ISRAEL

Benjamin Netanyahu, a punto de conformar un “gobierno corona”

Tras más de un año de crisis política y tres elecciones legislativas, Gantz decidió unirse a Netanyahu y poner en marcha un gobierno de emergencia que dirija Israel en tiempos de pandemia.

Benjamin Netanyahu, junto a su señora Sara, se declaró ganador de las elecciones internas y sigue liderando el Likud. Foto: AFP
Benjamin Netanyahu, junto a su señora Sara, se declaró ganador de las elecciones internas y sigue liderando el Likud. Foto: AFP

¿Ha salvado la crisis del coronavirus a Benjamin Netanyahu? Una cosa es cierta, la emergencia por la pandemia favoreció un acercamiento con su rival Benny Gantz para poder seguir siendo primer ministro de Israel, al frente de un futuro “gobierno corona”, pese a estar acusado por corrupción.

Tras más de un año de crisis política y tres elecciones legislativas, Gantz decidió, para sorpresa general, unirse a Netanyahu y poner en marcha un gobierno de emergencia que dirija Israel en tiempos de pandemia. Los medios en Israel hablan de un “gobierno corona” o incluso a un “golpe de Estado corona”, pues ese escenario parecía improbable hasta hace muy poco.

En noviembre de 2009, la justicia israelí anunció la inculpación por corrupción de Netanyahu. El primer ministro, que fue superado por Gantz en las elecciones de septiembre de 2019, rechazó pactar con su adversario un acuerdo que lo dejaría fuera del poder mientras arreglara sus pleitos con la justicia.

En su propio partido, el Likud, se alzaron algunas voces para cerrar el capítulo de la era Netanyahu.

En lugar de unirse a su rival, Netanyahu prefirió forzar nuevas elecciones, que acabó ganando pero sin mayoría, el pasado 2 de marzo, en plena crisis del nuevo coronavirus.

Pero los acontecimientos se precipitaban. La epidemia se convirtió en pandemia. Los casos de contagio fueron en aumento en Israel y la justicia se vio forzada a aplazar sine díe el proceso de Netanyahu.

Gantz, líder de la coalición Azul-blanco, recibió el encargo, el 16 de marzo, de formar el próximo gobierno. Sin embargo, le resultó difícil obtener los apoyos necesarios.

El jueves, renunció de facto al cargo de primer ministro, al ser elegido presidente del Parlamento. Esto abrió la vía a la formación de un gobierno de “unidad y de emergencia”, con Netanyahu a la cabeza.

La decisión de Gantz debe entenderse en el contexto de la “fragilidad” de la coalición Azul-blanco, y del “sentimiento de urgencia vinculado al COVID-19”, explicó Udi Sommer, profesor en la universidad de Tel Aviv.

La coalición Azul-blanco, que contaba con 33 escaños, ahora tiene solo 18, pues Gantz se fue y aportó 15 diputados para la alianza con Netanyahu.

Gantz debería renunciar en los próximos días a su mandato de formar gobierno para que el presidente, Reuven Revlin, le encomiende esa misión a Netanyahu.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados