diplomática trasladó ese mensaje a las potencias en una reunión a puerta cerrada del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas.

Hasta ahora, la reacción de las potencias con asiento permanente y poder de veto en el Consejo de Seguridad de la ONU ha sido dispar, con Estados Unidos y las naciones europeas condenando con claridad el golpe, mientras que Rusia y China han evitado hacerlo y dicen confiar en un arreglo de la crisis.

La ONU considera que las elecciones de noviembre de 2020 dejaron una victoria “arrolladora” de la Liga Nacional para la Democracia (LND), encabezada por la Nobel de la Paz 1991, Aung San Suu Kyi.

Los militares, que gobernaron con puño de hierro de 1962 a 2011, denunciaron un supuesto fraude electoral y este lunes dieron un golpe tras detener a varios líderes políticos, incluida Suu Kyi y el presidente del país, Win Myint.

Estados Unidos dijo ayer martes que el ejército de Birmania llevó a cabo un golpe de Estado, lo que va a provocar una reducción de la ayuda estadounidense al país asiático. Funcionarios del Departamento de Estado anunciaron la decisión, que será en gran parte simbólica, ya que casi toda la ayuda de Estados Unidos se dirige a grupos no gubernamentales, que no se verán afectados.

“Tras una cuidadosa revisión de los hechos y las circunstancias, hemos evaluado que Aung San Suu Kyi, la líder del partido gobernante de Birmania, y Win Myint, el jefe de gobierno debidamente elegido, fueron depuestos en un golpe militar”, dijo un funcionario del Departamento de Estado.

El ejército ya estaba sometido a sanciones estadounidenses por su brutal campaña contra la minoría de los rohinyás.

Hablando bajo condición de anonimato, el funcionario dijo que Washington mantendrá los programas humanitarios, incluso para los rohinyás.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados