LA RUTA DEL DINERO K

Báez dijo que Cristina Kirchner lo usó y que la Justicia no quiere investigarla

Desde la cárcel ubicada en Ezeiza, el empresario vinculado con la ruta del dinero K habló sobre su relación con la expresidenta y sus vínculos con las obras solicitadas por el gobierno argentino.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Revelaciones: Báez empieza a hablar desde la cárcel. Foto: LA NACIÓN/GDA

Lázaro Báez, el empresario vinculado a la ruta del dinero K, aseguró que Cristina Kirchner lo usó y lo entregó. Afirmó que la Justicia no quiere avanzar sobre ella, y la considero la máxima responsable de la obra pública, porque todas las decisiones pasaban por el Poder Ejecutivo, subrayó.

Báez le concedió una entrevista al periodista Luis Gasulla, de Infobae, desde el penal de Ezeiza, donde está detenido y cargó contra Cristina. Afirmó que "lo entregó" y aclaró que no fue sólo ella. "Pero no sólo Cristina, todo el mundo me usó de forro, la Cámara de la Construcción también. Acá se limpiaron todos el  culo conmigo, porque el hilo se tiene que cortar en Báez. Porque no puede seguir para arriba. Porque a mí no me dieron el volumen de dinero que dicen que me dieron. ¿Por qué no se publicó la auditoría que mandó a hacer Vialidad Nacional en donde todas nuestras obras están correctas?", disparó Báez.

"Nosotros no somos ningunos ladrones. No me dieron ninguna obra por izquierda. No me dieron, como sucede con otras empresas, obras en compulsas de precios o por invitación. Todas las obras que yo tengo fueron adjudicadas a través por licitaciones públicas en donde todo el mundo se podía presentar", remarcó.

El dueño de Austral Construcciones negó haberse valido de una usina de facturas truchas de empresas de Bahía Blanca para engordar costos y poder lavar dinero. "Se fue el gobierno de Cristina, vino el gobierno de Macri, y lo primero que hizo fue revisar con el doctor [Jaime] Mecicovsky todas estas empresas. Todos estos señores que participaron en esta investigación por parte de la designación de nuevas autoridades fueron llamados a declarar al expediente y en el expediente dicen que todas las facturas son correctas, todas las facturas corresponden al trabajo realizado. El mismo doctor Mecikovsky tuvo que reconocer que no le constaba que existiese algo irregular. En esa misma investigación nos quisieron ligar a un tal Juan Suris", reprochó.

"Jamás quiso [el juez Sebastián] Casanello investigar la obra pública porque eso está ligado directamente con el gobierno nacional", afirmó Báez. Su disconformidad con la actuación del magistrado que decidió detenerlo se hizo presente en toda la entrevista.

Báez dijo que "nadie quiere investigar" el tema de la obra pública a fondo. "¿El presupuesto nacional quien lo aprueba? ¿Quién propone el presupuesto? El Ejecutivo nacional ¿Y quién participa en eso? El Ministerio de Planificación ¿Quién dice dónde se tiene que construir las cosas? ¡El gobierno! Nosotros no somos los que elegíamos tal cosa. Lo aprueba la Cámara de la provincia, lo aprueba el gobernador de la provincia, hace el convenio con la Nación, la Nación lo acepta, lo manda a la Cámara de Diputados, lo manda a la Cámara de Senadores, ¿y después lo firma la señora presidenta dentro de la ley de presupuesto nacional?", advirtió el empresario.

"Nadie quiere hablar conmigo. Nuestra verdad está prohibida en todos lados. En ningún medio lo quieren tomar. ¿Sabe por qué? Porque esto destapa la olla de lo que estamos diciendo. Todos los que están la Cámara de la Construcción participaron en la fijación de los presupuestos y la discusión de los presupuestos de cada una de las obras que se ejecutaron", dijo.

"Una vez que el presupuesto es oficial y el presupuesto está dentro del pliego nadie cuestiona ni condiciona el monto de la obra que ya está presupuestada a través de un preproyecto. ¿Quién miró eso? Nadie miro eso. Nadie quiso mirarlo. Si bien yo tengo la gran parte de la obra en Santa Cruz, ahí construyó (Carlos) Wagner, construyó Ecovial, construyó Eleprint, construyó Equimaq, Petersen Thiele & Cruz -el dueño del Banco de la provincia de Santa Cruz-, ¡construyeron todo el mundo! Chediack fue en UTE con Wagner. ¿Qué me están diciendo?", se preguntó Báez.

Consultado sobre la obra vial que tenía a cargo Austral y que no terminaba en ningún destino, contestó: "¿Usted piensa que yo voy a ir a construir cinco kilómetros de mierda como me pidieron para que vaya a un lugar que supuestamente no tiene destino? ¡No! ¿Ese destino sabe qué era? Un parque industrial para Puerto Deseado. El parque industrial tenía hasta decreto, que no se terminó de firmar porque el gobernador se peleó con la señora presidenta en ese momento".

Báez aseguró que no fue testaferro de Néstor Kirchner, afirmó que era imposible una cosa así por la forma de ser del expresidente. "¡Eso porque no lo conocen a Néstor! Néstor no te soltaba una moneda. No pagaba un café. ¿Usted piensa que me van a dar la plata de ellos para manejar? No me haga reír. Ustedes no conocen a la gente", señaló. "La fortuna, los Kirchner no la hicieron conmigo, ni tampoco me la dieron a mí para que la maneje", agregó.

El empresario detenido dijo que su relación era con Néstor Kirchner, no con Cristina. "Pensamos distinto. Yo soy de los que piensa como Néstor. Este país necesitaba generar una reserva de 100 mil millones para tener independencia económica. Néstor en cuatro años juntó 57 mil millones. Cristina, en ocho, no pudo juntar ni 20 mil. Algo pasó. Por lo contrario, se gastaron todo lo que tenían. Algo pasó", deslizó. Y describió a la expresidenta: "Cristina nunca aceptaba sugerencias, ella era la dueña de la verdad".

La condición social es determinante para condenarlo de antemano, consideró el empresario kirchnerista, detenido por presunto lavado de dinero. "Lo que pasa es que yo soy un negrito de Santa Cruz y nadie me perdona que venga a discutir las cosas que quiero discutir con ellos. La condición social es excluyente. No le permiten ser inteligente".

Lázaro concluyó minimizando su crecimiento desde el simple cajero del Banco Santa Cruz hasta el empresario de la obra pública patagónica. Dijo que hizo el recorrido de todos los empresarios. "¿Y cómo se cree que empezó Cristóbal? ¿Usted sabe cómo empezó? Con cuatro camioncitos de mierda. Como empezó Wagner y como empecé yo. Así fue todo el mundo. Toda mi ganancia, la invertí en la empresa. Si usted investiga el registro de constructores que es oficial, usted encontrará grandes empresas que son simplemente tarjetas. En la declaración de activos -máquinas, camiones- están vacíos pero son las grandes empresas que fijan las reglas. Ellas ganan las obras y después contratan a las empresas chiquitas que ponen los equipos. Es vergonzoso", aseveró.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)