BANDERAS NEGRAS EN EUROPA

Bélgica en duelo busca autores de la masacre yihadista

La detención del “tercer hombre” en Bruselas y otros sospechosos comienza a revelar la red de Estado Islámico entre Francia y Bélgica.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Sigue el duelo en Bélgica por los atentados terroristas. Foto. Reuters

La operación para "aniquilar" la red yihadista que cometió los atentados de Bruselas y París progresaba ayer con la imputación de un primer sospechoso de la matanza en la capital belga, que podría ser el "tercer hombre" del ataque contra el aeropuerto bruselense. Sin embargo, aún así se confirmara esta nueva pista sería demasiado prematuro pensar en su total aniquilación.

El sospechoso, Faisal Chef-fou, detenido el jueves en Bruselas, fue encausado ayer por varios delitos de terrorismo y podría ser el "hombre del sombrero", que en el aeropuerto de Bruselas —Zaventem— acompañaba a los dos atacantes suicidas, Ibrahim El Barkaoui y Najim Laachraoui.

Según el fiscal federal belga Frédéric Van Leeuw, en el aeropuerto el individuo había "dejado un gran bolso" que "contenía la carga explosiva más importante" y luego "se fue, antes de las explosiones".

Faisal Cheffou es la primera persona inculpada en la investigación sobre los atentados del martes en Bruselas que causaron 31 muertos y 300 heridos.

Por el momento la fiscalía federal no ha determinado claramente si se trata del "hombre del sombrero" que aparece en las imágenes captadas por las cámaras de vigilancia del aeropuerto junto a los dos suicidas antes de las explosiones.

"Es una hipótesis que los investigadores están estudiando", dijo una fuente cercana a la investigación que pidió el anonimato. La fiscalía también informó este sábado del encausamiento de otro sospechoso, Rabah N., detenido el viernes en Bruselas en otra investigación, esta vez sobre un atentado frustrado esta semana en Francia. Fue inculpado por "participación en las actividades de un grupo terrorista". Los investigadores franceses y belgas siguieron su pista gracias al registro de un apartamento en el suburbio parisino de Argenteuil, en el que vivía Reda Kriket, detenido el jueves cerca de París por ese proyecto de atentado en Fran- cia. Por último, otro hombre detenido el jueves en Bruselas, Aboubakar A., también fue encausado por "participación en las actividades de un grupo terrorista" pero sin relación directa con los atentados.

¿Liquidados?

Con más de una treintena de hombres muertos o detenidos, la red que perpetró las matanzas de París y Bruselas "está en vías de ser aniquilada", aseguró el viernes el presidente francés, François Hollande.

Pero "hay otras redes" y "siempre pesa una amenaza", añadió de inmediato.

Las redes yihadistas francesa y belga parecen en efecto imbricarse en una sola: Kriket, el detenido al desbaratarse el proyecto "avanzado" de atentado en Francia, fue condenado en rebeldía el año pasado en Bélgica en un proceso sobre una red yihadista hacia Siria.

Además, uno de los principales acusados en este proceso era nada menos que el belga Abdelhamid Abaoud, considerado presunto cerebro de los atentados del 13 de noviembre en París (130 muertos), también reivindicado —como los ataques de Bruselas— por el grupo Estado Islámico.

Para desbrozar estas tentaculares redes, los investigadores esperan mucho de Salah Abdeslam, un sospechoso clave del 13 de noviembre, detenido la semana pasada en Bruselas, tras cuatro meses de fuga.

El individuo parecía inicialmente dispuesto a hablar, pero según las autoridades "rehúsa hacer la menor declaración" tras los atentados de Bruselas. Francia ha pedido la extradición de Abdeslam.

Alertas.

Así, en su primer fin de semana posatentados, la capital de la Unión Europea vive al ritmo de operaciones policiales —registros y detenciones—, tareas de desminado y de neutralización de paquetes sospechosos. Ayer un robot de la Policía hizo estallar una mochila abandonada en el barrio de La Bascule, en el centro de Bruselas, que por ese motivo fue cerrado al público.

Y la normalidad tarda en volver, cuatro días después de los ataques: el aeropuerto de Bruselas-Zaventem, escenario del devastador doble atentado suicida, no abrirá antes del próximo martes, anunció este sábado la sociedad administradora, Brussels Airport.

Otra prueba de ello es la petición hecha ayer por las autoridades belgas de que por razones de "seguridad" no se celebre el domingo una prevista "marcha de ciudadanos contra el miedo" en el centro de Bruselas. En efecto, la amenaza terrorista permanece muy elevada en Europa.

El peligro de un nuevo ataque yihadista en Europa está aún lejos de haber desaparecido o siquiera disminuido.

Faisal: el misterioso tercer hombre del sombrero

Faisal Cheffou, un periodista independiente, es sospechado de haber participado en los ataques de Bruselas y señalado como el tercer hombre que aparece con el sombrero negro en las imágenes de la cámara del aeropuerto. Fue identificado gracias a un testimonio clave del taxista que había trasladado a los comandos agresores al aeropuerto Zaventem. El 21 de julio de 2014, Cheffou había publicado en YouTube un video en el que denunciaba maltratos a los inmigrantes musulmanes en situación irregular que estaban detenidos en un centro en Bélgica. En ese video, hecho el 15 de julio de 2014, en el exterior del centro en Steenokkerzeel —un pueblo a pocos kilómetros al este de Bruselas—, se sentían los gritos de los internos y Cheffou explicaba que estaban protestando por se encontraban sin comida. El periodista también contaba que, en ese centro, la comida se servía tres veces por día, el último a las 19, demasiado pronto para los presos musulmanes que, entonces con régimen de ayuno por el Ramadán entre la salida y la puesta del sol, podían comer solo después de las 22. En el video, Cheffou afirmó que en el sitio se registraban "violaciones de los derechos humanos".

Las claves descubiertas de los ataques

1.PRÓFUGO DESDE PARÍS

Saleh Abdeslam fue capturado apenas tres días antes de los ataques en Bruselas. Era buscado como pieza clave de los ataques en París de noviembre del año pasado. Declaró sobre esos hechos, pero se niega a hacerlo sobre los sucesos de esta semana. Los servicios de inteligencia creen que tiene valiosa información.

2.EL NEXO DE LAS REDES

Un hombre detenido el jueves pasado en el suburbio de Argenteuil de París por la Policía francesa aparece como el nexo entre los dos grupos operativos: Reda Kriket. Tenía el mismo vínculo procesal con hechos de rebeldía con el jefe de la célula que operó en París, Abdelhamid Abaahoud, abatido durante operaciones policiales.

3.EL ALERTA QUE SE DESCUIDÓ

El historial de delincuentes comunes violentos de los hermanos Barkaoui no logró ponerlos en la mira de las autoridades belgas. Ibrahim, quien se inmoló en el aeropuerto, había sido expulsado por Turquía que advirtió de su radicalización. Su hermano Khalid hizo lo propio en el subte de Bruselas. No figuraban como potenciales yihadistas.

4.EL SIRIO MÁS BUSCADO

Nahim al Hamed, un sirio de 28 años, es actualmente el hombre más buscado por todas las policías de Europa. Los investigadores lo describen como un hombre "peligroso" y armado, quien se cree estuvo operativamente vinculado tanto a los ataques de París, como a los recientes de Bruselas, donde se hallaron sus huellas.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados