Miles de personas llegaron a México

Avanzan rompiendo fronteras

Estados Unidos reclama a México que pare la caravana de migrantes hondureños e insiste con cerrar la frontera.

Algunos migrantes prefirieron tirarse al río Suchiate. Foto: AFP
VEA EL VIDEO. Foto: AFP

A una multitud desesperada, que cree que desandar el camino es lo peor que les pueda pasar, no hay amenaza o valla que la detenga. Esto fue lo que pasó ayer viernes en un punto de la frontera entre Guatemala y México, cuando arribó la caravana de miles de hondureños decididos a llegar a Estados Unidos.

Tras un forcejeo de unos minutos, los efectivos antimotines de la policía federal mexicana hicieron retroceder a los migrantes. Sin embargo, el tropel seguía copando los poco más de 200 metros del puente fronterizo que cruza el río Suchiate. Cantando el himno de Honduras y levantando a sus hijos en brazos, los migrantes presionaban para seguir avanzando, hasta que logran derribar las vallas y varios cruzaron.

"Voy feliz, no vamos haciendo nada malo, solo queremos trabajo", dijo a la AFP una mujer que llevaba de la mano a una pequeña niña en medio de la marcha masiva que ingresó por el puente internacional que cruza el río Suchiate, que separa a Guatemala de México.

Los hondureños, que intentan escapar de la violencia y pobreza en su país, superaron al grito de "¡Sí se puede!" una barrera de decenas de policías y militares que se apostaron con vehículos blindados. También lograron, entre gritos y empujones, derribar una valla metálica que les impedía el paso hacia la frontera.

Unas horas antes, en Ciudad de México, el secretario de Estado del presidente Donald Trump, Mike Pompeo, había pedido a las autoridades mexicanas frenar la caravana antes de que llegue a Estados Unidos.

La caravana ha desatado la ira de Trump, quien amenazó con cerrar y militarizar su frontera sur con México, y hasta retirar la ayuda a Guatemala, Honduras y El Salvador.

"Una cifra récord de inmigrantes de Honduras viene camino a Estados Unidos", dijo Pompeo en una conferencia conjunta con el canciller mexicano, Luis Videgaray. "Queremos que se le ponga alto en México antes de que lleguen hasta Estados Unidos", señaló. "Nos interesa mucho saber qué hará México", dijo Pompeo y calificó al situación de "crítica".

Videgaray, por su parte, advirtió a los migrantes que deberán hacer trámites de manera individual si deciden ingresar a México. El funcionario dijo que son cerca de 4.000 los hondureños congregados en la frontera de México con Guatemala a quienes se les ha informado sus opciones para ingresar al país, ya sea con visa y pasaporte —que según dijo sería una minoría—, o mediante una solicitud de refugio para lo cual pidió apoyo logístico y de procesamiento a la ONU.

"Es un reto que México enfrenta y así se lo he expresado al secretario Pompeo, (pero) la política migratoria de México la define México", advirtió Videgaray tras la reunión. "México habrá de aplicar la ley, pero lo haremos siempre pensando en el interés de la persona inmigrante en primer lugar".

Por su parte, Trump dijo que apreciaba los esfuerzos de México para detener la caravana y aseguró que "un gran porcentaje de esas personas son criminales".

"Si eso no funciona, estamos llamando a los militares, no a la Guardia Nacional, estamos llamando a los militares", dijo a periodistas. "No van a venir a este país", agregó en Washington.

La actual caravana partió de San Pedro Sula, en el norte de Honduras, el sábado pasado, convocados por las redes sociales.

Ayer el secretario de Gobernación de México, Alfonso Navarrete, no tardó en denunciar que "grupos de cientos de personas" hondureñas estaban tratando de entrar "por la fuerza" a México.

Dijo que el embajador de México en Guatemala y altos funcionarios habían acordado el jueves con dirigentes de la caravana que no se cerraría el paso a los migrantes, pero que debía darse un ingreso "ordenado", en grupos de 50 a 100 personas, para que las autoridades pudieran tomar su documentación y evitar que los migrantes "estén sujetos a irregularidades", apuntó Navarrete, quien alegó que se había roto el acuerdo.

A fines de marzo, una caravana compuesta en su mayoría por hondureños fue debilitándose a su paso por México y apenas una fracción de los cientos que iniciaron la marcha llegó a la frontera con Estados Unidos. Sin embargo, previendo que la caravana actual pueda sobrepasar a las anteriores, el Gobierno mexicano solicitó el jueves la intervención del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur) para apoyar a quienes podrían solicitar condición de refugiados.

El próximo presidente de México, el izquierdista Andrés Manuel López Obrador, que asumirá el 1º de diciembre, ha dicho que buscará combatir la migración de mexicanos y centroamericanos atendiendo sus causas de raíz, con planes para mejorar la calidad de vida y terminar con la violencia ligada al narcotráfico.

Migrantes hondureños presionan y logran derribar las vallas sobre el puente el puente que cruza el río Suchiate. Foto: AFP
Migrantes hondureños presionan y logran derribar las vallas sobre el puente el puente que cruza el río Suchiate. Foto: AFP

Puente sobre el río Suchiate

Algunos de los migrantes prefirieron tirarse al río Suchiate —que en ciertas temporadas puede cruzarse andando pero que ahora está en su periodo más caudaloso— para llegar de Guatemala a la orilla mexicana. Lo hicieron nadando o con la ayuda de las balsas que habitualmente transportan mercancía de un lado a otro del río y están hechas con grandes neumáticos y tablones de madera.

"Movilidad, un derecho humano", dice Morena

Yeidckol Polevnsky, presidenta del partido Morena, del mandatario electo de México, Andrés Manuel López Obrador, dijo que "la movilidad es un derecho humano" y al Gobierno mexicano no le corresponde controlar el paso de la caravana de hondureños.

"Esa no es nuestra tarea realmente. Pero eso violenta la situación muchísimo y hace la situación muy delicada, la relación entre México y Estados Unidos", señaló ayer durante una charla impartida en el Centro de Estudios México-Estados Unidos de la Universidad de California San Diego. La dirigente nacional del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) recordó que se ha planteado al Gobierno de Donald Trump que la forma para resolver el tema migratorio tendría que ser con la generación de programas de cooperación para el desarrollo. (EFE)

"Trump, ponga su mano en el corazón"

Donald Trump. Foto: Reuters
Donald Trump. Foto: Reuters

Antes de cruzar a México, los hondureños que viajan en caravana desde hace una semana pernoctaron en la localidad guatemalteca Tecún Umán: iglesias, salones comunales, la estación de bomberos y hasta las aceras fueron habilitados como refugios.

Muchos pidieron al presidente Donald Trump que les dé la oportunidad de una nueva vida en Estados Unidos.

"Mi mensaje para el presidente de Estados Unidos es que se ponga su mano en el corazón y que nos ayude. Sabemos que aquel país no es nuestro pero en nombre de todos los hondureños que vamos aquí yo le pido al presidente Trump que nos apoye", dijo a la AFP Doris Canales, de 54 años, mientras esperaba para continuar la travesía.

"El camino ha sido muy duro, muy tremendo pero no hay trabajo en Honduras", señaló Glenda Salvador, de 20 años, entre la multitud reunida en el parque de Tecún Umán, a unas calles del puente internacional que une a Guatemala y México.

Salvador decidió salir de su país con sus dos pequeños hijos de 1 y 2 años, y sus dos hermanas Karen (17) y Dianixia (22), que también viaja con su bebé.

Las tres añoran encontrar un trabajo en Estados Unidos.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)