Publicidad

Bernie Sanders blanco de "fuego amigo" en una dura interna demócrata

Sanders. Ante las críticas, reiteró que en Cuba hay una dictadura. Foto: Reuters
Democratic 2020 U.S. presidential candidate Senator Bernie Sanders speaks during a rally in North Charleston, South Carolina, U.S. February 25, 2020. REUTERS/Jonathan Ernst

JONATHAN ERNST/REUTERS

ESTADOS UNIDOS

El senador por Vermont sigue al frente en las encuestas; el sábado vota Carolina del Sur.

El miércoles 19 en el debate en Las Vegas le tocó a Michael Bloomberg ser el blanco de las críticas de los demás precandidatos presidenciales demócratas. Este martes en Carolina del Sur fue el turno de Bernie Sanders .

En un debate marcado por los gritos y el escaso respeto a los límites de tiempo, los rivales de Sanders se unieron para atacarlo, y marcar que su nominación como candidato demócrata sería la peor opción para enfrentar al presidente republicano Donald Trump en las elecciones del 3 de noviembre.

“Bernie perderá ante Donald Trump”, dijo el multimillonario exalcalde de Nueva York Michael Bloomberg, desquitándose de los golpes recibido hace una semana.

Bloomberg, que presume de atraer a los votantes conservadores escépticos con Trump preguntó: “¿Alguien en esta sala puede imaginarse a republicanos moderados votando por él (por Sanders)?”.

Pete Buttigieg, exalcalde de South Bend, Indiana, también criticó a Sanders por el costo de su plan de salud gestionado por el gobierno. “Les puedo decir exactamente cómo acaba esto. Acaba con cuatro años más de Donald Trump”, dijo Buttigieg. “Si creen que los últimos cuatro años han sido caóticos, imaginen pasar la mayor parte de 2020 con Bernie Sanders frente a Donald Trump”.

Sanders, senador por Vermont, lidera la carrera demócrata tras su rotunda victoria de la semana pasada en Nevada. El debate de este martes era la última oportunidad de sus oponentes para intentar frenar su impulso antes de las primarias del sábado en Carolina del Sur y del Supermartes del 3 de marzo en el que se vota en 14 estados.

Sanders logró mantenerse firme. “Si uno quiere ganar a Trump, lo que se necesita es un movimiento de base sin precedentes de gente negra, blanca, latina, nativoamericana y asiática que está levantándose y luchando por la justicia. De eso va nuestro movimiento”, dijo.

Incluso Elizabeth Warren, senadora por Massachusetts y afín a las ideas de Sanders, cargó contra su viejo amigo. “Creo que sería mejor presidenta que Bernie. Y la razón para eso es que poner en marcha una agenda progresista va a ser muy duro”, dijo Warren.

De todos modos, Warren salió al rescate de Sanders y dijo que Bloomberg, que fue alcalde de Nueva York como republicano, es en realidad el candidato más “arriesgado” que pueden elegir los demócratas: “No me importa cuánto dinero tenga Bloomberg, la base del Partido Demócrata nunca confiará en él. No se ha ganado su confianza”.

Sanders también fue criticado por sus polémicas declaraciones sobre Cuba, Nicaragua y la ex Unión Soviética. El domingo fue consultado en el programa de TV 60 Minutos sobre comentarios que hizo hace tres décadas sobre países como Cuba, en particular destacando que Fidel Castro había mejorado enormemente la educación.

“Nos oponemos mucho a la naturaleza autoritaria de Cuba, pero es injusto decir que todo es malo”, señaló sobre la revolución cubana.

Aunque condenó el trato a “disidentes presos” en la isla, sus afirmaciones dispararon las críticas de sus rivales en la interna demócrata.

Joe Biden, Bloomberg y Buttigieg aprovecharon las visitas que Sanders hizo a la otrora URSS, a la Nicaragua gobernada por los sandinistas, y a la Cuba de Castro en los años 1980 para presentarlo como una amenaza para el sistema democrático y capitalista de Estados Unidos.

“No se equivoquen: los comentarios de Bernie Sanders sobre Fidel Castro son parte de un patrón más amplio a lo largo de su vida para abrazar a líderes y gobiernos autocráticos de todo el mundo”, dijo Biden, segundo en la intención de voto a nivel nacional. “Parece haber encontrado más inspiración en los soviéticos, sandinistas, chavistas y castristas que en Estados Unidos”, añadió.

En el debate del martes, Sanders reiteró que se ha opuesto al autoritarismo en “todo el mundo” y dijo que está claro que “en Cuba hay una dictadura”.

Encuesta: un candidato que gana en credibilidad

La última encuesta de Reuters/Ipsos mostró que Bernie Sanders, luego de su ajustado segundo lugar en Iowa, una estrecha victoria en Nuevo Hampshire y un sólido triunfo en Nevada, ha ganado credibilidad entre los votantes demócratas.

Cerca de un 26% de demócratas e independientes encuestados entre el 17 y el 25 de febrero dijo que considera a Sanders como el candidato más fuerte para enfrenar a Donald Trump, comparado con el 20% que elegiría a Michael Bloomberg y el 17% que prefiere a Joe Biden. Hace un mes, el 27% optó por Biden y solo un 17% pensaba que Sanders podría ganarle a Trump.

Publicidad

Publicidad