LA CRISIS EN VENEZUELA

La ayuda se repliega ante la represión de Maduro

Más de 200 heridos y dos camiones quemados

Ayer fue una jornada de alta violencia en pasos fronterizos venezolanos. Foto: EFE
VEA EL VIDEO. Foto: EFE

El operativo para el ingreso de la ayuda humanitaria a Venezuela desde Colombia y Brasil comenzó ayer sábado en medio de fuertes enfrentamientos con las fuerzas de seguridad del régimen de Nicolás Maduro.

En la frontera con Colombia se calcula que hubo al menos 285 heridos, mientras la oposición venezolana habla de 14 muertos y más de 20 heridos de bala en la localidad de Santa Elena de Uairén, en el estado Bolívar, limítrofe con Brasil.

El bloqueo fronterizo y la orden de Maduro de que no pasen los camiones cargados con toneladas de alimentos y medicamentos, se mantuvo, aunque a lo largo de la jornada al menos 60 uniformados, entre policías y militares de las fuerzas bolivarianas, desertaron y se pasaron al bando del líder opositor Juan Guaidó. Maduro habló en un acto en Caracas, dijo que seguirá en el poder y rompió relaciones con Colombia.

"Esta acción pacífica y de carácter humanitario ha sido interrumpida desde Venezuela bajo el régimen usurpador de Maduro con una represión violenta y desproporcionada", dijo el canciller colombiano Carlos Holmes Trujillo. Según el funcionario, hay 285 lesionados —255 venezolanos y 30 colombianos— por efectos de gases lacrimógenos y uso de armas no convencionales. A raíz de ello, "se ha dispuesto el retorno de los camiones para proteger la ayuda con excepciones de los que tenían medicamentos que fueron quemados en territorio venezolano", afirmó Holmes.

En tanto, dos víctimas fatales —un menor de 14 años y un adulto— fueron reportadas en Santa Elena de Uairén, la localidad venezolana más cercana a la frontera con Brasil, desde donde se esperaba el paso a través de la aduana de dos camiones cargados con ayuda. En esa misma zona el viernes murieron dos indígenas por disparos de militares venezolanos.

Desde la ciudad fronteriza colombiana de Cúcuta, Guaidó recibió la ayuda humanitaria y supervisó la partida de los camiones junto al presidente de Colombia, Iván Duque, los mandatarios de Chile Sebastián Piñera y de Paraguay Miguel Abdo Benítez, y el secretario general de la OEA, el uruguayo Luis Almagro.

Tras recibir la ayuda formalmente de parte de Duque, Guaidó trepó a un camión en dirección a la frontera, cerrada del lado venezolano.

Pero mientras los camiones avanzaban, en la cercana ciudad limítrofe venezolana de San Antonio fuerzas de seguridad fieles a Maduro lanzaron gases lacrimógenos y balas de goma a una marcha de diputados y voluntarios que se dirigían al puente fronterizo Simón Bolívar para recoger la ayuda.

Un manifestante este sábado en Ureña. Foto: Reuters
VEA EL VIDEO. Foto: Reuters

"Están masacrando al pueblo de Venezuela en Santa Elena de Uairén y en San Antonio", dijo Guaidó.

Tanto del lado colombiano como del brasileño la situación parecía ser la misma: los camiones llegaron técnicamente a territorio venezolano pero se necesita que los militares levanten sus piquetes para que puedan avanzar.

En la venezolana Ureña, simpatizantes de la oposición rodearon y desalojaron un ómnibus que transportaba partidarios oficialistas para luego prenderle fuego. También en Ureña dos camiones con ayuda quedaron envueltos en llamas en medio de una violenta refriega entre agentes de seguridad que disparaban gases lacrimógeno y manifestantes encapuchados, algunos lanzando bombas molotov.

La diputada opositora Gaby Arellano, que está en Ureña, denunció que el incendio fue producto de la acción policial para frenar el avance de los vehículos que estaban ya sobre el puente binacional Francisco de Paula Santander.

A un tercer camión se le incendió solo la parte delantera y voluntarios de la oposición lograron rescatar cajas blancas donde iba el material de ayuda, mientras en el asfalto del puente quedaron los restos de los vehículos quemados.

"Es un crimen de lesa humanidad", dijo Guaidó.

Los vehículos incendiados iban cargados con alimentos y complementos nutricionales para niños desnutridos", dijo el médico Julio Castro, parte del equipo que apoya la ayuda.

Decenas de personas intentaban sacar bolsas y cajas del camión, en medio de una gran nube de humo. Foto: Reuters
Decenas de personas intentaban sacar bolsas y cajas del camión, en medio de una gran nube de humo. Foto: Reuters

Analistas políticos opinan que el plan de ingresar la asistencia tiene menos que ver con resolver las necesidades de Venezuela y más con probar la lealtad de los militares hacia Maduro.

