Decisión con repercusiones

Australia reconoce a Jerusalén Oeste como la capital de Israel

El Primer Ministro señaló que por ahora mantiene la embajada en Tel Aviv.

La Iglesia del Santo Sepulcro, no de los lugares sagrados de una ciudad única. Foto: AFP
La Iglesia del Santo Sepulcro, no de los lugares sagrados de una ciudad única. Foto: AFP

El primer ministro de Australia, Scott Morrison, anunció ayer sábado el reconocimiento de Jerusalén Oeste como la capital de Israel, aunque puntualizó que por el momento mantendrá su Embajada en Tel Aviv.

"El gobierno australiano ha decidido que Australia reconocerá a Jerusalén Oeste, en donde está la sede de la Knesset (Parlamento de Israel) y de muchas de las instituciones gubernamentales, como la capital de Israel", indicó Morrison en un discurso en el Instituto de Sidney.

Morrison indicó que el traslado de la Embajada a Jerusalén Oeste se realizará cuando sea "práctico", aunque adelantó que su gobierno ya está buscando una sede.

"Reconociendo nuestro compromiso con una solución de dos estados, el gobierno (australiano) también tiene la intención de reconocer las aspiraciones de los palestinos de un futuro estado con su capital en Jerusalén Este", subrayó Morrison.

El mandatario insistió en que la decisión respeta el compromiso de Australia con la solución de los dos estados, así como las resoluciones del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas".

"Lo que queremos decir es que tenemos que seguir avanzando. Este estancamiento rancio debe romperse", expresó Morrison al justificar la decisión, que ha sido criticada por la oposición laborista y ha causado fricciones con Indonesia, un histórico aliado de Palestina.

Mientras no se realiza el traslado de la embajada, Australia establecerá una oficina encargada de Defensa y Comercio, en la parte oeste de la Ciudad Santa.

El Partido Laborista (oposición) consideró — en una declaración de su alta dirigente Penny Wong— que "reconocer Jerusalén Oeste como capital de Israel mientras que la embajada de Australia sigue instalada en Tel Aviv, no es más que un gesto para salvar las apariencias. Se trata de una decisión totalmente arriesgada que no aporta ningún beneficio".

Israel, a través del vocero del Ministerio de Exteriores, Emmanuel Nahson, celebró la decisión australiana de abrir una oficina de Comercio y Defensa en Jerusalén como "un paso en la dirección correcta", pero no hizo ninguna referencia al reconocimiento de la parte oeste de la ciudad como capital, que choca con la postura israelí de que toda la ciudad es parte del Estado de Israel.

Asimismo, el comunicado oficial felicita al gobierno de Australia "por su postura respecto a las sanciones contra Irán y también por su posición por-israelí en la ONU y contra el antisemitismo".

A su vez, la Organización para la Liberación de Palestina (OLP) instó al gobierno de Australia a abstenerse de trasladar su embajada a Jerusalén. Hizo el planteo en una carta enviada por la miembro de su Comité Ejecutivo, Hanan Ashrawi al primer ministro Morrison.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, rompió el consenso internacional al reconocer Jerusalén como capital israelí el pasado diciembre, y trasladar a la Ciudad Santa su embajada en mayo, en cumplimiento de una promesa en materia de política exterior que hizo durante la campaña electoral de 2016.

La decisión que tomó Estados Unidos fue seguida por los gobiernos de Guatemala y Paraguay, aunque este último país latinoamericano devolvió posteriormente su representación diplomática a Tel Aviv.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)