ITALIA

Biden se reconcilia con Macron en Roma y lo bendice el papa Francisco

Los dos líderes decidieron reunirse en la capital italiana con ocasión de la cumbre del G20 de este fin de semana, y de la conferencia COP-26 sobre el cambio climático en Glasgow.

Biden y su esposa caminan junto al Papa en el Vaticano. Foto: AFP
Biden y su esposa caminan junto al Papa en el Vaticano. Foto: AFP

Roma, la ciudad eterna, sede del G20 este fin de semana, sirvió ayer viernes de escenario para que los presidentes Joe Biden y Emmanuel Macron se dieran el apretón de mano que selló el fin de las tensiones entre Estados Unidos y Francia por la disputa de los submarinos a partir del nuevo pacto de defensa en la zona del Pacífico.

Los mandatarios se reunieron en la sede de la embajada de Francia ante el Vaticano. “Tenemos que mirar hacia el futuro”, lanzó Macron, al recibir a Biden en la elegante residencia Villa Bonaparte.

El presidente francés elogió ante Biden las “decisiones concretas” tomadas que “generan un proceso de confianza” entre Francia y Estados Unidos. “La confianza es como el amor, las declaraciones están bien, pero los hechos son mucho mejores”, añadió.

Por su parte Biden reconoció que Estados Unidos fue “torpe” en el caso del contrato de submarinos que desató la ira de Francia, socio que considera “sumamente valioso”.

Las tensiones franco-estadounidense estallaron cuando Biden anunció una nueva alianza en la región indopacífica con Australia y Reino Unido, que hizo caer un megacontrato de submarinos entre Francia y Australia que optó por submarinos estadounidenses.

Las autoridades francesas denunciaron una “puñalada” y una “ruptura de confianza”. Este asunto afectó además las relaciones entre Estados Unidos y la Unión Europea, que se puso del lado de Francia.

En un comunicado conjunto transmitido tras la reunión, ambos Biden y Macron se comprometieron a impulsar “una colaboración bilateral sobre las energías limpias” antes de finales de año.

“Aclaramos juntos lo que teníamos que aclarar”, respondió Macron al ser preguntado sobre si las relaciones se habían reparado, antes de añadir: “Lo que realmente importa ahora es lo que haremos juntos en las próximas semanas, los próximos meses, los próximos años”.

Los dos líderes decidieron reunirse en la capital italiana con ocasión de la cumbre del G20 de este fin de semana, y de la conferencia COP-26 sobre el cambio climático que comienza el lunes en Glasgow.

Macron y Biden habían mantenido ya conversaciones telefónicas el 22 de septiembre sobre la crisis de los submarinos. En esa ocasión se “comprometieron” a reconstruir la confianza y Biden reconoció que “las consultas abiertas entre aliados” habrían evitado estas tensiones.

Macron decidió entonces que el embajador francés en Estados Unidos, el experimentado diplomático Philippe Etienne al que había llamado a consultas, regresara a Washington, un gesto para aliviar la crisis diplomática más grave entre ambos países desde el “no” francés a la guerra de Irak en 2003.

Biden y Macron se saludan en Italia. Foto: AFP
Biden y Macron se saludan en Italia. Foto: AFP

Biden, quien espera consolidar en este viaje su alianza con Europa tras la distancia generada por su predecesor Donald Trump, se reunió también ayer viernes con el jefe de gobierno italiano, Mario Draghi. Durante ese encuentro coincidieron en “la utilidad de desarrollar una defensa europea”, según explicó en un comunicado el gobierno italiano.

La crisis con Francia abrió un debate en varios países de la UE sobre la necesidad de una mayor soberanía europea en materia de defensa para liberarse del paraguas estadounidense.

Biden y Macron volverán a encontrarse hoy en una reunión en la que también participarán la canciller alemana, Angela Merkel, y el primer ministro británico, Boris Johnson, sobre el futuro del acuerdo nuclear con Irán, en un momento en el que está por concretarse una séptima ronda de negociación en Viena.

Esas reuniones bilaterales sirven como telón de fondo del G20 durante el cual se espera que las grandes potencias económicas anuncien el acuerdo para imponer un impuesto mínimo a las multinacionales.

Persiste en cambio la incertidumbre sobre la cumbre climática COP26 que se inicia el lunes, pese a que los líderes mundiales se encuentran bajo una presión sin precedentes para descarbonizar sus economías y trazar el camino de la humanidad para alejarse del catastrófico calentamiento global.

"Un buen católico".

La otra reunión destacada ayer en Roma fue la de Biden con el papa Francisco. Según el presidente estadounidense, el papa le dijo que es “un buen católico” que debe “seguir recibiendo la comunión”, en la larga reunión que mantuvieron en el Vaticano, en la que dialogaron sobre la crisis climática y la asistencia a la migración.

Francisco y Biden se agarraron las manos en señal de amistad, según las imágenes proporcionadas por el Vaticano, mientras hablaban y también hubo momentos en los que el pontífice se reía con las palabras del mandatario, el segundo presidente católico de la Historia de Estados Unidos en ser recibido por un papa, después de John F. Kennedy.

Esta cordialidad parece pasar página a las relaciones entre el Vaticano y Estados Unidos durante la administración de Donald Trump.

Además, Biden visitó el Vaticano en medio de las críticas de que ha sido objeto por parte de los sectores más conservadores de la iglesia católica estadounidense por su posición a favor del derecho al aborto, lo que no parece haya tensado la reunión.

Preguntado sobre si habían hablado sobre su postura acerca del derecho al aborto, Biden respondió: “No, no lo hicimos. Solo hablamos sobre el hecho de que él estuviera contento de que yo fuera un buen católico y que debería seguir recibiendo la comunión”.

La reunión privada entre ambos duró 75 minutos, superando los 50 que Francisco dedicó a Barack Obama y los apenas 30 de Trump.

Durante la audiencia, Biden le dijo al papa: “Eres el mayor luchador por la paz que he conocido”, como se escucha en el vídeo de la reunión. (AFP, EFE)

Meta del G20: vacunar al 70% de la población mundial en 2022
Dosis de la vacuna contra el COVID-19. Foto: AFP

Los ministros de Sanidad y Economía del G20 se comprometieron ayer viernes a vacunar al 70% de la población mundial para mediados de 2022 como forma de tratar de controlar la pandemia de coronavirus e impulsar la recuperación económica.

Así lo afirmaron en un comunicado final, en el que destacaron la importancia de “avanzar hacia los objetivos globales de vacunar al menos al 40% de la población en todos los países para fines de 2021 y al 70% para mediados de 2022” e “impulsar el suministro de vacunas y productos e insumos médicos esenciales en los países en desarrollo, así como eliminar el suministro y limitaciones de financiación”.

El ministro italiano de Sanidad, Roberto Speranza, explicó en declaraciones a los medios que “ha habido un compromiso fuerte y conjunto de los ministros de Economía y de Sanidad para fortalecer las inversiones en el sector sanitario”.

“La lección del COVID-19 nos indica que debemos invertir con más valentía en los servicios de salud de nuestros países. La salud ya no puede ser considerada un coste, sino una inversión en la calidad de la gente”, añadió.

Los ministros de Economía y Sanidad se reunieron en Roma, en la primera cita conjunta bajo la presidencia italiana de turno del G20, para demostrar que ambas materias están y deben seguir estando estrechamente relacionadas para afrontar las futuras emergencias sanitarias penalizando lo menos posible a las economías.

Lo hicieron en la víspera de la gran cumbre de líderes del G20 que se celebrará entre hoy sábado y mañana domingo. Será la última cumbre del G20 para la canciller Angela Merkel y y la primera para el candidato del Partido Socialdemócrata a sucederla, Olaf Scholz, como su sucesor.

Los ministros de Sanidad tuvieron su reunión del G20 en septiembre y los de Economía han celebrado cuatro durante este año. En esta cita conjunta, reconocieron que la pandemia dejó al descubierto carencias en los sistemas de salud.

Venezuela y Cuba

Según la Casa Blanca, Biden y el papa Francisco abordaron los esfuerzos para reunir apoyo global para vacunar contra el covid en países en desarrollo y “agradeció al Vaticano por hablar en nombre de los detenidos injustamente, incluso en Venezuela y Cuba”, y se comprometieron a seguir usando sus voces para defender las libertades”.

Polémico homenaje a Bolsonaro en pueblo italiano
Presidente de Brasil, Jair Bolsonaro. Foto: AFP.

El presidente brasileño Jair Bolsonaro, llegó ayer viernes a Italia para asistir a la Cumbre del G20 en Roma, durante la cual fue recibido por el presidente de la República italiana, Sergio Mattarella.

La primera visita de Bolsonaro a Italia, que tiene orígenes italianos, ha suscitado la protesta por parte de la asociación antimafia Libera, indignada por la concesión de la ciudadanía de honor por parte de la localidad de Anguillara Veneta, en el norte de la península. El viaje de Bolsonaro ocurre en un contexto delicado, ya que suele ser fuertemente criticado a nivel internacional por relativizar la propagación del covid y por su política medioambiental.

Bolsonaro fue recibido por Mattarella en el Palacio del Quirinale, sede de la presidencia, una de los pocas citas oficiales previstas.

El mandatario brasileño participará hoy sábado y mañana domingo en la cumbre del G20, centrada en los temas de COVID-19, recuperación económica y cambio climático, pero no asistirá a la conferencia COP26 en Glasgow, Escocia, que inicia el lunes.

Según su agenda oficial, ese se trasladará al norte de Italia para recibir la ciudadanía honoraria de Anguillara Veneta, de donde emigró su familia hace más de un siglo. La decisión de esa pequeña comunidad de la región del Véneto de distinguir a Bolsonaro suscitó revuelo en toda Italia.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados