La aeronave fue utilizada para enviar al exterior dinero del lavado, denuncian

Avión de Lázaro Báez se incendió

Un avión que usaba el empresario kirchnerista Lázaro Báez se despistó ayer cuando intentaba despegar desde el aeropuerto de San Fernando, de Buenos Aires. Tras el incidente, la aeronave se prendió fuego.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
La aeronave que utilizaba Báez para transportar dinero se incendió en Buenos Aires.

El piloto y el copiloto, los únicos ocupantes del Lear Jet 35, identificado con matrícula LV-ZSZ, lograron escapar antes de que se incendiara el avión y no sufrieron heridas.

La Junta de Investigación de Accidentes de Aviación Civil (Jiaac) informó en un comunicado que el accidente se produjo a las 6.45 de la mañana y que investigadores de ese organismo viajaron a la ciudad de San Fernando para determinar las causas del hecho.

Los primeros indicios arrojaron que al avión se le plantó una de las turbinas cuando estaba carreteando y después se registró el incendio, según consignó la agencia argentina Diarios y Noticias.

El plan de vuelo que pretendía realizar esta aeronave era un viaje hasta la provincia de Santa Cruz. "Allí estaba previsto que la hija y la esposa (de Báez) subieran a la aeronave para volar a Buenos Aires", informó el sitio Infobae.

Avión polémico.

Durante dos años, Báez le alquilaba el avión a los hermanos Eduardo y Gustavo Juliá, quienes luego fueron condenados por tráfico de cocaína por la Justicia de España. A mediados de 2009, el empresario kirchnerista la terminó comprando por 1,5 millones de dólares.

Báez, el mayor beneficiario de la obra pública en la provincia de Santa Cruz, incorporó ese vehículo a la empresa de taxis aéreos Top Air, de la que es accionista.

El financista Federico Elaskar y el contador Leonardo Fariña denunciaron en abril de 2013 en el programa Periodismo Para Todos de Jorge Lanata, que ese avión había sido utilizado para sacar dinero del país y depositarlo en el exterior, en lo que en Argentina se bautizó como "La ruta del dinero K".

Elaskar y Fariña le admitieron a Lanata su colaboración con Lázaro Báez en el desvío de fondos, luego de que se le adjudicaran obras públicas a compañías del empresario kirchnerista. Ambos aseguraron que ayudaron a realizar maniobras para enviar unos 55 millones de euros al exterior (en donde Lázaro Báez creó más de 50 sociedades para poder efectivizar las transacciones).

El avión incendiado, según la versión de Elaskar, fue utilizado para viajar al menos tres veces a Uruguay en el primer semestre de 2011. El propio financista dijo que otros tres viajes fueron realizados al país un año más tarde, publicó Clarín.

El periodista de TN, Norberto Dupesso, informó ayer que, según los registros, de los últimos 20 vuelos que realizó la aeronave, siempre fue vacía.

Luego de estallar el escándalo en 2013, Báez desmintió que este avión haya sido utilizado para hacer viajes a Uruguay. En este sentido, dijo que no solamente era para su uso particular sino que también se realizaban alquileres de taxis aéreos.

Estas acusaciones salpican al fallecido expresidente argentino Néstor Kirchner y a Cristina Fernández, ya que ambos mantenían un fuerte vínculo con Lázaro Báez. Diputadas argentinas denunciaron hace dos años que ambas partes comparten un terreno desde el año 2008 en Santa Cruz.

Esta causa por supuesto lavado de dinero se tramita en el juzgado federal de Sebastián Casanello. Hace dos meses, Báez y su hijo, también implicado, pidieron ser sobreseídos.

Ruta del dinero a nivel local

CAUSA TRANCADA EN URUGUAY

La Justicia argentina no respondió a varios exhortos de la jueza uruguaya Adriana de los Santos, que investiga la conexión local de la "ruta del dinero K", según informaron ayer fuentes judiciales.

En abril de 2013, los diputados argentinos Graciela Ocaña y Manuel Garrido denunciaron la creación de sociedades anónimas uruguayas que estarían vinculadas a las maniobras del empresario kirchnerista. La Justicia local centró su investigación en un campo de 150 hectáreas ubicado en el kilómetro 171 de la ruta 10, cerca de José Ignacio, que fue comprado el 1º de agosto de 2011 en 14 millones de dólares por Jumey, una sociedad anónima presidida en ese momento por Daniel Pérez Gadín, contador de Lázaro Báez. La jueza Adriana de los Santos y el fiscal Juan Gómez indagaron a este escribano y al operador inmobiliario que actuaron en la transacción. En este sentido, solicitaron información a Argentina sobre los dueños de este campo e intentaron averiguar, sin éxito, cuál es el delito procedente para decidir si pueden procesar a alguien en Uruguay. La respuesta desde Argentina no llegó y la causa continúa estancada.

LÁZARO BÁEZ TIENE OTRO AVIÓN

Lázaro Báez cuenta con otro avión privado para viajar, según informó ayer el diario Clarín, basado en allegados cercanos al empresario kirchnerista. A su vez, las fuentes contaron al periódico que el avión incendiado fue detenido para realizarle obras de mantenimiento "hace meses". Sus voceros aguardan un informe para esclarecer las causas que provocaron el incidente.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)