Hay otro centro de acopio en la isla caribeña de Curazao, donde voluntarios venezolanos esperan hacer salir un barco pese a que el gobierno de Maduro suspendió los zarpes y vuelos hacia ese territorio.

Un barco salió con ayuda de Puerto Rico, el territorio estadounidense en el Caribe. Según el diputado opositor Miguel Pizarro, "se encuentra bajo asedio" de la armada venezolana.

20 toneladas de ayuda por camión

La ayuda. Según cifras del Gobierno colombiano, cada uno de los 14 camiones que partieron ayer de la ciudad de Cúcuta está cargado con unas 20 toneladas de ayuda, para un total de 280 toneladas que se buscó entregar ayer sábado para abastecer a 40.000 personas.

La entrega. El líder opositor venezolano Juan Guaidó, acompañado por los presidentes Iván Duque de Colombia, Sebastián Piñera de Chile y Mario Abdo Benítez de Paraguay, y por el secretario general de la OEA, el uruguayo Luis Almagro, se reunieron en el puesto migratorio del puente fronterizo de Tienditas para monitorear la entrega de la ayuda humanitaria.

Los puentes. Cúcuta, capital del departamento colombiano de Norte de Santander, está comunicada por el puente internacional Simón Bolívar con la ciudad venezolana de San Antonio, en el estado Táchira. El puente Francisco de Paula Santander une a Cúcuta con la localidad de Ureña, al igual que el de Tienditas, terminado en 2016 y nunca puesto en servicio. Un cuarto puente en la zona, el de La Unión, es una estructura más pequeña entre las localidades de Puerto Santander (Colombia), vecina a Cúcuta, y la venezolana de Boca del Grita. Por estos pasos fronterizos iban a entrar a Venezuela los convoyes con la ayuda humanitaria desde Colombia.

Almagro: "Maduro hizo lo cobarde"
Luis Almagro y Juan Guaidó. Foto: EFE

El secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), el uruguayo Luis Almagro, afirmó ayer sábado en Cúcuta que el régimen de Nicolás Maduro "hizo lo cobarde, lo indecente" al atacar a quienes acompañaban la ayuda humanitaria que se pretende ingresar al país.

"A partir de la observación y verificación que realizamos en los diferentes puntos debemos señalar que la dictadura usurpadora hizo lo cobarde, hizo lo indecente, reprimió al pueblo venezolano y bloqueó parcialmente, hasta ahora, el ingreso de ayuda humanitaria", manifestó Almagro, que ayer estuvo en Cúcuta acompañando al líder opositor Juan Guaidó.

Almagro afirmó que Maduro "privó al pueblo de bienes que le son absolutamente necesarios para resolver graves problemas de salud y alimentación" y lo acusó de "seguir asesinando" a enfermos y niños.

"Se utilizaron como medios opresivos paramilitares, se disparó a personas desarmadas, se usó violencia para detener medicamentos y comida, eso es el régimen del usurpador, la solución violenta, la solución de las armas, la solución de la agresión armada, esa es la solución Maduro contra la propuesta de paz", sentenció.

Piñera: "La lucha por la ayuda continuará"

El presidente de Chile, Sebastián Piñera, dijo ayer sábado que la ayuda humanitaria acopiada en la ciudad colombiana de Cúcuta "logró entrar parcialmente" a Venezuela y afirmó que "la lucha continúa".

"La ayuda humanitaria ingresó parcialmente, y era muy necesario; no entró toda la ayuda, y eso es doloroso", dijo Piñera a un grupo de periodistas que se desplazó con él a Cúcuta.

"Estoy seguro de que vienen tiempos mejores para el pueblo venezolano", dijo Piñera. Añadió que "vamos a hacer todo lo que está en nuestras manos, dentro de los límites pacíficos y de la Constitución de Venezuela".

Piñera culpó a Nicolás Maduro de que no pudiera entrar toda la ayuda humanitaria y reiteró que su actitud es "cruel".

El mandatario chileno contrastó la actitud pacífica de acopiar ayuda humanitaria y la necesidad del pueblo venezolano con que "la dictadura usara a las fuerzas armadas, fuerzas civiles, milicias y colectivos irregulares" para impedir que entraran toneladas de alimentos, medicinas y otros elementos.

"El mundo entero pudo observar que la ayuda humanitaria está disponible, que el pueblo venezolano está disponible con coraje y con decisión a que esa ayuda humanitaria ingrese a Venezuela. Hay miles de vidas que están en peligro y que pueden ser salvadas por el ingreso de ayuda humanitaria", afirmó.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados