CRISIS POLÍTICA Y SOCIAL

Aumenta la tensión racial y el rechazo a cómo Trump respondió a la muerte de George Floyd

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, insiste con reprimir las manifestaciones apelando al ejército, mientras las protestas y el virus no lo ayudan en su campaña electoral.

Ayer se registraron varias escenas de policías y militares arrodillándose junto a los manifestantes. Foto: AFP
Ayer se registraron varias escenas de policías y militares arrodillándose junto a los manifestantes. Foto: AFP

Desafiando la decisión de Donald Trump de sacar el ejército a las calles y el toque de queda, miles de personas volvieron a manifestarse ayer martes en varias ciudades de Estados Unidos, en el marco de las protestas por el caso de George Floyd, un hombre negro que el lunes 25 de mayo murió a manos de un policía blanco durante un arresto.

Derek Chauvin, el oficial de policía de 44 años, fue acusado de asesinato en tercer grado y homicidio involuntario en segundo grado. Otros tres oficiales involucrados en el incidente también fueron acusados y cesados de la fuerza policial.

Trump reiteró ayer martes su amenaza de desplegar el ejército y afirmó que en Washington “no hubo problemas” con la represión de la noche del lunes, alabando el rol de la policía, que desalojó con gases lacrimógenos a los manifestantes apostados fuera de la iglesia de Saint John.

Los uniformados detuvieron a 300 personas, la mayoría por saltarse el toque de queda, aunque también hubo arrestos por robos y saqueos.

Tras la desmovilización de los manifestantes, Trump caminó junto a algunos de sus colaboradores hasta ese templo, un histórico edificio cerca de la Casa Blanca, que había sido dañado el domingo, donde se dejó fotografiar con una Biblia en la mano.

Trump caminó hasta una histórica iglesia próxima a la residencia presidencial, que fue dañada el domingo durante las violentas protestas. Foto: AFP
Trump caminó hasta una histórica iglesia próxima a la residencia presidencial, que fue dañada el domingo durante las violentas protestas. Foto: AFP

La alcaldesa de Washington, Muriel Bowser, criticó el despliegue de los militares “en las calles contra los estadounidenses”, en sintonía con varios gobernadores demócratas.

Cientos de manifestantes volvieron a congregarse ayer martes en el centro de Washington, pero una enorme valla les impidió acercarse a la Casa Blanca.

Algunos de los manifestantes aseguraron que fueron precisamente los sucesos del lunes los que les motivaron a acudir ayer a las protestas, que comenzaron en un ambiente pacífico, sin los incendios o saqueos aislados que suelen producirse ya de noche.

Grandes ciudades como Washington y Los Ángeles volvieron a decretar toque de queda para ayer martes, mientras que en Nueva York la restricción estará en vigor hasta el 7 de junio, tras el saqueo de grandes tiendas de la Quinta Avenida.

Violentas protestas en EE.UU. por la muerte de Floyd. Foto: AFP
Violentas protestas en EE.UU. por la muerte de Floyd. Foto: AFP (Archivo).

Pese a los incidentes y a las críticas del gobernador del estado de Nueva York, Andrew Cuomo, que dijo que la policía y la municipalidad “no hicieron su trabajo”, el alcalde de la ciudad, Bill De Blasio, se negó a desplegar a la Guardia Nacional al estimar que la policía puede hacer frente a la situación.

Legisladores y agentes de seguridad parecían desconcertados por el alcance del caos durante la noche en algunas de las principales ciudades del país, donde policías recibieron disparos, piedras y proyectiles al enfrentarse con multitudes hostiles.

Los manifestantes rompieron vidrios y saquearon tiendas en Nueva York, incluidas los locales de artículos de lujo de la Quinta Avenida, y prendieron fuego un centro comercial de Los Ángeles.

Cuatro policías fueron alcanzados por disparos en St. Louis y uno en Las Vegas, que resultó herido de gravedad, según autoridades.

“NYC, LLAMA A LA GUARDIA NACIONAL. Los canallas y perdedores te están destrozando ¡Actúa rápido!”, dijo Trump en un tuit ayer martes, que desplegó miles de soldados armados y agentes de policía en Washington DC y prometió hacer lo mismo en donde las autoridades no puedan controlar a los manifestantes.

Desigualdad.

El coronavirus cristalizó muchas de las desigualdades que sufre la comunidad negra en Estados Unidos, desde una mayor probabilidad de morir por la pandemia, a tasas de desempleo dos veces más altas que las de los blancos.

Las imágenes de la muerte de Floyd, que yace en el suelo esposado con la rodilla de un policía en el cuello y clama “no puedo respirar”, frase que se convirtió en consigna de esta ola de indignación y protestas que no se veía desde la lucha por los derechos civiles de la década del ’60, recorrieron el mundo.

Policía acusado de asesinar a Floyd. Foto: AFP
Policía acusado de asesinar a Floyd. Foto: AFP

En las redes sociales, la etiqueta “Black Out Tuesday” tiñó de negro Twitter, Facebook e Instagram ayer martes, en tanto las protestas se extendieron con movilizaciones en París, Tel Aviv, Sídney y Buenos Aires, entre otras ciudades.

En París, por ejemplo, la protesta estuvo dedicada a Adama Traoré, un hombre negro que murió en 2016 tras ser arrestado.

Desde Ginebra, la Alta Comisionada de la ONU para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, dijo que las manifestaciones ponen en evidencia la “violencia policial” y la “discriminación racial endémica” en Estados Unidos.

Encuesta.

En tanto, la mayoría de los estadounidenses simpatiza con las protestas y desaprueba la respuesta de Trump a los disturbios, según una encuesta de Reuters/Ipsos publicada ayer martes.

La encuesta realizada entre lunes y martes mostró que el 64% de los adultos estadounidenses “simpatiza con las personas que protestan”, mientras que el 27% dijo que no.

Donald Trump este lunes en la Casa Blanca. Foto: Reuters
Donald Trump este lunes en la Casa Blanca. Foto: Reuters

El sondeo destacó los riesgos políticos que enfrenta Trump como consecuencia de las medidas que está tomando ahora. El 3 de noviembre Trump se enfrentará a Joe Biden en la elección presidencial.

Más del 55% de los estadounidenses dijo que desaprueba el manejo de Trump de las protestas, incluido un 40% que lo desaprueba “enérgicamente”, mientras que solo un tercio sostuvo que lo aprueba, una cifra inferior al respaldo general a su trabajo que es de 39%, según la encuesta.

Una encuesta separada de Reuters/Ipsos mostró que la ventaja de Biden sobre Trump entre los votantes registrados se expandió a 10 puntos porcentuales, el mayor margen desde que el exvicepresidente se convirtió en el presunto nominado de su partido a principios de abril.

La respuesta de Trump a las protestas fue criticada por Biden.

Gesto

Un gesto sincero de reconciliación o una estrategia para aplacar a los manifestantes. El hecho es que ayer se registraron varias escenas de policías y militares arrodillándose junto a los manifestantes. Así lo hicieron miembros de la Guardia Nacional del Ejército en Los Ángeles (foto). Y en Portland, Ryan Ao, un productor audiovisual, captó el momento en que un grupo de policías se arrodilló. El simbolismo de arrodillarse contra la discriminación racial viene de 2016, cuando el jugador de la NFL Colin Kaepernic lo hizo mientras sonaba el himno.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados