PROMETIÓ MEDIDAS

Bachelet se autocritica por caso de corrupción

La presidenta de Chile, Michelle Bachelet, hizo ayer autocrítica por los casos de corrupción política y empresarial que se han conocido en los últimos meses y reconoció que no condenó "con fuerza y a tiempo los modos éticamente imprudentes de hacer negocios".

"Pensamos erradamente, y lo vemos hoy, que las leyes que teníamos podían limitar las malas prácticas que hoy erosionan la legitimidad de la democracia", dijo Bachelet en una ceremonia en la que recibió las propuestas de una comisión de expertos que ella misma creó para transparentar la relación entre la política y los negocios.

"Los que estamos en la política, en los negocios y en el Gobierno, estamos en deuda con Chile", dijo Bachelet en el discurso más autocrítico pronunciado desde que a comienzos de este año empezaron a revelarse los escándalos de corrupción que han provocado una crisis política y el descrédito de las autoridades.

Las polémicas han afectado directamente a la mandataria, cuyo hijo, Sebastián Dávalos, está siendo investigado por la fiscalía por las supuestas irregularidades en un millonario negocio inmobiliario en el que también participó su esposa, Natalia Compagnon.

Los otros casos involucran al grupo de empresas Penta y la minera Soquimich, acusadas de fraude tributario y de financiar ilegalmente a políticos oficialistas y de oposición. Bachelet consideró que en la situación actual el primer paso debe ser reconocer la responsabilidad del mundo político y empresarial por haber dañado el "orgullo que los chilenos sienten por su patria". "Hemos carecido de firmeza y rapidez para evitar que las malas prácticas corrompan nuestras relaciones políticas y económicas", señaló Bachelet en una ceremonia a la que asistieron los ministros de su gabinete, los jefes de partidos, autoridades judiciales y los expresidentes Eduardo Frei y Sebastián Piñera, entre otros.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados