Armamento actual hace imposible ataque a las Malvinas que teme Londres

Aviones de combate argentinos no pueden volar si está nublado

El Gobierno y la prensa argentina coinciden en que el país no tiene capacidad bélica para atacar las islas Malvinas, como teme Gran Bretaña. Según un informe de La Nación, las Fuerzas Armadas argentinas carecen de buques de desembarco o barcos de transporte de tropas e incluso sus aviones de combate Mirage tienen prohibido el vuelo en días nublados por reiterados problemas en su instrumental.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
La base militar Mount Pleasent, perteneciente al Reino Unido, pronto será reforzada.

El ministro de Defensa británico, Michael Fallon, anunció el lunes ante el Parlamento el refuerzo del dispositivo militar en las Malvinas ante una "amenaza muy viva" de Argentina contra el archipiélago austral. El Reino Unido gastará 180 millones de libras (267 millones de dólares) en 10 años para renovar sus sistemas de defensa antiaérea, el traslado de helicópteros de transporte de tropas y mejoras en la infraestructura, entre otras medidas.

"Esto no sería necesario si no sufriéramos constantes intimidaciones del gobierno argentino", sostuvo Fallon.

En 1982, la dictadura argentina (1976-1983) invadió las Malvinas y desató una guerra que finalizó con su rendición tras 74 días de combates y un saldo de 649 argentinos y 255 británicos muertos.

Apoyada por resoluciones de la ONU que instan a ambas partes al diálogo, Argentina reclama abrir una instancia de negociaciones, cerradas desde la guerra de 1982.

Sin capacidad.

El ministro de Defensa argentino, Agustín Rossi, afirmó que actualmente las Fuerzas Armadas de su país "no están programadas" y no tienen la "capacidad logística" para llevar adelante una acción bélica en las Malvinas.

Durante una entrevista radial, Rossi fue consultado sobre si el país tendría "poderío" para invadir las islas, en caso de que el próximo gobierno decidiera recuperar el archipiélago del Atlántico Sur mediante un conflicto bélico.

"La Argentina no está programada para tener una hipótesis de conflicto. Está programada para tener una política de defensa a partir del desarrollo de capacidades. La capacidad logística que tienen nuestras Fuerzas Armadas es la que le permiten tener ese desarrollo de capacidades", respondió el funcionario.

El ministro de Defensa negó que haya habido contactos con Rusia para comprar aviones bombarderos, como informó el diario británico The Sun.

"Nunca tuvimos ningún tipo de análisis, de propuesta, ni nunca tuvo parte en la decisión del Ministerio realizar esta consulta porque son inaccesibles desde su valor", admitió.

En cambio, Argentina negocia con una empresa rusa la compra de cuatro remolcadores, que "no son buques de guerra y son para ser utilizados en la campaña antártica", señaló.

En tanto, Rossi reiteró que la Casa Rosada evalúa propuestas de España, Israel, China y una "oferta informal de Francia" para reemplazar sus aviones Mirage. "Analizaremos la totalidad de las ofertas e informaremos a la Presidenta que será la que tome la decisión", sostuvo.

Solo Martín García.

Un informe del diario La Nación reveló que por su actual capacidad militar Argentina está muy lejos de poder iniciar otra guerra como la de 1982.

"En un escenario de guerra insular, el bando atacante debe asegurarse de entrada el dominio del mar y del aire. En una hipótesis de esa característica, la Argentina tiene hoy la capacidad de proyectar una fuerza de ocupación sólo hasta la isla Martín García", escribió el analista Daniel Gallo en el periódico bonaerense.

"Nuestro país no puede siquiera llegar con militares equipados para el combate a las islas Malvinas. Eso más allá de cualquier deseo o fantasía de política doméstica. Los 650 kilómetros hacia las islas Malvinas representan una barrera infranqueable", agregó.

El país carece de buques de desembarco o de barcos de transporte de tropas. Ni siquiera está en servicio el rompehielos Almirante Irízar como para ser usado como plataforma de logística militar, como ocurrió en 1982. "Esa sola situación táctica elimina cualquier otra posibilidad", señaló el informe.

Argentina tampoco cuenta con aviones de combate adecuados. Los Mirage, según La Nación, no solo no pueden combatir, sino que tienen prohibido el vuelo en días nublados por reiterados problemas en su instrumental.

Si bien Argentina negocia la compra de un escuadrón (18 aviones), para lo cual tiene propuestas de España, Israel, China y Francia, las aeronaves recién estarán operativas en dos o tres años. En la guerra de 1982, Argentina contaba con más de 120 aviones de combate de primera línea.

En aquel conflicto, además, la Armada argentina contaba con un portaaviones, el "25 de Mayo", y varias unidades de superficie. Hoy ya no cuenta con portaaviones: la renovación del "25 de Mayo" fue cancelada en 1989 por problemas de presupuesto y la nave terminó siendo enviada a la India para su desguace. Los vehículos anfibios no están disponibles. El destructor Hércules fue reconvertido en un transporte rápido para no más de 150 infantes, y su par Santísima Trinidad se hundió amarrado en un muelle.

Inverosímil".

La presidenta argentina, Cristina Fernández, también se refirió a la presunta amenaza argentina a las Malvinas a través de su cuenta en Twitter. "El Gobierno argentino reitera que el diálogo y la negociación, y no las armas, son el único camino para resolver la cuestión", escribió.

"Además de inverosímil, resulta absolutamente injustificable que se agite el fantasma de una presunta "amenaza argentina" para aumentar el presupuesto militar británico y consolidar la creciente militarización de las islas", señaló.

"Es una triste y lamentable paradoja, que un 24 de marzo, a 39 años del golpe militar de 1976 que contara con el silencio cómplice de muchas potencias, se use a las Islas Malvinas como tema de campaña electoral en el Reino Unido y se invoque reiteradamente una guerra iniciada hace 32 años por esa dictadura genocida, que significó la mayor tragedia política, social, económica y cultural para el pueblo argentino", señaló la mandataria.

Timerman piensa denunciar al Reino Unido ante la ONU.


El canciller Héctor Timerman anunció ayer que Argentina denunciará ante el Comité de Descolonización de las Naciones Unidas al Reino Unido por la decisión de Londres de reforzar su presupuesto militar para las islas Malvinas. Además, reiteró que su país "no tiene ningún interés de ingresar a un conflicto armado" con nadie y seguirá reclamando la soberanía en las islas por medio del diálogo.

Timerman repudió la "actitud belicista y armamentista" de Londres, que confirmó que profundizará el dispositivo militar en Malvinas al considerar que hay una "amenaza muy viva" de invasión por parte de la Argentina.

En una entrevista radial, el canciller destacó que mientras Argentina "no tiene hipótesis de conflicto con ningún país del mundo, Inglaterra está continuamente en estado de guerra".

Timerman dijo que el Gobierno seguirá reclamando para que Londres se siente a negociar por el archipiélago. "Los argentinos no tenemos ningún interés de ingresar a un conflicto armado con nadie, sin dejar de lado que vamos a seguir reclamando la restitución de las Islas Malvinas que son parte integral de la Argentina", indicó.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados