EL TERRORISMO SIN FRONTERA

Baño de sangre: neonazi mata a 49 personas en dos mezquitas

El atentado en Nueva Zelanda es el peor contra la comunidad musulmana en occidente.

Brenton Tarrant, acusado de asesinato por los ataques a la mezquita. Foto: Reuters
VEA EL VIDEO. Foto: Reuters

La apacible y tolerante Nueva Zelanda, a la que muchos uruguayos han emigrado, se vio sacudida ayer viernes por un baño de sangre. Un extremista neonazi equipado con armas semiautomáticas mató a 49 personas e hirió a decenas en dos mezquitas en la ciudad de Christchurch.

La primera ministra, Jacinda Ardern, dijo que se trató de uno de los “días más oscuros” de este país del Pacífico Sur, calificó el atentado de “terrorista” y subrayó que se trata del peor ataque contra musulmanes en una nación occidental.

El autor de la masacre, un australiano de 28 años, fue detenido.

El asaltante difundió en directo en las redes sociales las imágenes de sus ataques, donde se le ve pasar de víctima en víctima, disparando contra los heridos cuando intentaban huir.

El hombre debe comparecer hoy sábado ante el tribunal de Christchurch. Otros dos hombres están detenidos, aunque se desconoce de qué se les acusa.

Antes de pasar a la acción, el hombre, que se presenta como un blanco de clase obrera con pocos recursos, publicó en Twitter un manifiesto racista de 74 páginas titulado El gran reemplazo, una teoría originada en Francia y que va ganando terreno entre los círculos de la ultraderecha según la cual los “pueblos europeos” son “reemplazados” por poblaciones no europeas de inmigrantes.

El documento detalla dos años de radicalización y preparativos. Afirma que los momentos claves de su radicalización fueron el fracaso de la ultraderechista Marine Le Pen en las elecciones francesas de 2017 y la muerte de la pequeña Ebba Åkerlund de 11 años en un atentado con camión en abril de 2017 en Estocolmo.

Ataque a mezquita en Nueva Zelanda. Foto: EFE
Ataque a mezquita en Nueva Zelanda. Foto: EFE

El manifiesto del atacante elogió a Trump como “un símbolo de la identidad blanca renovada”.

“Está claro que esto solo se puede describir como un ataque terrorista”, dijo la primer ministra Ardern. “Fuimos escogidos (para este acto de violencia) porque representamos la diversidad, la bondad, la compasión, un hogar para aquellos que comparten nuestros valores”, agregó. “Nos has escogido, pero te rechazamos y condenamos por completo”.

Desde Sídney, el primer ministro australiano, Scott Morrison, describió al autor como un “terrorista extremista de derecha, violento”.

Las dos mezquitas atacadas fueron la de Masjid al Noor, en el centro de Christchurch, donde murieron 41 personas, y la de Linwood, en las afueras, donde siete personas perdieron la vida. Otra víctima, de la que no está claro en que mezquita estaba, sucumbió a sus heridas en el hospital. Entre las víctimas mortales figuran mujeres y niños.

Unos 50 heridos por bala estaban hospitalizados; una veintena en estado grave.

“Cubiertas de sangre”

En una de las mezquitas, un palestino dijo que vio cómo un hombre era abatido de un disparo en la cabeza. “Escuché tres disparos rápidos y después de unos diez segundos todo comenzó de nuevo. Debe haber sido un arma automática porque nadie puede apretar el gatillo tan rápidamente”, dijo. Según su testimonio, “las personas corrían y algunas estaban cubiertas de sangre”.

Las imágenes del video difundido son “extremadamente angustiosas”, dijo la policía neozelandesa. Las autoridades advirtieron que compartir la grabación en las redes sociales podría acarrear penas de hasta 10 años de cárcel.

Este video publicado en Facebook Live, realizado con una cámara colocada supuestamente en el cuerpo del autor, muestra a un hombre blanco con pelo corto yendo en coche hasta la mezquita Masjid al Noor.

Luego entra en el edificio y empieza a disparar, pasando de sala en sala.

Esta tragedia conmocionó a Nueva Zelanda, un país de cinco millones de habitantes, y donde solo el 1% de la población se dice musulmana. En este país, que se enorgullece de ser un lugar apacible y acogedor, se registran unos 50 asesinatos por año.

Los tiroteos son raros en Nueva Zelanda, que en 1992 restringió la legislación para tener acceso a armas semiautomáticas tras una matanza de 13 personas en la ciudad de Aramoana, en la Isla Sur.

Ataque a mezquita en Nueva Zelanda. Foto: EFE
Ataque a mezquita en Nueva Zelanda. Foto: EFE

Poco antes de que comenzara el ataque, una publicación anónima en el sitio de discusión 8chan, conocido por su discursos de odio, anunció “un ataque contra los invasores” e incluyó enlaces a una transmisión en vivo de Facebook donde apareció el tiroteo y un manifiesto.

El enlace de Facebook dirigía a la página de un usuario llamado brenton.tarrant.9. Una cuenta de Twitter con la arroba “@brentontarrant” publicó el miércoles imágenes de un rifle y otras armas militares decorados con nombres y mensajes relacionados con el nacionalismo blanco.

MÁS

Reacción al atentado

“Horrible masacre”, dijo Trump

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, condenó como una “horrible masacre” los ataques a dos mezquitas de Nueva Zelanda. “Mis más sinceras condolencias y mis mejores deseos a la gente de Nueva Zelanda tras la horrible masacre en las mezquitas. 49 inocentes han muerto sin sentido, con muchos más heridos de gravedad”, escribió Trump en Twitter. La matanza fue condenada en todo el mundo. La reina Isabel de Inglaterra, que es también jefe de Estado de Nueva Zelanda, se declaró “profundamente” entristecida por los ataques. “En nombre del Reino Unido, mis más sinceras condolencias a los neozelandeses”, indicó por su parte la primera ministra Theresa May en Twitter. “El papa Francisco está muy entristecido (...) por actos de insensata violencia contra dos mezquitas en Christchurch, y expresa a todos los neozelandeses, y en particular a la comunidad musulmana, su sincera solidaridad”, según un telegrama firmado por el número dos del Vaticano, cardenal Pietro Parolin.

Nombres de neonazis en las armas

El cerebro del atentado a las dos mezquitas en Nueva Zelanda llevaba inscrito en sus fusiles los nombres de personas de extrema derecha, incluido el neonazi español Josué Estébanez. Así se desprende de las fotografías de las armas y cargadores exhibidas en la cuenta de twitter del atacante. Estébanez, un exmilitar de ideología fascista, apuñaló mortalmente a Carlos Palomino, un joven antifascista, en 2007 en Madrid y fue condenado en 2009 a 26 años de cárcel. El atacante de ayer también tenía inscritos en sus armas fechas como 1683, año del asedio del Imperio otomano a Viena, y otros nombres como Sebastiano Venier, comandante de la flota veneciana en la batalla de Lepanto contra los turcos.

La matanza por Facebook: 17 minutos en vivo

El hombre que atacó las dos mezquitas de Nueva Zelanda transmitió en vivo las matanzas por Facebook durante 17 minutos usando una aplicación diseñada para fanáticos de los deportes extremos.

Los ataques también se pasaron por Twitter , YouTube, Whatsapp e Instagram.

Facebook, Twitter y YouTube dijeron que habían tomado medidas para eliminar los videos. Sin embargo, Reuters encontró videos en las cinco plataformas hasta 10 horas después del ataque. En un lapso de 15 minutos, Reuters encontró cinco copias de las imágenes en YouTube con búsquedas por “Nueva Zelanda” y etiquetadas con categorías que incluyen “educación” y “personas y blogs”.

El hombre transmitió en vivo las matanzas por Facebook (Captura)
El hombre transmitió en vivo las matanzas por Facebook (Captura)

El tirador filmó y compartió los ataques usando una aplicación para teléfono móvil llamada LIVE4, que permite a los usuarios transmitir directamente a Facebook. La aplicación generalmente se usa para compartir videos de deportes extremos y música en vivo, pero ayer viernes las imágenes recrearon una matanza de juego de computadora, mostrando la perspectiva del atacante mientras conducía, entraba y disparaba a personas dentro de una mezquita.

Alex Zhukov, fundador y director de tecnología de VideoGorillas, que desarrolló LIVE4, dijo que los servicios de LIVE4 transmitieron las imágenes directamente a Facebook y que su compañía no tenía la capacidad para revisarlas primero.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)